¡Atlético Nacional es 'Candelo' puro!
Foto: Dimayor Twitter

Con jerarquía que desbordó por las venas, Atlético Nacional encontró un tesoro que le supone una suculenta ventaja pensando en el juego de vuelta ante Deportes Tolima por la gran final de la Liga BetPlay 2022-I. Con puntos muy altos el verdolaga picó en punta para obtener la estrella de mitad de año. Crónica del 3-1, en el primer juego de la final ante los pijaos.

Esta crónica está redactada en el fragor de la tribuna, desde el sentir más inmediato del hincha, del seguidor, del enamorado más pasional de Atlético Nacional. Estas palabras relatan lo sucedido en el primer partido de la final ante Deportes Tolima, desde la tribuna norte del estadio Atanasio Girardot. Un evento como estos es difícil verlo desde la comodidad de un sofá.

Apoteósica, maravillosa e inenarrable, así se puede definir la salida que organizó la hinchada del club verde, desde muy temprano el ambiente en la ciudad no era otro a uno muy alegre y con ilusión de ver a Atlético Nacional triunfador.

El cielo gris de la tarde hacia presagiar un aguacero de esos ya típicos en Medellín, pero con el pasar de las horas, los nubarrones desaparecieron y el espectáculo se hizo presente.

Sin tener el detalle de la transmisión por televisión, las repeticiones o los comentarios en redes sociales por la mala señal en el estadio, Nacional se vio una vez más regalando un tiempo entero, en este caso 43 minutos perdidos.

Primer tiempo: más jerarquía que juego

Nacional no arrancó de la mejor manera, pelotas perdidas tras recuperación, mala progresión, secuencias de pase interrumpidas o juego sin fortaleza por las bandas.

Daniel Mantilla mostró rebeldía por derecha y por izquierda, a la hora de la salida los pases no fueron precisos, en la línea defensiva se vieron algunas dudas entre los centrales y Kevin Mier, quien sigue siendo un arquero de otro planeta.

Y en una de esas desconcentraciones llegó el gol de Tolima, un tiro de esquina que no suponía mucho peligro al minuto 23, puso a los pijaos arriba en el marcador, con un gol accidentado de Anderson Plata que la metió con el ombligo. 

Desespero y ansiedad en las tribunas, los pases no eran tan punzantes como se querían y hombres llamados a aparecer aún no lo hacían, en estas instancias en donde importa el que y el como se analiza despues lo único que 16 millones de  gargantas verdolagas querían, era gritar gol.

Después de intentarlo con 'Memin' y con Danovis, al minuto 42 el que se atrevió fue Yerson Candelo, zapatazo directo al arco, media distancia fuerte y con potencia, Domínguez no mató la pelota como dictan los cánones, dejó vivo el remate y Danovis Banguero en frente del arco, se tiró, cazó ese rebote inicial y entró la pelota para celebrar a rabiar ese empate transitorio. Como sea se tenía que hacer gol y así se hizo y con jerarquía, no mostrando sus mejores maneras el rey de copas se fue al descanso son un valioso empate.

Segundo tiempo: Candelo, directo al Puskas

Con el ingreso de Andrés Andrade por Jhon Duque, el Arriero mostró los dientes y se arriesgó por la búsqueda incesante de la victoria y como si los dioses del fútbol le hubiesen ungido con su sagrada bendición, los cambios le dieron soluciones y fueron efectivos en la búsqueda de los tres puntos para el verde antioqueño.

Atlético Nacional mejoró ostensiblemente, Mantilla siguió siendo importante y desequilibrante, el 'Rifle' entró inmediatamente en circuito, Sebastián Gómez que es un monstruo, con carácter y bríos, no dio ninguna pelota por perdida, 'Memin' fue influyente desde adentro hacia afuera, los centrales impasables arriba y abajo y Mier siempre atento.

El nivel de concentración que mostraron los jugadores del más veces campeón, se fusionó con el empuje y el aguante del respetable en las gradas. La entrega de esos 11 guerreros fue evidente, a tal nivel que el segundo gol fue muestra de ello.

Recuperación magistral y orgásmica de Yerson Candelo, en propio campo a 10 metros de la bomba central, condujo con dos o tres zancadas, levanta la cabeza, vio a Domínguez adelantado y sólo se le ocurrió pegarle desde esa distancia... Pegada soberbia, el balón se elevó por los cielos paisas y 60 metros después, el balón infla la red. 

Divino gol de mitad de cancha y el 'coloso de la 74' explotó en jubilo, unos se agarraron la cabeza, otros se taparon la boca, otros saltamos de la felicidad, abrazos iban y venían, que locura de gol presenciamos en esas gradas, lo mas justo sería una nominación al Premio Puskas, un gol de esta clase sólo puede quedar marcado en la historia.

Con semejante 'Mona Lisa', Tolima vio su ánimo decaer, después de semejante golpe y al borde del knock out sumado a la lesión de Anderson Plata y un juego controlado por Nacional, el momento culmine se veía llegar, aunque se esperaba con el pitazo final y no con un gol más.

Aunque Nacional tenía el juego controlado y sin sufrimientos, no se veía cercano el tercer tanto, con el ingreso de Mejía, se suponía algo más de manejo en la mitad y cerrar el partido por parte del Arriero Herrera, pero al minuto 93 Nacional tenía una sorpresa para toda su fervorosa fanaticada.

Kevin Mier agarró una pelota aérea, la jugó de inmediato con Daniel Mantilla quien condujo velozmente por la banda izquierda y envió el pase largo a Sebastián Gómez quien temporizó, se acercó al área tolimense y esperó la llegada de Andrade, Gómez tocó sutilmente para el Rifle que ingresó al área y amagó con pasar de nuevo a Mantilla pero decidió tirar al arco.

Y la tacita de plata explotó de éxtasis por tercera vez en la noche, de contragolpe, de transición defensa ataque, vino la sepultura para el vinotinto y oro. Dándole de su propia medicina, Nacional sacó dos goles de ventaja frente a un equipo que para muchos ya era campeón sin haber jugado.

Ahora la tarea es en Ibagué, plaza difícil y complicada, la máquina verde está a 90 minutos y dos anotaciones por encima de ganar la tan anhelada y esperada estrella 17, el hacer un juego inteligente será la prioridad para más allá de obtener el título, dejar en claro cuál es el más grande del fútbol colombiano.

VAVEL Logo