Kyrgios mantiene vivo el sueño australiano
Kyrgios celebra uno de sus puntos. Foto: Ben Solomon/Tennis Australia

El aficionado australiano comienza a ilusionarse al ver que uno de sus compatriotas sigue en liza y con opciones de llegar a la segunda semana del torneo. Hablamos del bad boy de Canberra, Nick Kyrgios, que hoy ha vencido a Jo-Wilfried Tsonga en un apretado choque con tres desempates incluidos (7-6(5), 4-6, 7-6(6), 7-6(5)). El australiano demostró a lo largo de todo el partido el cambio que ha dado en este inicio de temporada, mucho más centrado en lo que ocurre dentro de la pista y dejando de lado todos los factores externos.

Los dos jugadores demostraron su poderío al saque (ambos terminaron con 28 saques directos), y con ello, como era previsible, el partido se decidió en los pequeños detalles de los desempates. El francés ganó incluso más puntos a lo largo del encuentro (144 por 142 de Kyrgios), pero no estuvo acertado en los momentos clave del partido y se vio superado por Nick y por el público, volcado con su jugador.

En la primera manga, ambos jugadores aprovecharon los pequeños resquicios al resto que encontraron. Con una rotura para cada jugador, se llegó al primer tie break (y no el último) del partido. Con empate a 4, error de Tsonga que dejaba el set en bandeja a Kyrgios. Pero con bola de set al saque, una gran subida a la red del francés igualaba de nuevo el set. Lo más difícil parecía hecho por parte del francés, pero este iba a terminar entregando el set con una dolorosa doble falta.

Golpe anímico para Tsonga por la manera de perder el set cuando había sido capaz de remontarlo en más de una ocasión. Con ello, el francés empezó el segundo parcial con otra cara y restando mucho mejor los saques de Kyrgios y ya en el quinto juego iba a aprovechar los errores del australiano para cobrar una ventaja que ya no dejaría escapar ara hacerse con el set por 6-4.

Con el marcador igualado, el tercer set iba a ser clave. Ambos jugadores dejaron sus mejores detalles a lo largo de la tercera manga y el desenlace era inevitable: otro desempate, donde la historia del primer set se iba a repetir, con una primera ventaja para Kyrgios, la cual Tsonga volvería a ser capaz de remontar, pero otra vez en el momento cubre el australiano volvía a sacar un chispazo de su indudable talento para volver a colocarse con un set de ventaja.

En el cuarto set Tsonga empezó a dar muestras de fatiga, cediendo hasta tres opciones de break a Kyrgios, pero apoyado en su saque consiguió llevar el set a otro desempate. Era un todo o nada para el francés, que consciente de ello pisó el acelerador y llegó a colocarse con 5-2 y saque en la muerte súbita. El quinto set parecía inevitable, pero en ese momento apareció el mejor Nick, el que todo el mundo sabe que puede ser el próximo gran dominador del circuito tenístico. El aussie ganaría cinco puntos de manera consecutiva consiguiendo así la victoria en un excitante partido y que a buen seguro será otra gran inyección de moral para él.

Su rival en la cuarta ronda será otro de los grandes favoritos del torneo, el cuarto cabeza de serie Grigor Dimitrov. El búlgaro ha mostrado hoy mejores sensaciones para vencer al ruso Andrey Rublev en cuatro sets (6-3, 4-6, 6-4, 6-4). El partido será la reedición de las semifinales del torneo de Brisbane, donde Kyrgios levantó su primer título de la temporada.

VAVEL Logo