Guía VAVEL de la Copa Mundial 2018: Alemania

Los germanos vienen de coronarse hace cuatro años en Brasil. Este año son ampliamente favoritos para repetir título y alcanzar a los cariocas en número de copas del mundo conseguidas.

Guía VAVEL de la Copa Mundial 2018: Alemania
Imagen: Pablo Hoyos - VAVEL Colombia

La historia

La selección de fútbol de Alemania es la actual poseedora de cuatro títulos del mundo, igualando a Italia y a tan solo uno mas de alcanzar a Brasil. El camino del éxito para 'Die Mannschaft' comenzó en Italia 1934, donde participó por primera vez en la cita mundialista. Allí logró un decoroso tercer puesto que anticipó las grandes participaciones que tendrían la selección a lo largo de la historia de la Copa Del Mundo. Pero no fue hasta 1954, en Suiza, cuando Alemania levantó el trofeo por primera vez; bajo la conducción técnica de Sepp Herberger, los germanos regresaron al fútbol internacional para coronarse campeones, luego de superar un veto impuesto por la FIFA que le impidió participar en Brasil 1950 debido a hechos ocurridos en la Segunda Guerra Mundial.

La Época Dorada

A partir de 1972, y después de sufrir una dura y polémica derrota en la final de 1966 ante el local, InglaterraAlemania dominó el fútbol mundial, tanto a nivel de clubes como de selecciones. Bayern Mnich y Borussia Monchengladbach eran protagonistas en las Copas de Europa y Alemania contaba con uno de los mejores futbolista de la historia: Franz Beckenbauer. La época dorada inició con el título de campeones en la Eurocopa de 1972, en donde el tanque alemán, Gerd Müller, se quedaría con el botín de oro. Alemania llegó como favorita, junto a la Holanda de Cruyff, al campeonato del mundo celebrado en su propia tierra en 1974. Grandísimos jugadores acompañaron a Beckenbauer y Müller en la consecución de aquel título; futbolistas como Sepp Maier, Paul Breitner, Herbert Wimmer, Günter NetzerJupp Heynckes explican por qué aquella poderosa selección pudo derrotar a la 'Naranja Mecánica' en la final de aquel torneo y así conseguir su segundo título mundial.

Alemania enfrentó una sequía de títulos pero siempre fue protagonista y animador de la cita mundial. En España 1982 logró ubicarse en la final del torneo, luego de eliminar en semifinales a la Francia de Michel Platini. Pierre Littbarski, Lothar Matthaeus y Karl-Heinz Rummenigge lideraron el equipo germano que perdería la final por 3 a 1 contra una aguerrida, táctica y disciplinada Italia de Paolo Rossi. La 'Mannschaft' sufrió otra decepción en México 1986, perdiendo una nueva final ante la Argentina de Diego Maradona, pero estaba claro que los teutones eran siempre protagonistas.

En 1988 se designó como director técnico al 'Kaiser' Beckenbauer y con él llegó la renovación futbolística que acercó a la selección al segundo puesto en la Euro de ese mismo año. Los alemanes cayeron ante la Holanda de Marco Van Basten, pero dejaron gratas sensaciones en su hinchada y el público en general; por supuesto, marcó el inicio de una nueva generación de estrella teutonas. No sorprendió, entonces, que para el campeonato en Italia 1990Alemania alcanzara su sexta final de Copa del Mundo, tercera consecutiva. Andreas Brehme, Paul Steiner, Jürgen Klinsmann, Andreas Möller y Rudi Völler devolvieron la gloria máxima al fútbol de su país venciendo a Argentina en la final de aquel certamen; así el 'Kaiser' Beckenbauer lograba coronarse campeón del Mundial como jugador y como director técnico.

Un antes y un después

Los germanos tardaron 12 años en regresar a una final mundialista, fue en Corea-Japón 2002 donde enfrentaron a la grandiosa Brasil de Ronaldinho, Ronaldo y Rivaldo. Aquella vez cayeron por 2 a 0, con doblete del 'fenómeno' pero dejaba una fuerte ilusión para lo que vendría en los siguientes cuatro años. Alemania albergaría la Copa del Mundo del 2006 y era el momento de redoblar esfuerzo, pues la copa debía que quedarse en casa. Curiosamente, pero merecido, el portero Oliver Kahn se quedó con el Balón de Oro otorgado al mejor jugador de aquel torneo disputado en tierras asiáticas. Para recibir la cita mundial, los alemanes entregaron la dirección técnica al antiguo goleador Jürgen Klinsmann. El rubio ex delantero quiso marcar una nueva era en el fútbol de su país, una nueva manera de jugar, una nueva manera de ganar, y es que Alemania siempre se caracterizó por un fútbol rápido, vertical, fuerte y efectivo. Esta idea de juego provocó que el crack inglés, Gary Lineker, apuntara una famosa frase que, según él, definía el fútbol de la manera mas exacta y que quedaría para el recuerdo de toda la afición futbolera: el fútbol, dice Lineker, "es un deporte en el que juegan once contra once durante 90 minutos y al final siempre gana Alemania". Lineker sentenció, después de perder la semifinal contra los germanos en el Mundial de 1990, el sentir de todo el mundo del fútbol que veía como Alemania, campeonato tras campeonato, se le volvía costumbre ubicarse en los primeros lugares de cada competencia que disputaba. Pero Klinsmann quería que el balonpié de su país fuese también reconocido por un fútbol mas técnico y vistoso, y no únicamente por lo exitoso del mismo.

En aquel campeonato del 2006, Alemania cayó eliminada ante Italia en semifinales y, como se preveía, las críticas llovieron sobre Klinsmann, a quien se le acusaba de tratar de cambiar la esencia del fútbol alemán y, por consiguiente, llevarlos al fracaso en su propio país. Afortunadamente para Alemania, la federación decidió continuar el camino ya iniciado y no sólo nombró como director técnico al asistente de Klinsmann, Joachim Löw, sino que empezó un proyecto con todos los clubes del rentado local en donde las fuerzas básicas se entrenarían de una manera específica en busca de la técnica y el fútbol lírico que empezó a partir de aquel proceso.

Actualidad del fútbol alemán

El nuevo fútbol alemán ya regalaba sus primeros frutos al conseguir un título juvenil en la Eurocopa sub-21 del 2009. Figuras jóvenes como Manuel Neuer, Jerome Boateng, Sami Khedira y Mesut Özil se sumaban de aquella selección campeona a la lista definitiva que Alemania entregó para enfrentar el primer campeonato del mundo disputado en tierras africanas: Sudáfrica 2010. Al ímpetu y el talento de estos jóvenes se le sumó la experiencia de Bastian Schweinsteiger, Lukas Podolski, Miroslav Klose y Philipp Lahm, mas las figuras, hasta ese momento desconocidas, de Toni Kroos y Thomas Müller, este último fue premiado con el galardón de mejor jugador joven de aquel campeonato. Pero la gran calidad técnica de aquel equipo no bastó para superar a una experimentada España que contaba con grandísimos nombres y una madurez futbolística que, a la postre, los llevaría a conquistar aquel campeonato. El proceso continuó en manos de Löw pese a perder en semifinales de la Euro 2012 ante Italia, pero en las entrañas del fútbol teutón se podía palpar un sentimiento de convicción que, por fin, daría resultados en 2014.

Para el campeonato del mundo disputado en Brasil, Alemania llegaba con una base sólida que se llenó de experiencia durante los cuatro años posteriores a Sudáfrica, además, el Bayern Múnich había consolidado en sus filas una mayoría de integrantes que pertenecían también a la selección absoluta. La mayoría de la plantilla que disputó el torneo pasado repitió llamado para esta edición, y se sumaron jugadores como Mario Götze, Julian Draxler y Mats Hummels. Esta combinación de talento y experiencia llevó a la 'Mannschaft' a desplegar un fútbol vistoso, de gran calidad técnica que concluyó, sin mas remedio, por otorgarle el cuarto título de campeones del mundo en tierra carioca. Alemania ganó la final por 1 a 0 ante su similar de Argentina, el gol lo anotaría Mario Götze en el segundo tiempo de la prórroga cuando, después de una jugada llena de toque, velocidad y precisión, pudieron romper el arco albiazul. Aquella victoria sobre el combinado argentino, que contaba con uno de los mejores jugadores de la historia, Lionel Messi, pareció irrelevante en comparación a lo sucedido en la semifinal cuando los germanos aplastaron a los locales, la mítica Brasil, con un contundente y humillante 7 a 1. Aquella selección se coronaba campeona del mundo en el Maracaná y nadie se atrevió a discutir su título.

Camino a Rusia 2018

Alemania se convirtió en el primer seleccionado europeo en conseguir una eliminatoria perfecta, 30 puntos en 10 partidos disputados, un 100% de rendimiento y, adicionalmente, todo un récord inédito para la UEFA. Alemania compartió el grupo C con Irlanda del Norte, República Checa, Noruega, Azerbaiyán y San Marino. De nuevo, y casi haciendo un hábito de ello, 'Die Mannschaft' convirtió un importante récord en una anécdota, casi sin importancia, cuando  la Copa Confederaciones 2017 se quedó con el título al vencer en la final a la bicampeona de América, Chile. Lo relevante de este logro para Alemania fue la conformación de la plantilla, Löw decidió darle descanso a las principales figuras alemanas y citar a un puñado de jóvenes promesas; todo esto a fin de sentar las bases para una futura selección alemana que, desde ahí, empezó a planificar un recambio generacional necesario en todas las selecciones del mundo. Para sorpresa de todos, la selección conformada, entre otros, por Leon Goretzka, Timo Werner, Emre Can, Marc-André ter Stegen, Leroy Sané y Joshua Kimmich se quedó con el trofeo de aquel torneo superando selecciones mas experimentadas como Portugal, México y, la ya mencionada, Chile.

Alemania hoy cuenta con un abanico amplio de jugadores, quizás sea la única selección que pueda darse el lujo de conformar dos plantillas completas, de 23 jugadores, casi igual de favoritas para cualquier campeonato. A esta riqueza de material humano, se le suma la pericia táctica de su técnico, Joachim Löw, que ha demostrado tener el conocimiento y el carácter que se necesita para conducir una selección de tal magnitud. Y es que Löw ha enseñado a sus jugadores a jugar en diferentes módulos tácticos y siempre preservar la idea de juego. 3-5-1-1, 4-3-3, 4-2-3-1 o 4-4-2, para los alemanes es indiferente pues estos jugadores, bajo la luz guía de su técnico, han aprendido a adaptarse a diferentes módulos y hacerlo siempre bien.

Sin duda, 'Die Mannschaft' llega a Rusia como principal candidata para hacerse con el título de campeones del mundo por quinta vez. Tendrá que enfrentar difíciles rivales desde la primera fase, donde comparte el grupo F con México, a quien enfrentará el 17 de junio, 10:00 a.m., en el Estadio Luzhnikí de Moscú; Suecia, compromiso agendado para el 23 de junio, 1:00 p.m., en Sochi, Estadio Fisht; y Corea del Sur,con los cuales finalizará los enfrentamiento por fase de grupos, el 27 de junio, 9:00 a.m., en el Kazán Arena.