Pittsburgh viene de atrás y mantiene su invicto ante los Cowboys
Foto: Pittsburgh Steelers

Los Steelers estuvieron a punto de llevarse una sorpresa en su visita a Dallas. Y es que, a pesar de que el equipo de Mike Tomlin lucía como amplio favorito, los Cowboys opusieron una notable resistencia, y los de negro y oro tuvieron que esperar hasta el cuarto periodo para tomar la ventaja y llevarse una cerrada victoria de 24 - 19.

El conjunto de casa se puso por delante hacia el final del primer cuarto gracias a un gol de campo de 38 yardas de Greg Zuerlein. Posteriormente, la defensiva de los 'Boys' nulificó al ataque acerero, y la ofensiva terrestre fue demasiado rival para el frot-seven de Pittsburgh. Debido a estos factores, la diferencia se extendió a 0 - 10 cuando aún quedaba la mitad del segundo periodo, momento en el que Garrett Gilbert encontró a CeeDee Lamb en las diagonales.

Los Steelers continuaron sin hacer daño en su turno al ataque, y una gran jugada en el regreso de despeje dejó a Dallas en envidiable posición de campo. No obstante, después de tres snaps, el equipo de la Estrella Solitaria tuvo que conformarse con la segunda patada satisfactoria de 'Legatron'.

Se encienden las alarmas

Abajo por dos posesiones, el plan de juego de la escuadra visitante se basó en las vías aéreas. Con esto en mente, la defensiva frontal de los Cowboys se lanzó a presionar a Ben Roethlisberger y, aunque no se dio la captura, sí lograron darle un golpe en la rodilla que dejó al quarterback visiblemente adolorido.

El 'Big Ben' estaba jugando básicamente sobre una pierna, pero Tomlin decidió mantenerlo en el terreno de juego. A pesar de su evidente malestar, y después de la pausa de los dos minutos, Roethlisberger conectó con James Washington en la zona de anotación. Chris Boswell falló el intento de punto extra, por lo que la pizarra indicaba 6 - 13.

En la siguiente serie ofensiva, CeeDee Lamb recibió un envío que lo hubiera dejado cerca de mover las cadenas, mas un oportuno golpe de Cameron Sutton le soltó el ovoide, mismo que fue recuperado por Minkah Fitzpatrick. Pittsburgh tenía la batuta en la 39 del territorio enemigo, pero su mariscal de campo número uno no se encontraba en buen estado, de manera que Mason Rudolph entró al emparrillado.

Por más que lo intentó, Rudolph demostró que hay una gran diferencia entre él y el titular, y no pudo hacer otra cosa que acercarle el balón a su pateador. Originalmente, Boswell falló un intento de 54 yardas, pero un castigo en contra de su equipo antes del cobro le dio la oportunidad de volver a intentarlo, esta vez con 59 de distancia. El tejano no desperdició la segunda chance, y convirtió el gol de campo más largo para un pateador de los Steelers en la historia de la franquicia, récord que sirvió para mandar el juego 9 - 13 al descanso.

Zuerlein, el Vaquero más certero

Para arrancar el segundo medio, los de Mike McCarthy volvieron a doblar a la 'Cortina de Acero', pero ésta no se rompió, por lo que Greg Zuerlein tuvo que poner tres puntos más a favor de su equipo. La historia se repitió en la siguiente posesión, y ahora los Cowboys lo ganaban por 9 - 19.

'Big Ben', el Hombre de Acero

De camino al último cuarto, la única buena noticia para los del Norte de la Conferencia Americana era que Ben Roethlisberger pudo regresar al ruedo. Y, al igual que como pasó contra los Ravens en la semana 7, Randy Fichtner mandó una serie de jugadas con el backfield vacío para intentar remontar una desventaja de 10 puntos.

Lanzamiento tras lanzamiento, el 'Big Ben' condujo a su ofensiva hasta la 31 del otro lado. Desde ahí, en la primera jugada del cuarto periodo, el veterano quarterback mandó un envío profundo para JuJu Smith-Schuster, quien luchó su camino para cimbrar en la zona pintada. La visita recortaba distancias, pero el hecho de que el punto extra fue bloqueado dejaba el marcador en 15 - 19.

Más allá de desmoralizarse, la Estrella Solitaria consiguió un nuevo y enorme regreso en equipos especiales, el cual dejó a la unidad de ataque muy profundo en el campo rival. Sin embargo, ya en tercera y gol, Garrett Gilbert mandó un pase que fue interceptado por Fitzpatrick, de modo que el conjunto de la Ciudad del Acero recuperaba el ovoide a la hora buena.

Pero, para el alivio de de Gilbert, el precio a pagar por este pecado fue sólo un gol de campo, así que los locales mantenían la ventaja por un punto.

Otro final de alarido

Como ya es una costumbre en esta campaña, Pittsburgh no pudo cerrar el encuentro con tranquilidad. Los Steelers le dieron la vuelta con un pase de Roethlisberger a Eric Ebron, pero la conversión doble no fue satisfactoria, por lo que la primera ventaja aurinegra de la tarde era de 24 - 19, y los 'Boys' aún tenían más de dos minutos en el reloj.

A pesar de ello, la 'Steel Curtain' se cerró en cinco balones centrados y dejó todo listo para que los hombres de ofensiva sentenciaran el partido. No obstante, en cuarta oportunidad y uno, y con la posibilidad de patear un gol de campo sencillo y ampliar la diferencia a ocho, el staff de coacheo tomó la polémica decisión de intentar mover las cadenas. La apuesta no salió, James Conner fue detenido detrás de la línea de golpeo y los de casa tenían una última chance para anotar y ganar el partido.

Con menos de un minuto por disputarse, Gilbert movió a su equipo por todo lo largo del terreno de juego. La última jugada fue un envío que buscaba las diagonales desde la yarda 23, pero el pase fue bateado por Minkah Fitzpatrick, lo que selló la victoria de Pittsburgh por 24 - 19.

De esta manera, los Steelers llegaron a marca de 8 - 0, mejor arranque de temporada en la historia de la franquicia y récord que festejarán antes de recibir a los Bengals en la semana 10. Del otro lado, los Cowboys (2 - 7) son penúltimos en la NFC Este, y ahora cumplirán con su descanso previo a visitar a los Vikings en la semana 11.

VAVEL Logo