El Liverpool tropieza de nuevo en Anfield
Jurgen Klopp no consigue encontrar la tecla en Anfield. Fuente: Premier League

El Brigthon sorprende a propios y extraños y consigue una valiosa victoria en su visita a la orilla del Merseyside. El equipo de Graham Potter conquista su primera victoria frente al Liverpool en Premie League tras 7 encuentros disputados hasta el momento (6D 1E).

Liverpool y Brighton and Hove Albion se enfrentaban en Anfield para la disputa de una nueva jornada intersemanal en la Premier League. La sorpresa saltaba minutos antes del choque. Alisson Becker se caía de la convocatoria por problemas de salud. Una más para la defensa red, que se reforzó en el último día del mercado de fichajes con las incorporaciones de los centrales Ben Davis y Ozan Kabak. El equipo del Merseyside acusaba las ausencias en fase ofensiva ya conocidas de Keita, Mané, Jota, y la cesión de Minamino al Southampton, para salir al frente de ataque con Salah, Firmino y Shaqiri.

Primera convocatoria del nuevo central red, Ben Davis. Fuente: Premier League
Primera convocatoria del nuevo central red, Ben Davis. Fuente: Premier League

Los Seagulls llegaban a la vigésima segunda jornada del campeonato tras conseguir un fantástico resultado el fin de semana anterior en casa frente al Tottenham (1-0). Un Brigthon muy organizado atrás que les permitía correr al espacio con el francés Maupey y Leonardo Trossard.

Plácido primer tiempo en las áreas

El Liverpool empezó bien el encuentro. Dominador del balón. Y encontró su primera ocasión de peligro a los dos minutos de juego. Un balón directo servido por Jordan Henderson lo controlaba Salah dentro del área, pero su intento de vaselina salía por encima de la portería defendida por Robert Sánchez. Espacios, velocidad y contragolpe, son las potenciales armas de los Reds para dañar a sus presas. Pero está vez se encontró ante un equipo rocoso, bien organizado, que no les concebía ni el más mínimo espacio atrás para dejar crear a los centrocampistas o a un mago en espacios reducidos como es, Roberto Firmino.

Roberto Firmino disputando el balón con Bissouma. Fuente: Premier League
Roberto Firmino disputando el balón con Bissouma. Fuente: Premier League

Los Seagulls con el paso del tiempo se encontraban bien en el encuentro. Con una defensa formada por cinco futbolistas, dos de ellos carrileros, encontraban espacios a las espaldas de los laterales del pool para crear interesantes internadas por bandas. Su potencial juego aéreo increpó tímidamente al joven cancerbero Kelleher que volvía a la titularidad tras su fugaz, pero más que interesante debut, en las jornadas finales de Champions League.

El Brighton se lleva el gato al agua

Inicio calcado al primer tiempo. Los de Merseyside lideraron en el juego y las ocasiones, pero la fortuna cayó del lado visitante.

Jugada del primer gol del partido obra de Alzate. Fuente: Premier League
Jugada del primer gol del partido obra de Alzate. Fuente: Premier League

Surrealista jugada para terminar en el primer y único tanto del encuentro. Solly March se inventó un buen centro medido a la cabeza de Dan Burn, para que este enviara de nuevo el balón al centro del área chica para que entre Alzate y Trossard, terminaron conectando con el balón y dirigirlo al fondo de las mallas. Cómica jugada del Brighton que aprovechó el único disparo entre los tres palos hasta el momento para convertirlo en gol. El pequeño extremo belga tuvo minutos más tarde el segundo en sus botas, pero se topó con otra más que interesante actuación del irlandés Caoimhin Kelleher. Una muy buena actuación del cancerbero que mantuvo vivo a los locales hasta los instantes finales del encuentro.

Los Reds lo intentaron por tierra, mar y aire. El técnico alemán dio entrada a Oxlade Chamberlain y Divock Origi para encontrar una nueva fórmula de dinamitar la muralla del Brighton. Una muralla que se mantuvo firme ante cualquier amenaza de derribo.

Las internadas de Trent por banda derecha, los pases medidos de Thiago desde el balcón del área o las diagonales ya tan características del egipcio, no consiguieron encontrar la grieta de la fortuna para poder sacar algo positivo. El capitán Lewis Dunk y su escudero en la zaga, Adam Webster, consiguieron el milagro y regalaron tres valiosos puntos que les permiten encarrilar una buena dinámica de resultados. 

Webster y el cancerbero Sanchez, celebrando la victoria. Fuente: Premier League
Webster y el cancerbero Sanchez, celebrando la victoria. Fuente: Premier League

Los Seagulls llevan cuatro encuentros sin conocer la derrota y dos victorias ante equipos denominados Big Six. Por su parte el Liverpool, sigue con su estado irregular desde que empezó el año y el domingo tienen el primero y probablemente único 'match ball' directo para no descolgarse por completo por el título ante el Manchester City.

VAVEL Logo