Análisis previo a la temporada 2019: New Orleans Saints y
Atlanta Falcons
Los Saints buscarán revalidad el título de división y los Falcons serán su principal escollo. (Imagen: NFL.com)

Los equipos siguen con su puesta a punto de cara a la temporada 100 de la NFL y los juegos de pretemporada están a la vuelta de la esquina. Por eso, realizamos un análisis de cómo llegan los equipos a la próxima campaña haciendo hincapié en dos puntos claves de esta temporada baja: la agencia libre y el draft.

Primero, analizamos los movimientos de Carolina Panthers y Tampa Bay Buccaneers y ahora es el momento de completar el estudio de la NFC Sur con los dos máximos candidatos de la división y serios contendientes a playoffs: New Orleans Saints y Atlanta Falcons.

Atlanta Falcons

Los Atlanta Falcons tuvieron una decepcionante campaña en 2018 y la temporada 100 de la NFL se avecina con muchos cambios en el equipo dirigido por Dan Quinn.

En principio, cambiaron a sus coordinadores ofensivos y defensivos. Dirk Koetter, ex Head Coach de Tampa Bay, asumió para acomodar un ataque que, por nombres, es uno de los más peligrosos de la NFL. Por su parte, Dan Quinn tomará las riendas de una defensa que sufrió mucho el año anterior, sobre todo después de las lesiones de Deion Jones, Keanu Neal y Ricardo Allen.

El linebacker Deion Jones se perdió gran parte de la temporada por lesión. Su presencia es clave en esta defensiva. (Imagen:Falcons.com)
El linebacker Deion Jones se perdió gran parte de la temporada por lesión. Su presencia es clave en esta defensiva. (Imagen:Falcons.com)

Más tarde, apostaron a cambios de nombres propios a través de la agencia libre. Robert Alford, Matt Bryant, Ryan Schaeder y Andy Levitre, entre otros, no renovaron con el equipo.

Sin duda, las bajas más sensibles que extrañará el equipo serán las de Alford y Bryant. El cornerback jugará en los Cardinals y abandonó la franquicia con 303 tacleadas y 10 intercepciones desde su debut en 2013. Mientras que, Giorgio Tavecchio se encargará de hacer olvidar al experimentado pateador que siempre fue una garantía en los Falcons.

Sin embargo, no todas fueron bajas en la agencia libre. Jamon Brown y James Carpenter llegaron a renovar la línea ofensiva. Carpenter es un guardia elegido en primera ronda en 2011 y cumplió grandes actuaciones en Arizona Cardinals y New York Jets. Por otro lado, Brown llega desde Los Ángeles Rams y será de gran ayuda para aumentar la profundidad de la posición.

Por otra parte, firmaron al ala cerrada proveniente de los Titans, Luke Strocker. Su llegada no entusiasmó a los fanáticos pero será útil para darle descanso a Austin Hooper y además, su poder de bloqueo permitirá abrirle espacios a los running backs.

El poco espacio salarial disponible en la free agency hizo apuntar al draft 2019 para renovar el equipo en todos sus puntos débiles.

Los Falcons tenían con qué ilusionarse en el draft: una selección de primera ronda (N°14 global), una segunda y tercera (N°46 y N°79). Además, contaban con dos selecciones en la cuarta y quinta ronda producto del mecanismo de compensación.

La franquicia dejó impresionados a propios y extraños al seleccionar dos linieros ofensivos en primera ronda. No obstante, no debe sorprender tanto si tenemos en cuenta que Matt Ryan sufrió 42 capturas (2da mayor cantidad de su carrera) y fue golpeado en 133 ocasiones durante la última temporada. El quarterback cumplió 34 años en mayo y protegerlo fue el objetivo primario del General Manager y todo el staff técnico.

Matt Ryan y Drew Brees juntos. La protección al QB de Falcons fue el objetivo principal de este draft (Imagen: Falcons.com)
Matt Ryan y Drew Brees juntos. La protección al QB de Falcons fue el objetivo principal de este draft (Imagen: Falcons.com)

En ese sentido, con el pick N° 14 del draft eligió al guardia Chris Lindstrom. El graduado en la Universidad de Boston se destaca por su gran juego terrestre dado la forma en que domina y ataca el primer espacio. Considerado el mejor prospecto en su posición, Lindstrom ayudará de gran forma la línea ofensiva de los Falcons. Más tarde, en un trade con los Rams, Atlanta resignó su selección de segunda y tercera ronda para seleccionar al tackle derecho de la Universidad de Washington, Kaleb McGary. Dueño de una historia de vida de superación, McGary será fundamental para sellar el costado derecho de la línea ofensiva junto a Lindstrom.

El intención de la franquicia era tomarlo en la segunda ronda pero según el General Manager tenían “la información que el jugador estaba en los planes de los Patriots para ser tomado con el pick Nº32”.

Su estilo físico y agresivo encaja perfecto con las necesidades que tenían los Falcons en esa posición y hace prever que Dirk Koetter intentará construir una ofensiva con mucha variedad, donde el juego terrestre sea clave.

Luego de un viernes sin actividad, los Falcons decidieron ocuparse de reforzar su secundaria. En 2018, la defensiva fue la Nº 27 en pases permitidos, por lo que era necesario un retoque en esa zona del campo. En ese sentido, seleccionaron en cuarta ronda al cornerback Kendall Sheffield de la Universidad de Ohio State. Aunque técnicamente debe perfeccionar algunos puntos, su velocidad lo hace un esquinero con un potencial enorme. Por otro lado, eligieron al egresado de la Universidad de Washington, Jordan Miller, para aumentar la profundidad en la posición. Su juego durante el colegial se destacó por su capacidad atlética, algo que Dan Quinn observa mucho y fue decisivo a la hora de su elección.

El draft 2019 de la franquicia fue completado por John Cominsky, defensivo de Charleston. Su selección en cuarta ronda fue algo costosa pero lo cierto es que se trata de un jugador con mucho futuro. En su temporada final, registró 67 tacleadas, 16.5 para pérdida, tres capturas y dos balones sueltos. Por último, Quadre Ollison, running back de Pittsburgh, y Marcus Green, receptor de Luisana Monroe, completaron un draft que estuvo lejos de lo esperado.

La temporada 100 está en marcha y las ilusiones se renovaron. A pesar de los cambios del staff técnico, los Falcons tienen potencial para sorprender y llegar muy lejos en esta temporada.

New Orleans Saints

Los Saints estuvieron muy cerca de llegar a la definición del Súper Bowl LIII. Con  13-3 ganó cómodamente su división y llegó a la final divisional donde perdió (con polémica incluida) ante Los Ángeles Rams. Sin embargo, esta campaña parece ser la indicada para ver a Brees y compañía en lo más alto.

La NFC Sur es considerada una de las más duras de la NFL. No obstante, de cara a la temporada 100, los Falcons asoman como el rival a vencer. Ni Panthers, ni Buccaneers están en condiciones de pelear mano a mano el liderato de la división.

La offseason de los Saints no tuvo mucho movimiento pero fue muy fructífera. Entre las bajas más sensibles resaltan la de Mark Ingram y el defensivo Alex Okafor. El corredor no renovó y se mudó a los Ravens tras llegar a un acuerdo por tres años y 15 Millones. Sin embargo, la franquicia se movió rápido y confirmó la llegada de Latavius Murray. El running back, ex Vikings, cumplió una gran temporada como sustituto de Dalvin Cook y acumuló 578 yardas terrestres y 6 anotaciones. Por otro lado, Okafor recaló en Kansas City Chiefs y Sean Payton confía plenamente en Marcus Davenport, primera selección del 2017, para reemplazarlo.

Por otra parte, el tackle defensivo Malcom Brown llegó proveniente de los Patriots y se convirtió en un refuerzo importante para fortalecer la línea defensiva. Además, consiguieron firmar al centro Nick Easton por 4 años y 22 Millones. El liniero de 27 años llegó de los Vikings y reemplazará al veterano Max Unger, quien se retiró tras 9 años de carrera.

Jared Cook será un refuerzo de lujo para esta ofensiva. Llega como agente libre tras un gran año en los Raiders. (Imagen: Raiders.com)
Jared Cook será un refuerzo de lujo para esta ofensiva. Llega como agente libre tras un gran año en los Raiders. (Imagen: Raiders.com)

La ofensiva de Saints lució imparable en 2018, promediando 31 puntos por juego. Sin embargo, si algo le faltaba era tener en su roster un ala cerrada de calidad. Benjamín Watson pensó seriamente en retirarse, aunque el veterano decidió jugar un año más y firmó en New England. Como consecuencia, el equipo salió a la agencia libre a buscar reemplazante y consiguió quedarse con el mejor disponible: Jared Cook. El ex Raiders tuvo un año increíble con 896 yardas y 6 touchdowns y acordó su llegada por 2 años. Con él, Drew Brees tendrá otra arma de lujo en busca de convertirse en una ofensiva imbatible.

Como si fuese poco, la agencia libre también le guiñó el ojo a los Saints. A pesar de no tener selección en primera ronda, producto del trade con los Packers en el draft 2017, la franquicia se hizo de dos jugadores que serán muy importantes en el equipo. En segunda ronda, seleccionaron al centro de Texas A&M, Erik McCoy, y será una alternativa muy interesante para jugar en el puesto que dejó Max Unger. No obstante, en lo que podría ser el robo de este draft, los Saints reclutaron a  Chauncey Gardner-Johnson. El safety de Florida State era considerado uno de los mejores en su posición y Sean Payton no dudó en tomarlo en tercera ronda.

Los Saints mantuvieron la estructura que tantos réditos le dio en 2018 y además, sumaron grandes talentos para convertirse en el gran candidato de todos. La franquicia y Drew Brees saben que es el momento para alzarse con otro trofeo Vince Lombardi.

VAVEL Logo