Cambio de filosofía con la cantera
Rubén Baraja dirige la sesión de preparación de este miércoles | Imagen: Diego Blanco - VAVEL

La marcha de Paco Herrera ha supuesto un golpe duro para el entorno del conjunto gijonés, dolido por no lograrse los objetivos deseados con el técnico catalán, un hombre que había dejado un gran recuerdo de su etapa como jugador, y en el que se había depositado toda la confianza del mundo para reflotar un equipo hundido tras el dramático descenso de la pasada temporada. El destino, caprichoso, había pensado otros planes para el Sporting, entre los que la continuidad de Herrera no tenía cabida

La destitución supuso una gran decepción, aunque no hay mal que por bien no venga. Con urgencia por revertir la situación, la entidad rojiblanca ha decidido ceder las riendas del equipo a un entrenador joven, con un perfil muy distinto al hasta hace recientemente director de orquesta. La llegada de Rubén Baraja ha signficado una bocana de aire fresco para el club, necesitado de recuperarse de las heridas del pasado para mirar hacia el futuro, que no es otro que conseguir el ascenso al final de la presente campaña.

Hasta el momento, aunque tan solo hayan transcurrido unas horas, las modificaciones en los métodos de trabajo ya se han empezado a notar en los planes de trabajo de la plantilla. Al contrario que su predecesor, Baraja parece dar una oportunidad a las joyas emergentes de la cantera sportinguista, deseosas de una oportunidad con los mayores. En su primer entrenamiento como técnico rojiblanco, ya dejó ver parte de su ambición con varios talentos del filial, con la subida de hasta siete jugadores a la disciplina del primer equipo: Dani Martín, Nacho Méndez, Pedro Díaz, Cristian Salvador, Adri Montoro, Juan Rodríguez y Bertín, a los que se sumarían Cayarga e Isma Cerro para la sesión de este miércoles. Un total de nueve canteranos.

Su elección por la cantera ha sido recibida con entusiasmo por los parroquianos rojiblancos, desilusionados por la escasa presencia de efectivos del Sporting B con el anterior técnico, una de las claras demandas que se hacía por la afición para reparar las pobres prestaciones de los efectivos del primer equipo. Todavía es pronto para estimar el protagonismo que tendrán las promesas de Mareo con el preparador pucelano, aunque ya ha dado, de momento, motivos para creer en un futuro pasado por los hombres de la casa, una apuesta que ya fue beneficiosa hace tres temporadas con el ascenso a Primera División.

VAVEL Logo