El Sporting tiene que dar un paso adelante

Los malos resultados cosechados como visitante por los rojiblancos están lastrando el progreso del equipo en la tabla clasificatoria.

El Sporting tiene que dar un paso adelante
Foto: Diego Blanco-VAVEL

El Sporting ha vuelto a conseguir una victoria en su estadio. Con la de la última jornada ante el Numancia ya son nueve los partidos ganados en El Molinón, números que contrastan con los dos únicos encuentros vencidos por los sportinguistas lejos de tierras asturianas. Esas dos victorias como visitante fueron en el campo del Gimnàstic de Tarragona, en la tercera jornada de liga y con un resultado de 0-4, y la otra ocasión en la que los gijoneses se llevaron los tres puntos como visitante fue ante la Cultural con un marcador final de 0-2.

Sin duda alguna, los malos resultados en los desplazamientos están siendo todo un lastre para el equipo asturiano, ya que es difícil intentar conseguir el ascenso con un balance de dos victorias, tres empates y siete derrotas hasta el momento.

Con la llegada de Rubén Baraja al banquillo sportinguista se ha notado la mejoría en casa, pero el técnico vallisoletano sabe que tiene que tratar de mejorar el juego y los números lejos de El Molinón para seguir avanzando en los puestos clasificatorios y a la vez derrotar a algún que otro rival directo por el ascenso.

Esta no es una tarea sencilla y mucho menos en segunda, ya que es una liga en la que los campos pueden ser de dimensiones pequeñas y eso dificulta la búsqueda de espacios, que al fin y al cabo, es en lo que se basa el juego de los rojiblancos.

Con las últimas victorias en casa y la buena racha que está teniendo el equipo de Pipo Baraja, es hora de que el Sporting aproveche esta situación y comience a puntuar de tres en tres lejos de Gijón si quiere asegurarse, al menos, una plaza en los puestos de play off”al final de la temporada.

En definitiva, el Sporting necesita dar un paso al frente y que los demás equipos no solo se sientan intimidados cuando les toque viajar a El Molinón, sino que también se sientan incómodos cuando les llegue el turno de recibir a los gijoneses en su propio campo.