La pegada del Real Madrid mata a los leones
Fuente: BR Football

El Real Madrid llegaba a este partido de la jornada 30 como líder de La Liga con 72 puntos (22 victorias, 6 empates y 1 derrota). Por otro lado, el equipo vasco, que la semana que viene disputa la final de la Copa del Rey ante el Mallorca aterrizaba en el Bernabéu en lo que sería su último ensayo antes de esa final, cuarto en la clasificación con 56 puntos. Una temporada apasionante e intensa del equipo de Ernesto Valverde que, con opciones de entrar en Champions, ha cosechado 16 victorias en lo que llevamos de liga, 8 empates y tan solo 5 derrotas.

Durante la primera vuelta en San Mamés, el equipo blanco consiguió una victoria con el estreno de Jude Bellingham goleador en la competición (0-2). Esta última semana también ha sido protagonista Vinícius, quien disputó esta misma semana el partido amistoso entre España-Brasil el lunes pasado. Como dato a destacar, los de Valverde llevan sin ganar en el Santiago Bernabéu 19 años. La última vez fue en 2005 cuando ‘los leones’ consiguieron llevarse los 3 puntos en un partido en el que vencieron con los goles de Del Horno e Iraola (0-2).

Para el equipo de Ancelotti suponía una nueva final para seguir a la cabeza de la liga y demostrar la buena dinámica de los blancos durante todo el campeonato. Además, este ha sido el último encuentro antes de jugar el encuentro de ida de cuartos de Champions League ante el Manchester City en el Bernabéu el próximo martes 9 de abril. Con los encuentros ya finalizados durante la jornada, las victorias de FC Barcelona y Girona ante la UD Las Palmas y el Betis respectivamente, obligaba a los merengues a conseguir los 3 puntos en casa y seguir manteniendo la distancia entre ellos. Por lo que, con ambos equipos decididos a mostrar su versión, el partido se convertía en uno de los encuentros más esperados de los últimos días tanto por lo que se jugaba cada uno en la competición como por la versión que mostrarían antes de los importantes partidos que enfrentarían en abril.

Fuente: Athletic Club Twitter
Fuente: Athletic Club Twitter

El equipo blanco, que vestía en esta ocasión de azul oscuro, saltaba al césped del Bernabéu con Lunin, Carvajal, Rüdiger, Nacho, Mandy, Valverde, Tchouameni, Kroos, Bellingham, Rodrygo, Brahim. Un once titular con el que Ancelotti no quería dejarse a nadie en el banquillo y poner a los pesos pesados desde el inicio. Los leones, quienes eran los blancos en el césped al utilizar la segunda equipación, lo hacía con el siguiente once: Agirrezabala; De Marcos, Yeray, Paredes, Lekue; Prados, Vesga; Williams, Sancet, Berenguer, Guruzeta.

El partido comenzó con ambos clubes intentando conseguir el dominio del balón. Tres córners del equipo vasco antes de los 5 minutos de juego dejaron ver las intenciones de los leones, quienes querían aprovechar jugadas ensayadas y balones aéreos. Tras las primeras llegadas de los leones a campo rival, los de Valverde se hizo dominador del juego, con más posesión del cuero en campo contrario, intentando encontrar espacios a partir de tres cuartos de campo.

Obra maestra de Rodrygo

Todo cambió cuando el Real Madrid se acercó por primera vez al área de Agirrezabala. La jugada la empezó Brahim por banda derecha con un cambio de sentido hacia la banda izquierda en la que se encontraba Rodrygo. El brasileño recogía la pelota en tres cuartos de campo, se acercó a la frontal del área y, como si se tratase de su compañero Vinícius, disparó sin pensárselo dos veces y puso el cuero en la escuadra derecha en un tiro inalcanzable para el portero del Athletic Club. Una obra de arte que levantaba a todos los aficionados de sus asientos, asombrados al ver el disparo, celebrando el primer tanto de su equipo a los 8 minutos de partido en la primera llegada al área.

Fuente: <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/en-us/soccer/2024/03/29/1177813-the-sociocultural-impact-of-real-madrid-and-bilbao-on-their-regions.html' href='https://www.vavel.com/en-us/soccer/2024/03/29/1177813-the-sociocultural-impact-of-real-madrid-and-bilbao-on-their-regions.html'>Real Madrid</a></strong> Twitter
Fuente: Real Madrid Twitter

Tras el gol en contra, el equipo vasco no se desencajó en el terreno de juego y siguió peleando por hacerse dominador del cuero, aunque, esta vez, con menos acierto que al inicio ya que los de Ancelotti se fueron encontrando cada vez más cómodos.

A los 23 minutos de juego Yeray tuvo que retirarse del terreno de juego por lesión. El central vasco se echó al suelo en medio de una jugada y pidió el cambio enseguida, una mala noticia para Valverde que, tendrá que esperar para ver el alcance de su lesión y saber si podrá contar con él o no para la final de la Copa del Rey de la próxima semana. Vivian fue el elegido para sustituirlo y cambiar, en este caso, a central por central.

Más sensación de peligro madridista

La segunda llegada del Madrid al área rival fue por mediación de Toni Kroos. El alemán, después de condensar la jugada de un lado al otro del área rival decidió chutar desde la frontal, aunque el balón pegó en un defensa vasco y Agirrezabala atajó el cuero sin complicaciones. La sensación en el estadio, y el partido en general, era que el Real Madrid llegaba con peligro cada vez que se acerca al área contraria y cruzaba tres cuartos de campo.

Tras el primer córner de los merengues en el minuto 37, Fede Valverde no se lo pensaba dos veces y chutaba desde fuera del área tras un balón despejado por la defensa bilbaína haciendo que Agirrezabala se estirase y despejase el balón hacia la parte derecha de la portería, evitando el segundo tanto de los locales.

Otra de las jugadas con peligro del equipo blanco vino a través de un córner botado por Toni Kroos. El alemán ponía el balón en el primer palo y Tchouameni, quien llegaba en segunda línea, remataba girando el cuello intentando poner el balón en el palo largo. El remate se fue rozando el palo de la portería de Agirrezabala y a punto estuvo de anotar el segundo gol para los blancos.

Tras los dos minutos de prolongación, el partido llegaba al descanso tras una primera parte en la que el conjunto blanco había aprovechado las oportunidades que tuvo con peligro, mientras que el Athletic Club, con más dominio en el juego por momentos, no pudo finalizar sus ocasiones cuando cruzaban más allá de tres cuartos de campo.

Cambio de marcha tras el descanso 

La segunda mitad comenzó eléctrica. Brahim, quien no paró de ofrecerse, aparecer y ser protagonista en el ataque merengue, estrelló el cuero en el palo derecho de la portería defendida por Agirrezabala. Tres minutos más tarde los leones iban a tener, también, su ocasión para tratar de empatar el encuentro. Iñaki Williams remataba en el área tras el rechace de un córner y Lunin despejó el cuero hacia su derecha, evitando el empate. El encuentro empezaba a tener un color que no había tenido en la primera mitad y ambos equipos empezaban a llegar con más claridad al área contraria, dejando más espacios añadiendo más dinamismo al encuentro.

Fuente: Athletic Club Twitter
Fuente: Athletic Club Twitter

Fruto de la oportunidad de poder empatar el partido, Valverde realizó tres cambios en el minuto 58 para tratar de aprovechar las ocasiones e intentar poner el 1-1 en el marcador. Se iban fuera del césped Guruzeta, De Marcos y Prados y entraban en su lugar Galarreta, Yuri y Adu Ares.

Se llegaba al minuto 70 de encuentro y ambos conjuntos no daban un balón por perdido. La emoción por saber qué podía suceder en cada jugada estaba presente y cada balón dividido ganado era una oportunidad de generar peligro al rival.

Rodrygo, MVP del partido

El primer cambio de Ancelotti se produjo en el minuto 71 cuando dio entrada a Joselu en lugar de Brahim. Un minuto después llegaría el premio para los madridistas. En un contraataque dirigido por Jude Bellingham la pelota llegaba a Rodrygo, quien se incrustaba en el área por la parte derecha, recortaba ante un defensor y ponía el balón al fondo de la red para poner el segundo tanto en el luminoso del Bernabéu y el segundo en su cuenta particular. La jugada fue sinónimo de la pegada que tiene y siempre ha tenido el conjunto blanco para decidir los partidos debido a la calidad de cada uno de sus jugadores.

En el minuto 75 Muniain entraba en el partido por Sancet, mientras que los blancos realizaron un triple cambio en el que fueron sustituidos Fede Valverde, Toni Kroos y Rodrygo y entraron en su lugar Camavinga, Lucas Vázquez y Luka Modric respectivamente.  

Fue notable y sonora la ovación de todo el Bernabéu a Rodrygo por el gran partido que el brasileño había realizado y sus dos tantos que le daban al Real Madrid la victoria.

Otra de las ovaciones atronadoras en el estadio fue cuando salió Dani Carvajal del césped y entraba en su puesto Eder Militao, ya que el brasileño no jugaba un partido desde hacía 7 meses por lesión.

Esta victoria mantiene al Real Madrid líder en la clasificación con 75 puntos mientras que el Bilbao se queda en la cuarta posición con 56, un punto más que el Atlético de Madrid, ya fuera de puestos Champions.

VAVEL Logo