Regresa el "káiser" amarillo

Pedro Bigas disputa sus primeros minutos en San Mamés después de la lesión de esguince de rodilla que sufrió contra el Eibar el pasado 6 de enero, que lo mantuvo en el dique seco los últimos cuatro partidos de liga.

Regresa el "káiser" amarillo
Pedro Bigas / Foto: UD Las Palmas

El central amarillo entró en los últimos minutos del encuentro contra el Athletic Club, para amarrar un empate muy valioso para los intereses de la UD Las Palmas. El mallorquín recibía, a lo largo de la semana, el alta médica, y posteriormente, el pasado jueves, fue convocado por Paco Jémez para reforzar la saga amarilla en Bilbao.

Para lo que resta de temporada, la UD Las Palmas necesita la mejor versión de Pedro Bigas, con vistas a permanecer en Primera. El defensa mallorquín siempre se ha caracterizado por darlo todo y ser muy solidario con sus compañeros en el terreno de juego.

Titular contra el Sevilla

Su titularidad no tendrá que esperar más. En la primera parte del encuentro de San Mamés, Ximo Navarro veía su quinta amarilla de la temporada, por encararse con Aduriz, en una acción que el delantero vasco le recriminaba que no le había hecho falta. Con esta tarjeta, no podrá jugar el próximo encuentro, que disputa la UD contra el Sevilla en el Gran Canaria por acumulación de tarjetas.

Gálvez-Bigas

Vuelve la dupla que mejor ha combinado este año en el conjunto amarillo. La pareja de centrales, contra el Valencia en Copa, realizaron un gran encuentro, donde ambos demostraron que se entienden a la perfección, dándole solidez a la defensa canaria. 

El mejor fichaje de invierno

La UD, con la vuelta de Pedro Bigas, se refuerza ante un partido muy importante, contra el Sevilla en casa, para seguir sumando puntos, que le ayuden a conseguir el objetivo. Con la vuelta de Michel Macedo por lesión, y la incorporación de Matías Arriguegaray a la plantilla en este mercado invernal, el entrenador cordobés podrá alinear una defensa inédita en esta temporada, pero con un gran potencial que le pueda servir para seguir con la portería a cero.