Nuevo Mazda CX-5: evolución contenida del modelo estrella
Mazda CX-5 (Imagen: Mazda)

Su lanzamiento en 2012 fue toda una revolución para Mazda, convirtiéndose rápidamente en el modelo más importante de los nipones, debido a que empezó a suponer el 25% del total de sus ventas a nivel mundial. Ahora, los de Hiroshima han decidido renovarlo con una segunda generación pero sin modificarlo en exceso.

Para empezar, el nuevo Mazda CX-5 mantiene la misma plataforma, pero evolucionada con una mayor rigidez gracias al uso de acero de alta resistencia en su fabricación. Sus dimensiones, por lo tanto, prácticamente no varían y sólo se altera la altura en dos centímetros. Así, este SUV compacto se queda en 4,55 metros de largo, 1,84 metros de ancho y 1,69 metros de alto.

Mazda CX-5 (Imagen: Mazda)

En la gama mecánica tampoco se encuentran cambios, y se seguirá ofreciendo con los motores gasolina 2.0 Skyactiv-G y 2.5 Skyactiv-G y el motor diésel 2.2 Skyactiv-D. La marca no ha dado más datos, por lo que se desconoce si habrá alguna variación en los niveles de potencia, pero de no haberlos serían de 165 y 192 caballos en gasolina y de 150 caballos en diesel.

Estos motores se podrán asociar a una caja de cambios manual o a una automática de convertidor de par, ambas de seis relaciones, y también existirá la posibilidad de configurar versiones con el sistema de tracción total predictiva ‘i-Activ AWD’.

Llegará a Europa en primavera con los mismos motores de la primera generación

Se añade además el sistema ‘G-Vectoring Control’, que ajusta la entrega de par según el giro del volante para trazar las curvas con más suavidad y reducir las fuerzas que inciden en los pasajeros, para de esta manera aumentar el confort a bordo.

Mazda CX-5 (Imagen: Mazda)

El CX-5 fue el primer modelo en adoptar el lenguaje de diseño ‘Kodo’, el cual después se fue extendiendo al resto de la gama, y de nuevo se emplea para dibujar las líneas de esta segunda generación. A simple vista, su aspecto cambia poco, aunque los rasgos se han afilado dotándole de una mayor agresividad y se asemeja más a los últimos modelos de la marca como el CX-3. El pilar A se ha retrasado 35 milímetros respecto a la generación anterior y se puede apreciar como la línea de la cintura es esta vez más horizontal.

La evolución continúa en el interior, donde se percibe un mejor acabado y, por supuesto, una puesta al día a nivel tecnológico, gracias sobre todo a la pantalla de 7 pulgadas que sobresale por encima del salpicadero para manejar el sistema de infoentretenimiento ‘MZD Connect’. El habitáculo se ha aislado en mayor medida reduciendo el ruido y las vibraciones, y además se ha buscado conseguir una mejor ergonomía para los ocupantes con un nuevo relleno de los asientos. Estos ocupantes contarán prácticamente con el mismo espacio de carga que antes, aunque ligeramente más, con un maletero de 505 litros.

Interior Mazda CX-5 (Imagen: Mazda)

Las imágenes que ha facilitado Mazda se corresponden con la especificación estadounidense, y es que la presentación oficial del CX-5 se ha llevado a cabo en el Salón de Los Ángeles. Su llegada al mercado europeo se espera que se produzca durante la primavera de 2017, posiblemente justo después del Salón de Ginebra, donde se podrían dar a conocer todos los detalles.

VAVEL Logo