Vio las copas y se asustó

Vio las copas y se asustó

Patronato dejó escapar la oportunidad de acercarse a la Copa Sudamericana y perdió el encuentro contra Defensa y Justicia.

alejorules
Alejo Leoni

Quién mejor tomó la iniciativa fue Defensa y Justicia, que con la movilidad de sus tres puntas definidos en la delantera, con Kaprof y Bordagaray desequilibrando constantemente, y desbordando a Sandona y Urribarri.

Incluso, con su temática de toques y verticalidad, la pelota cayó en Almeida, uno de los volantes, que no dudó en disparar desde media distancia, haciendo que su remate pegue en el poste de Bértoli.

Al Santo le costó generar juego, que no sumó llegadas concretas sobre Unsain. Tanto a Balboa como Ribas les costó ganar en las alturas y sobre lo bajo, intentaron desbordar, con corajeadas de Rivero, que intentó ser el eje del equipo, participativo y acercándose a los delanteros.

Por las bandas, Cáceres y Guzmán poco pudieron hacer, ya que el orden táctico y la estrategía de Vojvoda resultó, porque evitó la verticalidad y la comodidad de Patronato, pero también dejó de intentar o al hacerlo no fue del todo claro.

Con pocas situaciones y con mucho por reveer en ambos elencos, finalizó una primer mitad poco atractiva, sin fútbol y con un empate como el mejor resultado que demuestre lo que fueron los primeros 45 minutos en Varela.

El segundo acto sin dudas que fue mejor y el Patrón fue otro desde el inicio del complemento, con otro pie, ya que de entrada Pumpido movió piezas y logró tener otro pie en la mitad de cancha, con más verticalidad y presencia.

Y así es como llegó una de las primera aproximaciones de Patronato, con un centro que cayó en los pies de Sebastián Ribas, que marcó, aunque todo terminó anulado ya que estaba en posición fuera de juego.

El rival tampoco se quedó atrás y contestó, minutos más tarde con Fernández. El segundo tiempo mostró otra cara y de ida y de vuelta, con los dos sin posesión, pero con proyecciones. Núñez fue otro de los que probó desde afuera.

Con el correr del tiempo, el partido fue ordinario, con desorden y sin aproximaciones, más que centros a la olla, que ambos arqueros controlaron sin problemas.

Pero una vez más, la Primera División le dio una lección táctica al Santo, que de un centro a favor, terminó mal parado y ante una rápida salida del Halcón, con un pelotazo largo a espaldas de Urribarri, llegó Molina, que anticipó en el primer tiempo. En el segundo no falló ante la humanidad de Bértoli, que no controló cuando salió y el pibe la picó por encima de él y consiguió el 1-0.

Inmerecido, pero el no volver ordenado, generó espacios que Defensa los utilizó y los aprovechó para sacarle provecho a un partido poco atractivo en todo su esplendor.

Lo que restó, el local cuidó el marcador, se paró bien de tres cuartos de cancha para atrás y evitó que Núñez o Garrido desplieguen su juego en totalidad. Sin ideas, asimismo, fue el Negro, que terminó con Andrade dentro del área y sin claridad para llegar.

Patronato pagó un detalle en contra, que termina dejándolo con las manos vacías, sin poder continuar con la racha y con un sabor amargo, ya que el encuentro ameritó una igualdad. La mente, ahora, rápido se tiene que dar vuelta y ya pensar en Belgrano, el próximo viernes.

VAVEL Logo