Por la novena fecha del torneo de la Primera Nacional, Temperley volvió a caer en condición de local ante Atlanta y esta vez con un resultado aplastante como lo fue el tres a cero.

Al comienzo del partido se vio una similitud a la salida del encuentro ante Mitre (SdE) la semana pasada. Empezó a presionar hacia adelante, con la línea de fondo hasta la mitad de la cancha y así tuvo su primera ocasión de gol, cuando a los 8' Campana pateó de afuera de área y causo la estirada de Juan Rago sobre su palo derecho para desviarla al corner. Sin embargo y en coincidencia con lo que veíamos viendo, el equipo de Fernando Ruiz poco a poco empieza a tirarse atrás y le cede el balón y el protagonismo al rival. Por varios minutos se vio un partido más luchado e intenso que con buen juego, sin embargo y a los 32' en una enorme jugada colectiva del bohemio Sebastián Riquelme casi pateando un penal en movimiento la pone contra el palo izquierdo de Papaleo, que nada pudo hacer.

Así una vez más Temperley se encontró en desventaja antes de ir al descanso. Sin protagonismo por las bandas y pocas subidas de Agustín Sosa y José Vivanco, al celeste le costó encontrar espacios para lastimar al equipo de Walter Erviti. Mucho más la historia se puso cuesta arriba cuando apenas arrancado el segundo tiempo Atlanta convierte el segundo cuando en un córner y tras una atajada parcial de Papaleo, Fabricio Pedrozo capitaliza el rebote y manda a la red la pelota. 

Automáticamente Fernando Ruiz pone en cancha a Román Brotzman (sería amonestado poco más tarde por ir fuerte a disputar una pelota) mientras que Walter Erviti con sus cambios buscó cerrar el partido ante los ingresos de Valentín Perales y Alejo Dramisino. Temperley iría a buscarlo a la carga barraca, tirando centros de todos lados que descolgó la mayoría sin problemas el arquero visitante Juan Rago. Atlanta tendría situaciones en los pies de Taborda que la tiro afuera y de Colombini que atajó Papaleo

Cerca del final y ya con más fastidio que juego, Agustín Allione le protesta una supuesta infracción al arbitro Yamil Possi y ante un insulto del jugador, se va expulsado. Correcta la decisión del árbitro, que sin embargo no sacó ninguna tarjeta a Atlanta que cometió faltas sistemáticas todo el partido y encima cerca del final amonestó a Facundo Gómez por una falta fuerte, cuando la jugada ya estaba anulada por offside.

Para cerrar la jornada olvidable Joaquín Ochoa le pego de manera excelente desde afuera del área con el borde externo del pie izquierdo y la puso contra el palo izquierdo de Papaleo, siendo el tres a cero y final del partido. Bronca, decepción e impotencia es lo que se vivió en el Beranger por lo poco que demuestra poder resolver el equipo en momentos de adversidad. Mucho para trabajar de parte de Fernando Ruiz, que si bien metió mano en el equipo con el ingreso de Contreras, Villagra y Franco Díaz, fueron muy tarde realizados los mismos y no se explica el no ingreso de Axel Paiva a la cancha. 

A pasar la página rápido, pero la realidad duele. Hoy Temperley se encuentra anteúltimo en la zona y todo implica que va a ser difícil encontrar una mejor imagen. Atlanta por su parte, realizó un partido casi perfecto y se ubica como puntero de la zona A. Dos realidades muy distintas que hoy se vieron muy reflejadas en la cancha.