Análisis post Lugo vs Las Palmas: la UD baila al ritmo de Jonathan Viera
Jugadores del Lugo y Las Palmas en un córner a favor de los locales | Fotografía: LaLiga

Tres puntos vitales son los que ha conseguido la UD Las Palmas en tierras gallegas. Esta victoria por la mínima ante CD Lugo (0-1) permite a la escuadra grancanaria terminar la jornada como líder de Segunda División. Un partido trabajado, con un enorme factor físico y donde la paciencia con balón ha sido clave para la consecución del triunfo. En el otro lado, un conjunto gallego que llegó a poner en serios aprietos a la UD en la primera parte, pero que se vino abajo con el gol visitante. Todo ello dirigido por la batuta de un Jonathan Viera que volvió a ser decisivo.

Saltaban ambos conjuntos al terreno de juego con la necesidad imperiosa de intentar sumar de tres. El Lugo acumulaba cinco encuentros seguidos sin conocer el triunfo y la UD llegaba al Anxo Carro tras dos empates que dejaron una sensación agridulce. Los amarillos querían defender a toda costa su plaza de ascenso directo, mientras que los locales pretendían empezar a alejarse de los puestos de abajo.

Más rotaciones de las esperadas

Advertía García Pimienta en la previa del choque que habría rotaciones en Las Palmas y que se intentaría repartir los minutos tanto para este partido como para la visita de este fin de semana a El Toralín. Pese a ello, se especulaba conque no habría una revolución total en el once que saliera en Lugo. Sin embargo, el técnico amarillo sorprendió con la formación inicial. Hasta seis cambios respecto al equipo que empató días antes con el Ibiza.

Dentro del 4-3-3 habitual en la UD, Álvaro Lemos volvía a la titularidad en la que fue su casa. Lo hacía esta vez como lateral diestro, dando descanso a un Álex Suárez que estaba apercibido. En este capítulo de rotaciones entraron también en escena Benito Ramírez, Óscar Clemente y Fabio González. Pero sin duda la gran incógnita estaba en las primeras titularidades de Florin Andone y sobre todo Enrique Clemente. El atacante rumano, que todavía sigue sin estar al 100%, solo había disputado unos pocos minutos contra el Leganés en la Jornada 5. El zaragozano disfrutaría de su primer choque como jugador amarillo en el lateral zurdo.

En el otro lado, Hernán Pérez también optó por agitar el once del Lugo pero con menos cambios respecto a su homólogo amarillo. Tres cambios respecto a la formación que logró rescatar un punto en Huesca en la jornada anterior. Destaca la entrada del canterano Jesús Fernández en el centro de la zaga, la primera titularidad para Pablo Clavería desde el 10 de septiembre y el regreso al once de Chris Ramos en la punta de ataque.

Pese a que el Lugo está acostumbrado a plantear un 4-3-3 de salida muy parecido al de la UD Las Palmas, en fase defensiva se pudo ver cómo los extremos retrasaban claramente su posición para ver un 4-5-1. Quería el cuadro gallego congestionar el centro del campo para que su rival no tocara el balón con fluidez, algo que lograría con éxito en los primeros 45 minutos.

Primera parte sin brillo de la UD

Y es que la primera mitad del choque se vio a una UD incómoda y sin apenas ideas con el esférico. Si bien es cierto que los amarillos tuvieron la posesión del balón en todo momento (llegó a superar el 70% en algunos tramos del primer tiempo), apenas había profundidad en sus ataques y las pocas ocasiones llegaron desde la larga distancia, con disparos de Benito y Alberto Moleiro que no cogieron portería. El Lugo no presionaba con insistencia, pero cuando la bola superaba la línea del centro del campo los gallegos apretaban y forzaban el error del rival.

En fase ofensiva, el Lugo se plantaba en tres cuartos de cancha con muy pocos toques y aprovechando la potencia arriba de Chris Ramos. El atacante gaditano caía a banda una y otra vez y sacaba de posición a los centrales amarillos, propiciando así que llegaran desde atrás jugadores de segunda línea. De esta manera llegó el polémico gol anulado a Josep Señé, donde el centrocampista catalán llegó desde atrás para coger un balón en el corazón del área y batir a Álvaro Valles. El colegiado del partido, Sánchez López,, decretó una falta anterior sobre Enrique Clemente y pese a que la decisión fue bastante discutida por los locales, desde la sala VAR se ratificó la decisión arbitral.

La UD insistió en los primeros compases del choque por la banda izquierda, con un Benito Ramírez que quería ser incisivo. No tuvo su mejor primera parte. Sus centros eran erráticos y no lograban encontrar a Florin Andone. Desde la estrategia, sus envíos tampoco encontraban destinatario y algunos estuvieron tan mal ejecutados que propiciaban el contragolpe del rival.

Quizás fue por ello que en el tramo final de la primera mitad, la UD cambiara de lado y empezara a atacar más por la banda derecha. Se ganó más profundidad con las subidas de Álvaro Lemos y Alberto Moleiro caía mucho más a este carril diestro para encarar. Una gran jugada suya terminó con la ocasión más clara para la UD. Partiendo desde la banda, Moleiro trazó una gran diagonal hacia dentro y aprovechó el desmarque del propio Lemos. El disparo del lateral se encontró con una gran mano de Óscar Whalley y con la intervención del poste.

Benito Ramírez intenta centrar un balón | Fotografía: La Liga
Benito Ramírez intenta centrar un balón | Fotografía: La Liga

Pese a llegar al tiempo de descanso con mejores sensaciones con las que se empezó, estaba claro que la UD necesitaba un cambio de ideas si quería llevarse los tres puntos. Quizás ya estuviera pactado antes del pitido inicial o quizás fuera una decisión de García Pimienta en el momento. El caso es que antes de la reanudación Las Palmas realizó la doble sustitución que cambió el choque. Abandonaban el terreno de juego Florin Andone y Alberto Moleiro e ingresaban Sandro Ramírez y Jonathan Viera.

Viera dinamitó el partido en la segunda mitad

Fue la entrada del 21 lo que decantó la balanza en favor de la UD. Viera marcó el ritmo del encuentro y prácticamente todos las jugadas ofensivas pasaban por él. Se le vio con libertad total de movimientos pero cayendo con más frecuencia a banda izquierda. Buscó asociaciones rápidas con sus compañeros y en ese sentido encontró en Enzo Loiodice su socio perfecto. El centrocampista francés tuvo mucha más presencia en ataque que en otros partidos, llegando incluso en ocasiones hasta línea de fondo.

Fue fruto de esta asociación que se anotó el primer y único tanto del encuentro. Enzo y Viera empiezan a combinar en el pico del área y es ahí donde el 21 frota la lámpara. Control orientado a la media vuelta magistral que deja atrás a dos defensores, pared con el galo y pase atrás en línea de fondo. Óscar Clemente no llega a rematar pero Benito Ramírez aprovecha el balón suelto para fusilar a Óscar Whalley.

     

El Lugo, que hasta el momento del gol había intentado que la segunda parte fuera una prolongación de la segunda, casi que bajó los brazos con el 0-1. Verse por delante en el marcador dio alas a la UD, que durmió el partido hasta el pitido final. Hernán Pérez quiso agitar el choque desde el banquillo. Entraron extremos rápidos y eléctricos como Baena o el canterano Idrissa y se ganó más profundidad por la banda derecha con la incorporación de Jordi Calavera.

Sin embargo, García Pimienta supo ver las intenciones del técnico del Lugo y actuó en consecuencia. El entrenador catalán cambió a sus dos laterales y entraron los que llevan siendo titulares desde el principio de curso: Álex Suárez en la derecha y Sergi Cardona en la izquierda. Además blindó el centro del campo, pues mantuvo a Fabio y dio entrada Nuke Mfulu. La UD ganó solidez defensiva y dispuso de más metros para correr, estando en todo momento más cerca el 0-2 que el empate. Tanto Jonathan Viera como Sandro Ramírez tuvieron claras ocasiones para sentenciar el partido. Sobre todo este último tras un contragolpe de manual. Sin embargo se encontró con una intervención magistral de Óscar Whalley en el uno contra uno.

Sin sufrir en demasía, la UD finalizó el encuentro sólida atrás y siendo contundente en las últimas jugadas a balón parado. Victoria de gran importancia para los amarillos, que ven cómo recuperan el liderato tras el 'pinchazo' del Deportivo Alavés (0-0 en casa contra el Albacete). Siguen invictos y con la de esta jornada suman 8 porterías a cero en las 10 primeras jornadas del campeonato. Por el contrario, esta derrota unida a los diferentes resultados de la jornada hace que el Lugo caiga a los puestos de descenso.

VAVEL Logo