Iago Aspas guía a un Celta brillante (3-1)
Foto: RC Celta de Vigo

Recibía el Celta de Vigo, en Balaídos, al Granada CF, en el debut como local del técnico argentino Eduardo Coudet. Los celestes, llegaban al duelo, necesitados de un triunfo vital y necesario. Los visitantes, por su parte, llegaban tras su victoria en la UEFA Europa League, el jueves, frente al Omonia Nicosia, pero después de dos derrotas ligueras consecutivas. Eduardo Coudet, realizó un cambio, con la presencia de Néstor Araujo, en el once inicial.

El partido comenzó, con el Celta de Vigo dominando la posesión del balón, y demostrando una muy buena actitud sobre el césped de Balaídos. Muy pronto, el cuadro gallego pudo adelantarse en el marcador, con una genialidad de Iago Aspas, que asistió para dejar solo a Santi Mina y el intento de vaselina del delantero vigués, lo sacó Rui Silva con el cuerpo (7’). Los de Eduardo Coudet, ahogaban a su rival, que se limitaba a aguantar las embestidas locales. Nolito, tuvo otra oportunidad clara, tras una nueva asistencia de Iago Aspas, pero con todo a su favor, la mandó arriba (11’).

Mandaba el Celta, que convertía el partido en un monólogo comandado por un Iago Aspas soberbio. Otra jugada del moañés, acabó con una buena parada de Rui Silva, a remate de Hugo Mallo (20’). El Celta generaba mucho, dominaba, pero no acababa de culminar, y ocurrió una de esas leyes no escritas en el fútbol: el que perdona, la paga. Una buena recuperación en campo propio del conjunto rojiblanco, permitió a Luis Milla meter un gran balón largo a Luis Suárez, que cuerpeó muy bien con Jeison Murillo, y picó de forma brillante ante la desesperada salida de Rubén Blanco, para adelantar a los suyos, ver para creer (25’).

Rápida reacción celeste

Lejos de caerse, el conjunto celeste empató a la siguiente jugada. Una buena jugada colectiva, acabó con el balón en la banda izquierda y Lucas Olaza la puso al corazón del área, para que Nolito llegando desde atrás, batiera a Rui Silva, estableciendo el empate (27’). El partido siguió por los mismos derroteros, el Celta mandaba y se mostraba muy superior al Granada, que sorprendentemente resistía el asedio. En el tramo final de la primera mitad, los de Diego Martínez adelantaron sus líneas, presionando más arriba, incomodando al Celta.

Brais Méndez probó desde la frontal, encontrando, una vez más, la sensacional respuesta de Rui Silva, que sacó el balón de la escuadra (39’). Pero los visitantes, mucho mejor que en el primer tramo del partido, pudieron marcharse con ventaja al descanso, si Jorge Molina, llega a acertar después de un rechace de Rubén Blanco, que el delantero envió fuera incomprensiblemente (44’). Así se llegaba al descanso, con una primera parte de gran fútbol, con el Celta como protagonista.

Tras el paso por vestuarios, el Granada se sacudió un poco el dominio celeste, con la presión mucho más adelantada, ante un conjunto celeste que le costaba un poco más, debido también, al desgaste de la primera mitad. Un centro de Renato Tapia, lo mandó alto Santi Mina, con un remate muy forzado, en la primera celeste del segundo tiempo (57’). Se parecía el Celta, con el paso de los minutos, al de la primera mitad, con Iago Aspas al mando, una tarde más. Nolito, volvió a perdonar, tras la enésima asistencia de lujo del moañés. No podía hacer más el ‘10’ para que los suyos ganaran el partido.

Remontada en el tramo final

Entrando en el tramo final, nuevamente, Iago Aspas, bordó el fútbol, con una gran jugada sobre la línea de fondo para servir a Baeza. El remate del centrocampista, lo sacó Vallejo bajo palos, el balón dio en el travesaño, en Santi Mina, en Rui Silva, y después de tanta carambola, cayó nuevamente en los pies de Baeza, que no perdonó (81’). Justicia poética, en una acción rocambolesca. Acto seguido, otra más, del crack celeste, que regateó a Rui Silva, sirvió en bandeja, al recién ingresado al campo Fran Beltrán, para sentenciar y poner la guinda a la exhibición Aspas (84’).

El encuentro, se afeó en los últimos minutos, con varias tarjetas, incluida una roja para Okay, absurda, por tirar de la oreja a Luis Milla, en el tiempo de descuento. El Celta suma así su segundo triunfo del curso, y respira, a pesar de continuar en posiciones de descenso, pero mostrando el camino para abandonar la parte baja. El Granada, por su parte, encajó su tercera derrota consecutiva, tras un mal encuentro.

Ficha técnica

RC Celta de Vigo: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Néstor Araujo, Jeison Murillo, Lucas Olaza; Renato Tapia, Brais Méndez (min. 90, Aidoo), Denis Suárez (min. 74, Baeza); Nolito (min. 74, Okay), Santi Mina (min. 83, Fran Beltrán) y Iago Aspas. Entrenador: Eduardo Coudet.

Granada CF: Rui Silva; Foulquier (min. 76, Quini), Vallejo (min. 82, Soro), Germán, Domingos Duarte, Carlos Neva; Luis Milla, Yangel Herrera (min. 60, Gonalons), Darwin Machis; Luis Suárez (min. 60, Soldado) y Jorge Molina (min. 46, Antonio Puertas). Entrenador: Diego Martínez.

Goles: 0-1 (min. 25) Luis Suárez, la pica sobre Rubén Blanco. 1-1 (min. 27) Nolito, a pase de Lucas Olaza. 2-1 (min. 81) Baeza, tras varios rechaces. 3-1 (min. 84) Fran Beltrán, a pase de Iago Aspas.

Árbitro: Isidro Díaz de Mera Escuderos (comité castellano-manchego). Expulsó al local Okay (min. 98), con roja directa. Amonestó Jeison Murillo (min. 21), Renato Tapia (min. 45), Lucas Olaza (min. 92), Okay (min. 94) y Hugo Mallo (min. 97) por los locales, y a Foulquier (min. 53), Antonio Puertas (min. 93) y Soldado (min. 96) por los visitantes.

Incidencias: Partido correspondiente a la 11ª jornada de LaLiga Santander. Estadio de Balaídos, a puerta cerrada.

VAVEL Logo