Para presumir hay que sufrir
El Girona celebrando el tanto que les da el cuarto puesto / Foto: Girona FC

UD Almería y Girona FC cerraban la jornada 33 de LaLiga SmartBank con un partido trascendental para los catalanes, que veían como sus competidores más cercanos se dejaban puntos fuera de casa. Además, el cuadro dirigido por Míchel aterrizaba en Andalucía con un concepto claro, la victoria, y con la moral por las nubes, después de sumar tres victorias seguidas en los últimos cinco encuentros. Sin embargo, los indálicos también planteaban el partido como una oportunidad para ponerse a un punto del líder, la SD Eibar.

  • Sin Míchel y sin Baena

Tras ser expulsado la jornada anterior y ser sancionado con dos partidos, Míchel tuvo que ver el partido desde la grada del Estadio Municipal de los Juegos Mediterráneos. El andaluz Alex Baena también se perdía el encuentro en su tierra natal debido a su compromiso con la selección española sub-21

Por otro lado, el Girona volvía a la defensa de tres con Juanpe, que regresaba de su lesión muscular, Bernardo y Santi Bueno, junto a un Arnau que era duda hasta el día sábado. En la parte de arriba, Nahuel Bustos repetía en el once después de aprovechar, y de que manera, la confianza depositada en él.

Los locales también se vieron perjudicados por las bajas sensibles de Umar Sadiq, máximo goleador y asistente de la plantilla, comprometido con su selección, Samu Costa, que cumplía sanción tras ver la décima tarjeta amarilla la pasada jornada, y Largie Ramazani, por lesión. 

  • Samu y Borja, combinación perfecta

Los primeros diez minutos de partido se reducen a una clara ocasión de peligro de los locales que, tras un error en la entrega de Juan Carlos, el portugués Dyego Sousa era incapaz de materializar dentro del área después de recuperar el mismo el esférico. El que sí que aprovecharía su oportunidad iba a ser Borja García, que con una media volea engatillaba un disparo pegado al palo tras un delicioso pase bombeado de Samu Sáiz, que ponía el 0-1 en el marcador. Imposible de alcanzar para Fernando.

Los almerienses, pese a recibir el gol, no encogieron los hombros y siguieron con las acometidas en la portería gerundense. Sin embargo, estos se verían eclipsados por la figura de Samu Sáiz, quién se convertiría en uno de los más activos y protagonistas del partido, organizando desde el minuto uno el juego ofensivo de los catalanes. 

  • Un bloque sólido

La fragilidad defensiva de los locales los condenarían a persistentes contraataques por parte de un Girona que intentaba aumentar el marcador antes del descanso. Fernando Martínez tuvo que intervenir en más de una ocasión para evitarlo, con varias paradas clave que dieron un respiro a los andaluces antes de llegar al descanso. 

Jairo conduciendo el balón por el carril zurdo / Foto: <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol/2017/09/03/gironafc/823915-lex-granell-el-duro-camino-a-la-gloria.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol/2017/09/03/gironafc/823915-lex-granell-el-duro-camino-a-la-gloria.html'>Girona FC</a></strong>
Jairo conduciendo el balón por el carril zurdo / Foto: Girona FC
  • De más a menos

La UD Almería hizo crecer la presión en el segundo tiempo, con un equipo más sistematizado y peligroso en las transiciones que en la primera mitad, con un inspirado Robertone que probaba suerte los primeros minutos con un tiro lejano desde la media luna. Con una gran intervención, Juan Carlos evitaba el empate y mantenía la portería a cero. Minutos más tarde, Juan Villar también intentaría sorprenderlo con una volea muy lejana, pero el guardameta de Castilla-La Mancha lograba alejar el disparo de su portería con una parada acrobática.

Los minutos pasaban y los andaluces cada vez se veían más cómodos y dominantes del partido, con transiciones rápidas y directas con mucho peligro. El capitán César De la Hoz y Portillo lideraron al equipo en la segunda parte y lo transformaron por completo en todas y cada una de sus facetas. 

  • 2 en 1

Los cambios introducidos por Salva Fúnez durante los segundos 45' no pudieron salvar el desbarajuste que creado en los últimos minutos por parte de ambos equipos. Corría el minuto 86 y Sagues Oscoz decretaba la pena máxima tras una entrada a Appiah. De la Hoz era el encargado de lanzarlo, pero ahí volvió a aparecer Juan Carlos, una vez más, para parar el tiro y evitar así el 1-1.

Pocos minutos después, el VAR revisaba la jugada y avisaba al colegiado para la repetición de penalti. Además, Borja García vería la tarjeta roja por protestar reiteradamente al árbitro la repetición del penalti.

El encargado de patear desde los once metros esta vez iba a ser Juan Villar, pero con el mismo resultado. El tiro salía desviado por encima del larguero.           

  • Sufrimiento hasta el final

Ocho minutos fueron los que se añadieron a los noventa ya jugados y fueron un verdadero infierno para los gerundenses que se defendían con todo, aunque se vieron bombardeados por constantes ocasiones de peligro como el remate al palo de Rodrigo Ely en los úlitmos instantes que dejó a más de uno sin aliento. 

Bernardo en una disputa con Robertone / Foto: LaLiga SmartBank
Bernardo en una disputa con Robertone / Foto: LaLiga SmartBank
  • Próximo encuentro

El viernes 1 de abril, el Girona se enfrentará al Málaga en Montilivi a las 21:00 horas de la noche, en el partido correspondiente a la jornada 34.

VAVEL Logo