El Racing sufre para ganar a un Bilbao Athletic que fue mejor
Los jugadores del Racing celebran el gol de Quique Rivero (Foto: Real Racing Club)

El fútbol muchas veces es un deporte en el que los méritos demostrados sobre el campo no suelen recompensarse en el marcador final. Hoy es un claro ejemplo de lo que supone ser mejor que tu rival y acabar perdiendo. Con esa sensación se marchaba el filial del Athletic de Santander, ante un rival que refuerza su presencia en la zona alta de la tabla aunque con demasiadas cosas por mejorar y ajustar. Rememorando viejas rivalidades, el Bilbao Athletic y el Racing se enfrentaban una vez más en territorio santanderino, en una rivalidad que, históricamente, no le iba nada bien al cuadro cántabro.

Ángel Viadero ponía sobre el tapete de El Sardinero varias novedades respecto a los últimos partidos. El técnico verdiblanco daba la manija de la medular al experimentado Antonio Tomás, ausente por sanción los últimos cuatro encuentros. La otra novedad era la presencia de dos zurdos en las bandas, con Alex García por el lado izquierdo y Héber Pena por la derecha, quizás para buscar desborde y frescura por ambas lados del campo.

El partido comenzaba con un pequeño dominio de los cachorros bilbaínos, que ya en la primera jugada intentaban crear peligro a la portería de un siempre seguro Iván Crespo. Iñigo Muñoz recibía el balón en la izquierda y, tras zaparse de Castañeda, su disparo de marchaba al lateral de la red. Tras este primer aviso, el Racing empezaba a mostrar sus armas, con Dani Aquino y Héber bajando a recibir al centro del campo para iniciar la salida del balón con rapidez y un Antonio Tomás que fijaba al equipo con su presencia y adelantaba la línea de presión.

Alex García debutaba como titular en El Sardinero (Foto: Real Racing Club)
Alex García debutaba como titular en El Sardinero (Foto: Real Racing Club)

Pero muchas veces las circunstancias del partido marcan el devenir del mismo y el Racing siempre busca ser el equipo fiable y reconocible que quiere su entrenador. Mientras el Bilbao Athletic iniciaba su dominio del juego, el Racing hacía su primer gol. Los cántabros esperaban a su rival para provocar el fallo. Y como no, siempre llega. Esta vez corría el minuto nueve de partido cuando Antonio Tomás dejaba el balón a los pies de Quique Rivero quien, tras no ver a ningún rival ante él, conduce el balón hasta cerca de la frontal y lanza un disparo que aparentemente no parecía llevar peligro, pero un bote extraño delante de Hódei provocaba que la aceleración aumentara y el balón entrara en la portería. Con poco juego y un poco de fortuna, el Racing se ponía por delante en el marcador.

Los visitantes dominaban la posesión del esférico pero cuando llegaban a la zona de tres cuartos, los santanderinos aumentaban su presión y terminaban robando. A punto de cumplirse la media hora de juego, una absurda pérdida de balón de Paco Regalón al borde del área propiciaba la mejor ocasión del partido para el filial bilbaíno. Asier Benito se plantaba ante Iván Crespo pero su disparo era bien interceptado por el guardamenta cántabro y el porsterior remate de Nolaskain pegaba en un defensor racinguista que enviaba el balón a córner. A partir de este momento, El Sardinero se llenaba de nervios, imprecisiones y algún que otro pito por parte de la grada santanderina. Rivero y Aquino contribuían a generar inquietud en los aficionados al perder fáciles balones ante la presencia de jugadores bilbaínos que no sabían aprovechar.

Los últimos minutos de la primera parte terminaban con un Racing con escasa presencia en el área contraria, tan solo rota con esporádicas llegadas de Héber y Aquino que se estrellaban en la defensa vizcaína. Con un disparo de Iñigo Vicente desde la frontal del área que sale rozando el poste terminaba el primer tiempo.

Segunda parte de dominio vasco

Con la misma tónica en que finalizaba la primera parte, daba comienzo el segundo período. El Racing intentaba mantener su posición y esperar a su rival. Por su parte, el Bilbao Athletic comenzaba avisando la portería defendida por Iván Crespo, con una llegada de Iñigo Muñoz por banda derecha que ponía un centro que se paseaba sin encontrar rematador delante del meta santanderino. Los nervios parecían volver sobre los pupilos de Ángel Viadero que intentaban quitarse esa presión inicial con un disparo lejano de Alex García y un remate de cabeza de Juanjo que salían por encima del larguero.

La desconexión entre las diferentes líneas racinguistas y las pérdidas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás provocaban graves problemas defensivos en los jugadores cántabros. Los rojiblancos contraatacaban con un disparo de Tarsi Aguado desde la frontal que era rechazado por un jugador racinguista y con balones colgados desde ambas bandas.

Viadero reaccionaba al pobre juego de su equipo y refrescaba el centro del campo con la entrada de César Díaz y Javi Cobo en lugar de los desafortunados Juanjo y Alex García. El conjunto cántabro seguía atascado y los vascos seguían buscando el empate, esta vez con un disparos de Nolaskoain y Guruzeta pero sin demasiada fortuna.

A partir de este momento, y con la entrada al campo de Javi Cobo, el Racing rompía por el momento del dominio rojiblanco con un disparo de Dani Aquino que se iba fuera y una jugada por banda izquierda donde Castañeda ponía un buen balón al centro de la defensa vasca y el propio Aquino no acertaba a mandar al fondo de la red. Minutos después, el Racing reclamó penalti por una caída de Héber dentro del área, tras una gran jugada individual donde recorrió cuarenta metros con el balón en los pies. Cerca de la media hora de la segunda parte, el Racing dispuso de una magnífica ocasión para cerrar el partido tras otra jugada individual de Héber que, tras realizar una bicicleta a un defensa rival, disparaba un balón que se iba rozando el poste de la meta de Hodéi.

Héber Pena fue uno de los jugadores más destacados del partido (Foto: Real Racing Club)
Héber Pena fue uno de los jugadores más destacados del partido (Foto: Real Racing Club)

Fue la última jugada en ataque del Racing, que desapareció en ataque y se dedicó a cuidar el resultado, sabedor de la importancia del marcador y de los problemas físicos que empezaban a mostrar sus jugadores. A pesar de ello, los bilbaínos continuaban el acecho a la portería racinguista. En el minuto 77, Andoni López se encontraba un balón franco a la salida de un córner y su remate se encontraba con un fantástico Iván Crespo que realizaba la parada de la tarde.

En los últimos diez minutos, Gaizka Garitano buscaba dar refresco a sus jugadores para intentar conseguir el empate, pero el partido entraba en una fase alocada, en la que ambos equipos daban muestra del cansancio propio del paso de los minutos. El Racing defendía su portería a toda costa y el Bilbao Athletic pudo conseguir el empate en la última jugada del partido, cuando Guruzeta dispuso de una falta allí donde la quería el mítico Luis Aragonés, pero su lanzamiento se marchaba alto.

Con la pírrica victoria racinguista concluía un partido en el que el resultado no reflejó lo que sucedió en el campo. Pero muchas veces, el devenir de los partidos no es justo con lo desarrollado en los mismos. El Racing suma tres nuevos puntos y cuatro partidos sin encajar gol, lo que le asienta en la cuarta plaza del campeonato. Su próximo partido será ante el CD Vitoria en tierras vitorianas. Por su parte, el Bilbao Athletic sigue sin conseguir la victoria y ya son cinco partidos sin conocer la victoria. Su próximo rival será ante el equipo colista Peña Sport.

Puntuaciones VAVEL

Iván Crespo (Racing)

3 Pts

Héber Pena (Racing)

2 Pts

Íñigo Muñoz (Bilbao Athletic)

1 Pt

 

VAVEL Logo