Asalto al Nervión
Foto: La Liga. 

Y llegó el tan ansiado triunfo en territorio del Sevilla. Al Eibar se le venía haciendo esquiva la victoria cada vez que visitaba el feudo hispalense. Vale recordar que, en los últimos dos cursos a los del País Vasco se les había escapado en pequeños detalles. Primero, en la 2017-2018, empate 2-2 mientras que un triunfo por la mínima en la pasada campaña.

En otro partido por el cual el colectivo eibarrés se desempeñó satisfactoriamente, el representativo guipuzcoano confirma su estado de forma sobresaliente. De las últimas nueve unidades posibles, la victoria en esta jornada número siete de Liga por 0-1 a domicilio del Sevilla confirma un panorama idóneo. Los de José Luis Mendilibar venían de igualar en cero el último domingo frente a Osasuna. En tanto, su rival de turno, a la inversa de los armeros puesto que han cosechado un punto en tres partidos, acumulando su segunda caída en forma consecutiva (Granada fue en su encuentro precedente).

Primer tiempo, planificación al dedillo

En la etapa inicial, la Sociedad Deportiva Eibar planteó un partido al pie de la letra. Una presión elevada impedía que el Sevilla progresara con su salida. Esa intensidad armera con siete jugadores en el campo, obligaba a salir jugando dentro del área menos a los defensas del Nervión que recurrían a balones cruzados y balón dividido. En una continuidad de lo que fue el segundo tiempo frente a Osasuna, Mendilibar colocó a Anaitz Arbilla de lateral izquierdo y Antonio Pozo en el derecho, mientras que Kevin Rodríguez ocupó  el extremo del mismo costado. Por su parte, Diop ocupó la zona de máquinas junto a Sergio y Bryan actuó de mediocentro. Por su parte, el conjunto local, optó por un 4-3-3 de mucho vértigo pero que la presión le impedía progresar eficazmente en el campo.

A los 20 minutos de la primera parte, los azulgranas llegaron al campo rival a través de una pared entre Kevin y Kike, cuya intercepción quedó a merced de Arbilla y el futbolista navarro desde la frontal disparaba a puerta sin problemas para Stefan Vaclik. Por su parte, Alejandro Pozo empezaba a hacer daño en la derecha, pero sus desbordes no llegaban a destino certero. En tanto, una cesión en corto de Takashi Inui cruzaba, pero Óscar Rodríguez capturó el cuero para internarse en banda aunque Paulo Oliveira extinguió su ataque. Asimismo, a los 33, otra cesión imperfecta esta vez de Kike de espaldas y en esta oportunidad, Munir el Haddadi disparaba a puerta exigiendo la intervención de Dmitrovic.

Burgos y Oliveira, la zaga de la confianza. Foto: La Liga.
Burgos y Oliveira, la zaga de la confianza. Foto: La Liga.

La mejor jugada del primer tiempo fue a los 41 minutos, cuando los estandartes armeros se combinaron a un toque y tras una sucesión de pases con el balón estacionado sobre la zona del interior derecho, en ese callejón interno, Pape Diop lanzaba un balón en profundidad para Kike García y el ariete armero no tuvo contemplaciones para romper la valla rojiblanca, estableciendo el 0-1 en favor del Eibar. Al cierre del primer período, Óscar lo tuvo en una mediavuelta dentro del área, pero el cuero se iba desviado.

Segundo, la reacción

Con el resultado en contra y tras unos 45 minutos en los que le  había generado dificultades el conjunto eibarrés, el conjunto dirigido por Julen Lopetegui dio un vuelco de timón. Con el ingreso de Lucas Ocampos ocupando el extremo izquierdo ,y Óscar, posicionándose en una demarcación más centralizada, sumado a que las posesiones azulgranas fueron más exiguas y la presión no exigió como en la etapa complementaria, a los hispalenses se les presentaron más oportunidades en la portería de Dmitrovic. En consecuencia, hacia el minuto 49, Jesús Navas filtró un pase en cortada al sector derecho del área para que Munir centrara rasante a merced de En-Nesyri pero al atacante marroquí resolvió encima del horizontal. Así, el dueño de casa fue inclinando el terreno.

Seis minutos más tarde y a la salida de un córner se presentó otra ocasión para los anfitriones. En esta oportunidad el balón salió despejado a la frontal del área y desde allí, Munir remataba a portería pero contuvo Dmitrovic. Luego, hacia el minuto 60, Ocampos se internó desde la izquierda y advirtiendo la llegada de Óscar desde la frontal, el ex del Club Deportivo Leganés disparó desviado de la portería azulgrana. Tras ello, Mendilibar decidió darle entrada a Sergi Enrich en lugar de Kevin, ubicándose el balear junto a Kike, mientras que Bryan se desplazó al extremo izquierdo e Inui al derecho. En tanto, Carlos Fernández y Suso lo hicieron para los hispalenses.

Sevilla, sin fortuna

Sobre los 78 minutos de partido, Marcos Acuña que tuvo escasa injerencia en el desborde ofensivo conectaba desde el costado izquierdo para Munir y el ex del Barcelona en una volea botó el cuero sobre la portería de Dmitrovic, desviado. Por su parte, Eibar tuvo la victoria en los pies de Inui hacia el 85 de partido cuando el futbolista japonés acariciaba el balón que buscó desde el extremo derecho hacia adentro el área menor, pero ninguno de los azulgranas pudo conectar. No obstante, el esférico se fue cerca de la atenta mirada de Vaclik.

Gil, en su primer partido de titular vestido de armero. Foto: La Liga.
Gil, en su primer partido de titular vestido de armero. Foto: La Liga.

Sobre el cierre del partido, Sevilla se vino a por el empate y se le presentaron más oportunidades para igualar. Hacia el 88, un envío frontal fue rechazado por Dmitrovic y Franco Vázquez quien había ingresado en el epílogo del encuentro, cabeceó por encima del serbio pero desviado. Y en la última del encuentro fue una doble ocasión para los de Lopetegui. Primero, Vázquez centraba desde la derecha y el cabezazo de Fernández lo rechazaba Dmitrovic. En ese córner, con prácticamente todo el arco a su merced, Ocampos remató sin oposición desviado.

Segundo triunfo armero en el presente curso que lo deja bien parado para los próximos compromisos y confirma su estado de forma, evidenciando una faceta que no se le conocía a los de Mendilibar, el triunfo a domicilio. Les está sentando bien jugar a domicilio a los azulgranas, ya que obtuvieron dos victorias en esta condición. Pinceladas positivas de Bryan Gil, sumados a los rendimientos satisfactorios de Kevin, Pozo, la solidez de la zaga, la importancia de Dmitrovic y los goles trascendentales de Kike, el aporte de Inui y el equilibrio desde la zona de máquinas de Diop y Sergio Álvarez.

VAVEL Logo