18-19, 37-39, 56-63, 80-82
Campazzo vuelve a vestirse de héroe para sacar airoso al Madrid ante un gigante Murcia 
Campazzo ante Booker / ACB.COM

Campazzo vuelve a vestirse de héroe para sacar airoso al Madrid ante un gigante Murcia 

El argentino fue determinante con 20 puntos para salvar a su equipo en el último cuarto de un partido muy raro ante el Murcia. Los locales, con el tridente Booker, Soko y Doyle, y los 16 rebotes ofensivos pusieron contra las cuerdas a un Real Madrid de nuevo espeso en cuanto llega la ACB. Llull regresó a las canchas con seis puntos.

miguel-angel-cazorla
Miguel Angel Cazorla

El Real Madrid visitaba Murcia para disputar su partido aplazado de la Jornada 28. Día en el que la noticia era el regreso de Sergio Llull. Un mes después de lesionarse en el entrenamiento previo al partido ante el Zalgiris y de perderse la eliminatoria ante Panathinaikos, el base menorquín está de vuelta. El sacrificado era Klemen Prepelic.

Aunque no lo ven así, en estos partidos los blancos deberán no desgastarse mucho en vistas a la Final Four dentro de dos semanas. Pero no hay que descuidarse, el Madrid deberá seguir sumando victorias en ACB. En frente, el UCAM Murcia, al borde del descenso y que ya les plantó cara en el Wizink Center. Debían trabajar muy duro los hombres de Laso para salir con un triunfo en un escenario donde cabe recordar que el Barça Lassa hincó la rodilla.

Comienzo lento y con muchos errores

De salida, uno de los hombres que se hizo grande en tierras murcianas, Facundo Campazzo anotó el primer triple del partido. Los blancos salieron aparentemente sin demasiada intensidad. Los murcianos ganaron muchos rebotes ofensivos y, en apenas, tres minutos, ya acumularon cuatro pérdidas. Los triples de Booker y Soko tomaron la delantera para los locales, 10-5.

Rápidamente, Campazzo, que era el único hombre activado, despertó a los blancos. Asistencias a Taylor, mate de Randolph y le sacó a Booker una antideportiva. Ocho puntos para el argentino. Tras un tiempo muerto de Sito Alonso, saltó a la cancha Sergio Llull y lo primero que hizo fue repartir una asistencia a un triple de Randolph. El primer cuarto finalizó con el marcador en 18-19.

El ritmo brilla por su ausencia

Otra asistencia de Llull, esta vez para Thompnkins. El americano, posteriormente, asisitió a Gabriel Deck. Doyle y Lecomte replicaron estas dos canastas. El encuentro permanecía muy espeso, con poco ritmo lo cual no es beneficioso para ninguno de los dos conjuntos. El Madrid se puso cinco puntos arriba con un triple de Rudy, pero el Murcia recuperó esa distancia con un parcial de 8-0.

Laso detuvo el choque tras un triple de Radoncic. No despegaba el Real Madrid, ningún rebote ofensivo y ciertas dificultades para generar en ataque. Luego fueron los blancos quienes pisaron el acelerador. Un parcial de 2-7 obligó a Alonso a ser el encargado de parar el juego. El ritmo seguía sin aparecer y con esa sensación de rareza y de que las emociones estaban reservadas para la segunda parte, los jugadores se marcharon al vestuario, 37-39.

El Madrid controla el partido

El Real Madrid arrancó fuerte el tercer cuarto con dos bandejas de Causeur y Campazzo. En la siguiente jugada, Booker enchufó un triple. Parecía que el Madrid podía escaparse, pero los rebotes y los lanzamientos de tres del equipo local lo impidieron. Gracias a un parcial de 8-2, los murcianos volvieron a ponerse por delante en el luminoso. 

De nuevo, el Madrid pegó un tirón, parcial de 0-7. Una canasta a tabla de Causeur a pase de Tavares, un robo y un tiro libre de Campazzo y otros dos tiros lbres de Randolph colocaron un 48-54 y Sito Alonso pidió tiempo muerto. No cambió la situación y el Madrid siguió con su arreón. Canasta de Llull, triple de Randolph y alley-oop del balear con Tavares. Once puntos arriba. Los murcianos no querían perder la estela definitivamente y Soko anotó cuatro puntos muy trabajados. Así finalizó el tercer cuarto, 56-63. El Madrid por delante, pero obligado a no dormirse.

El Murcia agobia al Madrid, pero no lo remata

El Murcia estaba de lleno en el encuentro. Un triple de Oleson redujo la diferencia a cuatro puntos. El arreón local continuaba hasta tal punto de que solo había ya un punto de diferencia entre los dos equipos. Acto seguido, apareció el increíble Llull con un 3+1 con el que dar oxígeno a los suyos. Después llegó una canasta de Causeur que puso la diferencia en siete puntos. De nuevo, tranquilidad.

Pero eso duró muy poco. Carroll estuvo errático y el Madrid perdió las ideas en ataque. Momento que Soko se hizo dueño y señor del partido. Una losa para los blancos el dichoso rebote defensivo. Hasta diecisiete capturó el Murcia. Tal fue el contragolpe que, increíblemente los locales a base de rebelarse contra la adversidad tomaron la iniciativa en el marcador.

Campazzo tuvo que regresar al juego para poner orden. Tavares anotó un palmeo y después llegaron tres puntos seguidos de nuevo. Cinco arriba los blancos, pero el mareo, los nervios y las imprecisiones aparecieron en un partido más que loco. Estos últimos minutos reflejaron lo que fue este duelo sin dueño. De nuevo, Soko le sacó un 2+1 a Thompkins para poner el marcador en 77-78. Campazzo arrancó dos tiros libres y Alonso pidió tiempo muerto en busca de un triple para la prórroga.

Una de los peores errores que puede realizar un jugador en esta jugada los pasos. Soko aquí falló. Balón para el Madrid en el que Thompkins anotó solo un tiro libre. 77-81. A falta de un segundo, Booker enchufó ese ansiado triple lejano. Ya no había tiempo y Campazzo cerró el partido con un punto más. El Madrid sale airoso de otro duelo trepidante ante una de sus bestias más rocosas, el UCAM Murcia que va a tener que seguir sudando enormemente para cerrar la permanencia. Los de Laso, por su parte, dormirán empatado a victorias con el Barça.

VAVEL Logo
CHAT