La fábrica escocesa de la Premier League
El once de Escocia frente a las Islas Feroe / Foto: Gettyimages

La última vez que se vio a Escocia en un torneo importante fue en el Mundial de Francia en 1998. En ese momento, los de Craig Brown no pasaron de fase de grupos tras conseguir un empate frente a Noruega y dos derrotas frente a Brasil y Marruecos.

Ya son 10 las ausencias de Escocia desde aquel año, pero una nueva generación basada en estrellas de la Premier League le ha permitido volver a una gran competición 23 años después.

Los escoceses apelaron la épica tras vencer a Serbia en los penaltis. El agónico tanto de Luka Jovic en el descuento dejó al encuentro alcanzar el final de la prórroga para decantarse por el combinado británico. ''Casi siempre caemos en el último obstáculo. Toda Escocia debe estar orgullosa. Las lágrimas de los jugadores muestran lo mucho que significa'', declaró Steve Clarke. 

Principales baluartes

Andy Robertson. El Liverpool no ha tenido su mejor temporada a nivel individual y colectivo y es algo que se refleja en las actuaciones de cada jugador. El escocés ha anotado un gol y ha repartido siete asistencias lejos de aquellos números que lo colocaban como el mejor lateral izquierdo del mundo. 

En Escocia no modifica mucho su rol. Actúa de carrilero permitiéndole aportar mucho peligro a nivel ofensivo y se presenta como la principal estrella de esta selección. 

Robertson es el capitán y figura clave de Escocia / Foto: Gettyimages
Robertson es el capitán y figura clave de Escocia / Foto: Gettyimages

Scott McTominay. El polivalente centrocampista ha tenido el año de su consolidación en el Manchester United. Siete goles y dos asistencias le colocan como uno de los jugadores más importantes de Escocia. 

Es un futbolista muy curioso por la gran cantidad de habilidades técnicas que posee. Destaca a nivel físico, está omnipresente en el campo y protege muy bien el balón con su cuerpo. Además, tiene la capacidad suficiente como para pisar el área rival y para generar transiciones peligrosas, incluyendo la lectura de juego.

Con la selección es el encargado de colocarse como tercer central para conducir el balón, siendo una de sus principales virtudes. Por tanto, se sacrifica dando un paso hacia atrás y se coloca como un parche al igual que Kieran Tierney, jugador del Arsenal, que lo acompaña en el perfil zurdo de los tres centrales para dejar total libertad a Robertson.

McTominay debutó hace tres años con la selección / Foto: Gettyimages
McTominay debutó hace tres años con la selección / Foto: Gettyimages

Ché Adams. La gran novedad en esta lista es el ariete del Southampton, que se cambió la nacionalidad por la saturación en la zona ofensiva de Inglaterra. Antes de recalar en las filas escocesas fue internacional por Inglaterra en las categorías inferiores. Sin embargo, las reglas de la FIFA permiten que Ché pueda debutar a nivel absoluto. 

Esta campaña ha anotado nueve goles y ha repartido cinco asistencias, y ya se ha estrenado a nivel goleador con Escocia tras marcarle a las Islas Feroe y a Luxemburgo. 

Asimismo, es un jugador con una gran capacidad asociativa por lo que le beneficia jugar acompañado, en este caso, con Danny Ings en el Southampton. Posee una gran lectura de juego que le permite colocarse en el lugar idóneo y buscar los huecos con gran facilidad, además de que es un excelente finalizador al que no le tiembla el pulso en el uno contra uno frente al guardameta rival. 

Ché Adams junto a Ryan Fraser y McGinn / Foto: Gettyimages
Ché Adams junto a Ryan Fraser y McGinn / Foto: Gettyimages
VAVEL Logo