Juan Martín Del Potro: resurgiendo de sus cenizas

Después de varios años arrastrando duras lesiones, especialmente en su rodilla izquierda y su muñeca derecha, Juan Martín del Potro ha conseguido encontrar su mejor versión en años. Esto se ha demostrado en sus últimas intervenciones en Rio de Janeiro, Nueva York y Glasgow en la Copa Davis ante el número dos Andy Murray

Juan Martín Del Potro: resurgiendo de sus cenizas
Juan Martín del Potro durante un partido de Roland Garros | Fuente: Getty Images

Desde que el tenista argentino anunció su retorno a la competición el pasado 3 de febrero, todo han sido buenas noticias. Tras once meses sin competir por una lesión en la rodilla izquierda, la organización del torneo de ATP 250 Delray Beach le invitó a disputar el evento. Su estreno fue satisfactorio ante Denis Kudla (número 59 del mundo en ese momento) y alcanzó las semifinales contra el estadounidense Sam Querrey, cayendo de forma ajustada por un doble 7-5 y habiendo cedido solo dos sets en toda su participación. Este triunfo le permitió escalar hasta el puesto 420 del circuito masculino. Gracias a una wild card el de Tandil pudo pelear en el Masters de Indian Wells, pero fue derrotado en segunda ronda por el checo Tomas Berdych por 7-6 y 6-2.

Después de haber logrado una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la final ante Andy Murray en Rio de Janeiro le ha catapultado hasta su mejor nivel. A pesar de no logar embolsarse el primer premio, Del Potro demostró que aún le queda mucho por correr sobre las canchas. Este buen ritmo se prolongó en el Abierto de Estados Unidos donde accedió a los cuartos de final, frenado exclusivamente por el actual campeón del torneo Stan Wawrinka (número tres del mundo).

La guinda del pastel la puso en el partido de semifinales de Copa Davis contra Andy Murray en Glasgow. El tandilense se apoderó del primer punto de la fase ganando al escocés por 4-6, 7-5, 7-6 (5), 3-6 y 4-6, mostrándose capaz de desestabilizar al representante de Gran Bretaña en su propia casa con un brillante despliegue de habilidades guiadas por la paciencia. Esta victoria permitía cimentar el pase a la final frente a Croacia que se disputará en noviembre. Estas actuaciones le han permitido ocupar el puesto número 64 del circuito ATP, que intentará dejar atrás con su participación en la gira asiática.

Luces y sombras de la alta competición

Desde que Juan Martín del Potro se alzó con el trofeo del US Open en 2009, su carrera como profesional dio un giro de 180 grados. El inicio del 2010 fue frustrante desde el mes de enero, siendo el tenista de Tandil número cuatro en el escalafón mundial. Una lesión en la muñeca derecha hizo peligrar su participación en el Abierto de Australia, pero finalmente llegó a octavos de final donde cayó ante Marin Cilic. Su empeño en jugar el primer Grand Slam de la temporada le pasó factura y Del Potro estuvo varios meses si competir, siendo operado en EEUU. Como consecuencia, en agosto descendió al décimo lugar de la clasificación mundial.

Días después anunció que, debido a la cirugía realizada en su muñeca, no podría disputar el último grande del año: el US Open. Esto le perjudicó aún más y le acabó hundiendo hasta el puesto 34 del ranking ATP. Decide retornar a la alta competición en el torneo de Bangkok, donde cae en primera ronda con Oliver Rochus. Esto le lleva a retirarse por completo de las pistas el resto del año, provocando su posicionamiento en el 258 del mundo.

Del Potro aún no ha conquistado ningún torneo de Masters 1000 desde su entrada al circuito en 2005 Con la entrada del 2011 la “torre de Tandil” ocupaba el puesto número 484, no haciendo justicia a su auténtico nivel. Gracias a una wild card debuta en Sídney, donde cae en segunda ronda. Esto se repite en su quinta intervención en el Australian Open contra Marcos Baghdatis. Prácticamente desarrolló su juego durante la primera mitad de la temporada, pero su intervención en el Mutua Madrid Open se vio frustrada por unas molestias en la cadera antes de disputar la tercera ronda contra Rafael Nadal. Esto provocó que el argentino se perdiera el torneo de Roma, pero no Roland Garros. Djokovic acabó con las esperanzas del tandilense en tercera ronda. Wimbledon y el US Open no fueron un tabú para Juan Martín del Potro, pero la persistencia en los dolores de cadera provocó que el astro de Buenos Aires se bajara del Masters de París por precaución. De este modo del Potro puso punto y final al año terminado como número 11.

Al principio del 2012 decidió no sobrecargarse y no participar en la primera ronda de la Copa Davis contra Alemania. Durante la temporada de pista dura y arcilla todo transcurrió con normalidad, pero unos problemas en la rodilla izquierda lo apartaron de la hierba de Queen’s. A pesar de las molestias disputó los torneos de Cincinnati y el US Open, pero estando las semifinales de Copa Davis ante República Checa el de Tandil causó baja y tuvo que ser sustituido. Aunque estuvo de un mes alejado de los terrenos de juego, perdiéndose la gira asiática, pudo continuar sin problemas el ciclo y finalizar como séptimo del mundo.

El año siguiente transcurrió sin problemas, pero el 2014 fue el inicio de un continuo bache que se prolongaría hasta principios de 2016. Los padecimientos que sufría en su rodilla izquierda lo llevaron a pasar por el quirófano para repararla, finalizando el año en marzo y acabando como número 137 del circuito masculino. Pudo jugar en Sídney en 2015, pero recayó posteriormente en el Abierto de Australia. Volviéndose a someter a otra cirugía en junio de ese año, no pudo aguantar el tirón y acabó como 590 de la ATP.