Cuando se habla de fútbol, a todos se nos viene a la cabeza la Champions League, la competición de clubes de más nivel e importante del mundo. En él se encuentran los 32 mejores clubes de Europa, donde este año está la Real Sociedad. Los donostiarras llevan dos victorias y un empate en tres partidos, situándose así como líderes de su grupo junto al Inter. Victorias a domicilio en estadios muy complicados como el Red Bull Arena o Da Luz han confirmado lo que era un secreto a voces, que esta Real no ha venido a hacer turismo. Los txuri-urdin son el equipo de moda de la Champions, que se dice pronto, y buscarán volver a ganar al Benfica para tener aún más cerca el pase a los octavos de final. 

  • Una gran Real

Podríamos hacer un libro entero sobre el juego que están haciendo los donostiarras en esta Champions League, jugando casi a placer ante gigantes de Europa. Recalco palabra a palabra la frase que dijo Miguel Quintana, “la Real se nos está haciendo mayor”, porque ya no es ese atractivo equipo pero con falta de madurez, ahora es un equipo letal, que te domina,  juega como quiere y de las tres que tiene mete dos. Tras la dolorosa derrota en el último minuto ante el FC Barcelona, la Real buscará hacer un partido similar al del Inter, con mucha intensidad y un ambiente caldeado para hacerse con esos preciados tres puntos que le colocarían con pie y tres cuartos en la siguiente ronda. 

Eso sí, siempre con los pies en el suelo. La Champions League es una competición muy dura, y nunca hay que dar por muerto a nadie. Enfrente estará el Benfica de Roger Schmidt, un equipo con dos Copas de Europa en su palmarés, y con la necesidad de sumar de tres en tres. Los lisboetas no han podido sumar ni un punto en lo que llevamos de torneo, una situación muy delicada y dramática para un equipo que ha llegado hasta cuartos de final en las anteriores dos ediciones. Pero los gigantes tienen ese instinto de supervivencia que, a pesar de que parecen estar muertos, siempre vuelven. 

  • Anterior partido

El partido de ida fue un recital txuri-urdin, donde las águilas solo pudieron perseguir el balón durante 90 minutos. El centro del campo de la Real se impuso con solvencia al doble pivote compuesto por João Neves y Fredrik Aursnes, y tanto Barrenetxea como Take Kubo fueron dos armas punzantes durante todo el partido. El planteamiento de Imanol fue perfecto, le dio igual el escenario y la competición, salió a dominar el partido. Mañana se espera un planteamiento similar, pero con el empuje de los casi 40.000 aficionados que teñirán el Reale Arena de azul y blanco.

  • Posibles alineaciones

En cuanto a las bajas, en los locales las únicas dudas son Barrenetxea, que no ha podido entrenar ni un solo día de esta semana, y Jon Pacheco, que se perdió el último partido liguero. Zubeldia y Traoré lo han hecho en la sesión matinal de hoy, por lo que salvo sorpresa de última hora, serán de la partida. El resto de las bajas son las conocidas por todos; Tierney y André Silva. Con todo ello, la única duda del XI de Imanol es saber si estará o no Barrene, y si no está, quién le sustituirá. Lo lógico sería apostar por un “9” puro como Carlos o Sadiq y desplazar a Oyarzabal a la banda izquierda.

Por otro lado, los portugueses llegan con la novedad del “fideo” Di María tras superar una lesión muscular que le impidió disputar el partido de ida en Da Luz. En cambio, Bah, Bernat, Kokçu y Neres serán baja para el decisivo encuentro de mañana. 

Real Sociedad: Remiro, Traoré, Zubeldia, Le Normand, Zubimendi, Merino, Brais Méndez, Take Kubo, Barrenetxea y Oyarzabal.

SL Benfica: Trubin, Aursners, Antonio Silva, Otamendi, Morato, João Neves, Florentino, João Mario, Rafa Silva, Di María y Musa.

VAVEL Logo
Sobre el autor