Análisis del rival: un histórico Girona que sueña con Europa
Pablo Maffeo y Andrés Guardado pugnan por el esférico en el último Betis - Girona (2-2) | Foto: LaLiga Santander.

Ni el más optimista aficionado gironista habría imaginado en agosto que su equipo realizaría una temporada tan completa en todos los aspectos. Y es que los de Pablo Machín, lejos de pagar la novatada en su primera experiencia en la máxima categoría del fútbol español, lograron el objetivo de la permanencia hace ya varias semanas y no se ponen límites de cara a afrontar la recta final del campeonato doméstico.

Ante la gesta del Albacete de la 1991/92

El Girona tiene licencia para soñar con jugar la Europa League y se lo ha ganado con total merecimiento. Pese que haya enlazado un empate y dos derrotas en los últimos tres choques ligueros, se mantiene en octava posición a dos puntos del séptimo -Sevilla-, a tres del sexto -Villarreal- y a cinco del quinto -Betis-.

Además, tiene ante sí otro reto. En una Liga de 20 equipos ningún equipo y entrenador debutantes clasificaron mejor que el Albacete Balompié y Benito Floro en la temporada 1991/92. De la mano del técnico asturiano, el "Queso Mecánico" finalizó la temporada en un séptimo puesto al que ningún novato se les ha acercado. Veintiséis años después, el Girona y Pablo Machín son firmes candidatos a arrebatarles ese logro, aunque para igualarlo todavía deben escalar una posición.

Con la base del equipo del ascenso

Lo realmente sorprendente y meritorio del Girona es que apenas se ha reforzado con el salto a la máxima categoría.

Muchos solo tendrán en mente que el Manchester City le cedió el pasado verano cinco jugadores al cuadro de la Costa Brava, pero lo cierto es que de éstos solo uno es titular: Pablo Maffeo. Los otros cuatro son Aleix García, Douglas Luiz, Marlos Moreno y Kayode e incluso estos dos últimos salieron en el mercado invernal por falta de minutos al Flamengo brasileño y al Amiens francés, respectivamente.

De este modo, Pablo Machín ha optado por continuar con la columna vertebral del equipo con el que jugaba en Segunda División. Bono, Juanpe, Ramalho, Aday, Pere Pons, Granell, Borja García y Portu son ocho de los doce jugadores con más minutos acumulados sobre el verde en la actual temporada y todos fueron piezas claves en el ascenso. Este último fue el más empleado la pasada campaña y también lo está siendo en la actual.

Los cuatro jugadores restantes más utilizados son Johan Mojica, Pablo Maffeo, Bernardo y Stuani. Los dos primeros arribaron en Girona en el mercado de invierno del pasado curso a modo de préstamo y han prolongado sus respectivas cesiones un año más. Por tanto, ambos también formaron parte de la histórica plantilla pese a enfundarse la albirroja solo durante la segunda mitad de aquél.

Por el contrario, Bernardo y Stuani llegaron en el último mercado estival procedentes del Middlesbrough y son los dos fichajes que mayor relevancia han adquirido en el equipo. El primero es el segundo jugador más utilizado por su entrenador y solo se ha perdido dos partidos -contra el Betis, por sanción, y frente al Espanyol, por lesión-. Stuani, en cambio, es el máximo goleador del equipo, con 17 goles.

Solidez defensiva

Los albirrojos se han caracterizado por ser un equipo con una solidez defensiva más que palpable. Es cierto que han encajado 48 goles en 31 partidos, lo que supone una bagaje de más de un gol recibido por encuentro, pero la mitad de los mismos se los llevó en solo cinco partidos y, por tanto, en las 26 jornadas restantes tienen un promedio de menos de un gol encajado por choque. Goleadas de Barcelona (0-3 y 6-1), Eibar (4-1), Real Madrid (6-3) y Real Sociedad (5-0) aparte, los catalanes han exhibido una solidez defensiva digna de asombro para ser su primera temporada en la máxima categoría y que se traduce en haber dejado la portería a cero en un total de once ocasiones. Dicho de otra forma, han dejado de recibir en un tercio de los encuentros ligueros.

Pablo Machín ha empleado durante toda la temporada una defensa compuesta por tres centrales y dos carrilleros. Esto ha dado empaque al equipo y mayor consistencia a la hora de defender.

También cabe destacar el marcaje individual que le asignó a Maffeo hacer sobre Messi en el partido ante el Barcelona de la primera vuelta. Pese a que los azulgranas se llevasen el gato al agua, la actuación del astro argentino quedó muy deslucida por la constante persecución a la que se vio sometida por Maffeo, que prácticamente fue su sombra.

Efectividad en ataque

Del mismo modo, es un conjunto que no se caracteriza por crear demasiadas ocasiones de gol en cada encuentro, pero sí por materializar las que tiene, que a fin de cuentas es de lo que se trata en el deporte rey.

El Girona es uno de los equipos que mejor rentabiliza sus ocasiones en Primera División. Uno de los ejemplos más recientes se produjo con la victoria por 0-2 en el Estadio de La Cerámica ante el Villarreal. Los locales crearon hasta catorce oportunidades y no fueron capaces de perforar las mallas de la portería defendida por Bono; los visitantes, en cambio, marcaron dos goles en las cuatro veces que remataron a lo largo del partido.

Montilivi, un feudo prácticamente inexpugnable

Se dice que hacer de tu estadio un fortín es la clave para lograr la permanencia. El Girona parece haber tenido esta máxima bien interiorizada y tras quince encuentros disputados como local solo se ha ido cuatro veces de vacío a los vestuarios. El Sevilla (0-1), el Barcelona (0-3), el  Villarreal (1-2) y el Alavés (2-3) han sido los únicos conjuntos que han logrado llevarse los tres puntos de Montilivi en lo que va de temporada.

Aquella derrota ante el cuadro babazorro se produjo a principios de diciembre y desde entonces nadie ha asaltado el coliseo gerundense. De hecho, tras ese partido encadenaron una racha de seis victorias consecutivas como local dejando a todos los rivales sin marcar, que se rompió hace dos semanas con el empate a uno ante el Levante. Más de cuatro meses sin perder en casa no son, desde luego, unos números propios para un debutante en la máxima categoría.

Asimismo, cabe mencionar las victorias ante Real Madrid (2-1) y frente a Las Palmas (6-0). Al primero vencieron merced a una remontada en tres minutos. Isco adelantó a los blancos antes del cuarto de hora y Stuani, con un doblete, dio la vuelta al marcador ya en el segundo período. Contra el cuadro amarillo, los aficionados fueron testigos de un 'set' histórico que, ni que decir tiene, es la mayor goleada del Girona en Primera División. Stuani hizo el 1-0 desde los once metros y en la segunda mitad Olunga, por tres veces, Borja García y Portu hicieron los cinco goles restantes.

Stuani y Portu, una de las duplas más goleadoras de LaLiga

Si nadie pensaba que el Girona sería octavo a estas alturas de campaña, tampoco podría imaginarse que tendría a la cuarta dupla más goleadora de Primera División.

Y es que los diecisiete tantos de Stuani y los once de Portu suman veintiocho goles y solo hay tres equipos en la élite del balompié español que sumando los goles de los dos máximos artilleros de cada uno de éstos más goles que Stuani y Portu juntos. Son los casos del Barcelona, con 51 dianas sumando los 29 tantos de Messi y 22 de Luis Suárez; del Real Madrid, con 34 goles entre los 23 de Cristiano Ronaldo y los 11 de Bale; y del Celta, con 33 tantos fruto de los 19 de Iago Aspas y los 14 goles de Maxi Gómez.

Tal es la incidencia goleadora de Stuani y Portu que sus goles suponen el 63% del total de los que ha marcado el Girona, cuya cifra asciende a las 44 dianas.

VAVEL Logo