Ramos pasa un duro test ante Mannarino en Ginebra
Albert Ramos durante un partido la semana pasada en el Masters 1000 de Roma. Foto: gettyimages.es

El catalán Albert Ramos, actual número 91 del mundo, inauguró el casillero de victorias del tenis español en la primera ronda del ATP 250 de Ginebra, evento que se disputa sobre tierra batida y que reparte un total de 524.340 euros en premios. En dos horas y 10 minutos, Ramos se impuso al francés Adrian Mannarino, sexto favorito del cuadro, en un encuentro en el que fue de menos a más para conseguir la victoria por 6-7(2) 6-3 y 6-2. Este es el tercer triunfo del tenista barcelonés ante el galo, todos ellos producidos sobre polvo de ladrillo. 

Ramos rompió en seis de las nueve oportunidades de las que dispuso. Mannarino, en cambio, se quedó en tres de seis

El choque, disputado en el primer turno de la pista 1, resultó bastante parejo, especialmente en un primer set con muchas alternativas y en el que ambos jugadores disfrutaron de varias ventajas a su favor. Primero fue Mannarino el que se adelantó en el marcador gracias a un 'break' en el séptimo juego (4-3). Pero de ahí vino la inmediata reacción de Ramos, que volteó el mismo con dos roturas casi consecutivas que lo ayudaron a colocarse 6-5 y servicio para cerrar la manga. Sin embargo, esta tampoco fue la vencida, puesto que el español sufrió una importante desconexión en el momento decisivo del set, pasando de tener el saque para llevárselo a, finalmente, perderlo por 7-2 en la muerte súbita. 

Pese al cruel desenlace de este set, Ramos no le perdió la cara al partido, elevando sus prestaciones al servicio a partir del segundo set, una manga en la que el español no cedería ni una sola bola de 'break' a su rival. Al contrario, sería él mismo el que desequilibrara este parcial quebrando el servicio de Mannarino en el siempre clave octavo juego para, esta vez sí, rematar la faena con su propio servicio poniendo el 6-3 con el que llevaba el desenlace del partido a la última y decisiva manga. 

Tras un set que había sido bastante lineal, los altibajos volvieron a producirse con fuerza en el tercero. Mannarino salió dispuesto a presentar batalla, colocándose 2-0 de inicio, pero su efecto de zurdo no hace tanto daño en una superficie tan lenta como la tierra. El francés, más habituado al césped y a pistas bajo techo, se diluyó de tal manera que no volvió a sumar un solo juego a su marcador. Con un parcial de 6-0 y tres roturas de saque consecutivas, Ramos puso el 6-2 definitivo con el que accede a la segunda ronda de un torneo en el que ya suma puntos, puesto que el año pasado lo abandonó a las primeras de cambio. En busca de los cuartos de final, el catalán se medirá al correoso portugués Joao Sousa, número 70 del mundo y que viene de dejar fuera de combate al argentino Leonardo Mayer

VAVEL Logo