García-López encuentra premio a su regularidad
Guillermo García López en una imagen de archivo. Foto: Tom Dulat

Muchas veces en el tenis el talento termina imponiéndose a la constancia y al trabajo, pero en otras es la regularidad y esa constancia, siempre tan importantes en el deporte, las que sobresalen por encima de la calidad. Claro ejemplo de ello es la victoria de hoy del español Guillermo García López sobre Benoît Paire (6-0, 6-7(4), 6-1, 6-4). Un gran resultado para el español, que posiblemente no tenga la popularidad de los Nadal o Ferrer, pero que siempre está ahí, trabajando para conseguir actuaciones como esta. La otra cara de la moneda es Paire, que tras dos grandes semanas en los torneos previos al Grand Slam, hoy ha vuelto a dejar un imagen muy pobre cayendo eliminado a las primeras de cambio.

23 minutos. Ese es el tiempo que ha necesitado el tenista español para hacerse con el primer set, sin forzar la máquina y con un Paire cometiendo sus constantes errores no forzados. Pese al 6-0, el español sabía de sobra que debía mantener la concentración si quería llevarse el partido. La película del segundo set, como era de esperar, iba a ser muy distinta. García López solventó las dos bolas de rotura que tuvo Paire (las únicas a las que tuvo que hacer frente en todo el partido), mientras que el francés salvó un total de seis, cuatro de ellas también en forma de bola de set para el español. Todo ello para llegar al desempate, único momento del partido donde el tenista de Aviñón demostró todo el talento que atesora para igualar momentáneamente el partido.

Citamos lo de momentáneamente porque en la tercera manga, Paire volvió a desconectar del encuentro y en apenas media hora volvió a verse por detrás en el marcador. 6-1 para el español que se limitaba a poner bolas en pista esperando los innumerables errores de su rival. Parecía como si Paire estuviera preparando el terreno para una remontada de cinco sets, ya que en el cuarto set se le volvió a ver sorprendentemente centrado en el juego. Pero al llegar a los momentos decisivos, el francés volvió a demostrar su fragilidad mental. Cedió su servicio cuando con 5-4 en contra y con ello el partido en favor de García López. El español se citará en segunda ronda con Tomáš Berdych. El checo ha vencido hoy al hombre de moda del circuito, el australiano Alex De Miñaur en cuatro sets (6-3, 3-6, 6-0, 6-1), en lo que sin duda será otra dura prueba para el tenista de La Roda.

VAVEL Logo