El Racing de Rozada empieza a carburar
Resultado contundente de un Racing que va de menos a más. Imagen: RRC

El Racing ganó. Por segundo fin de semana consecutivo los pupilos de Javi Rozada vencieron, esta vez en El Sardinero, a un Alavés B que quizás pecó de timorato cuando el Racing cedió terreno.

No pudieron empezar mejor las cosas para los verdiblancos. Apenas corría el minuto 9 cuando Pablo Torre dejó atrás a dos rivales con una elegancia que recuerda a Andrés Iniesta y probó fortuna desde fuera del área. Jugada de poner en pie a la afición que, recordemos, no pudo acudir a los campos de Sport debido a las nuevas medidas sanitarias. El rechace lo cazó Cedric que, lejos de ponerse nervioso, cedió a Ceballos para que este fusilara la red con su pierna menos buena. Estreno goleador del canterano racinguista que se está haciendo dueño y señor de ese amplio carril derecho en la nueva formación de 5 atrás de Rozada.

Sin embargo, el gol aletargó al Racing que vió como el Alavés se hacía dueño del balón sin oponer mucha resistencia. Balboa trataba de presionar tímidamente pero faltó fe colectiva. Por fortuna, la primera parte transcurrió sin grandes sobresaltos aunque con el runrún en los aficionados racinguistas de que esta película ya la habían visto, temerosos de a cómo podía terminar.

La segunda parte comenzó como terminó la primera, salvo cambio de Maynau por Camus para dosificar el carril izquierdo. El Alavés B tenía el dominio posicional y el Racing esperaba su ocasión. Quizás es pronto para mayores exigencias pero un equipo que aspira a lo máximo debe apretar y sobre todo proponer algo más ante un rival así, y más en los campos de Sport. Dejar la creación de juego a los centrales y confiar en los destellos de Pablo Torre se antoja una idea "pobre" para un equipo que lleva 8 semanas trabajando. Pese a ello, los verdiblancos no pasaron grandes apuros atrás (imperiales la línea de 3 centrales, especialmente Matić y Óscar Gil), pero fruto de la insistencia, llegaron un par de sustos en jugadas a balón parado que Iván Crespo solventó con seguridad. Se mascaba la tragedia.

El partido pedía cambios y así entró Jon Ander por Balboa, que a la postre sería determinante. Corría el minuto 65, y Maynau se incorporó al ataque ante la oposición de la zaga vitoriana, que recuperó el balón. Lejos de resignarse, luchó y presionó la salida forzando un mal despeje que cayó en los pies de Jon Ander cerca del área pequeña, subiendo el 2-0 al marcador. Gol de raza que seguro le vendrá genial al ariete vasco para aumentar su confianza y su fútbol. 

Con el 2-0, el Racing se soltó y se vieron combinaciones de nivel lideradas por Pablo Torre junto a Íñigo, Cedric o Nana, que firmó una segunda parte sobresaliente. El MC ex de la UE Cornellá está cogiendo el tono y no solo abarca campo defensivamente sino que se incorpora con mucho peligro y potencia en ataque. Es difícil de parar y en dos incorporaciones suyas cedió dos asistencias de nivel a Jon Ander que no se materializaron por milímetros. Aprovechando estos buenos minutos, el míster racinguista dio entrada a Cejudo y M. Solar para ganar en posesión y así fue. Buenos minutos del canterano racinguista, que especialmente en los partidos de casa puede ser determinante por su exquisita calidad. A Cejudo se le vio algo impreciso y fallón, no termina de encontrar su juego pero sabemos que también posee calidad a raudales, y es cuestión de tiempo que aparezca. Cabe destacar también los buenos minutos de Íñigo (quizás los mejores desde que juega de MC), especialmente en la segunda parte. No sólo robó infinidad de balones y paró con éxito contras prometedoras, sino que le sobró fuelle para incorporarse con éxito en ataque y asociarse con sus compañeros. Al final, jugar con canteranos puede requerir un pequeño tiempo de adaptación, pero se ha visto que tienen la motivación y la calidad necesaria para hacer un gran papel este año. También estamos seguros de que llegará el momento de Siverio y Mantilla, la temporada es larga. Sin duda, un acierto en este nuevo modelo del Racing y su dirección deportiva.

Finalmente, con el Alavés B ya volcado, un buen desmarque a la contra de Jon Ander generó el espacio por el centro que aprovechó Villapalos (recién incorporado por Nana) para colocar el balón en la cruceta inferior de la portería. Buen gol del MC que esperemos le sirva también para recuperar sensaciones, ya que estaba siendo uno de los más señalados debido a su baja incidencia en el juego a pesar de contar con un cartel contrastado en equipos punteros de 2ª B. Que este gol sea su punto de inflexión para ver al mejor Villapalos con el Racing.

En definitiva, partido de más goles que fútbol (aunque es cierto que pudieron caer 2-3 goles más) donde lo más preocupante fue el conformismo inicial con el 1-0, y la falta de conexión entre los centrales y la delantera. Se perdieron infinidad de balones que Óscar Gil, Matić o Ceballos tenían que rifar ante la falta de compañeros con los que asociarse. Si el Racing consigue conectar y abrir espacios para Íñigo, Nana o M. Solar, hay pólvora arriba y las opciones de victoria aumentarán exponencialmente. Mientras tanto, que siga la PabloTorre-Dependencia.

VAVEL Logo