Una Champions que 'Bale' para salvar una temporada

El equipo blanco se lleva una final extraña y llena de altercados inusuales. Se completa un "triplete" para la historia. Bale, el héroe blanco con un gol antológico.

Una Champions que 'Bale' para salvar una temporada
El Real Madrid se coronó en Kiev con su cuarta Champions en cinco años | Fuente: UEFA Champions League..
Real Madrid
3 1
Liverpool
Real Madrid : Keylor Navas; Carvajal (Nacho, min. 36), Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Modric, Kroos, Isco (Bale, min. 61); Benzema (Asensio, min. 88), Cristiano Ronaldo.
Liverpool: Karius; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Henderson, Milner (Can, min. 83), Wijnaldum; Salah (Lallana, min. 30), Firmino, Mané.
MARCADOR: 0-1, min. 51, Benzema. 1-1, min. 55, Mané. 2-1, min. 64, Bale. 3-1, min. 83, Bale.
ÁRBITRO: Milorad Mazic (SRB). Amonestaciones: Mané (min. 82).
INCIDENCIAS: Final de la UEFA Champions League disputada entre Real Madrid y Liverpool en la ciudad de Kiev. El partido se jugó en el Estadio Olímpico de Kiev (Ucrania).

Mayo, día 26, final de la UEFA Champions League. Dos de los mejores equipos de la historia del fútbol frente a frente, dos potencias europeas con ataques demoledores buscando alzarse con la copa de campeón de la máxima competición a nivel continental. Simplemente, Real Madrid contra Liverpool

Previa

La ciudad ucraniana amanecía soleada, ansiosas sus calles de que llegaran las 20:45 de la noche para que el balón echara a rodar en el Olímpico de Kiev y que los dos candidatos a mejor equipo de Europa comenzaran la que se preveía como una cita para el recuerdo. 

En los aledaños del "Olímpico" se hacía notar el ambiente de fiesta que merecía el evento, aficionados con los colores de sus conjuntos, habían acudido desde lejos para disfrutar de una ocasión única e irrepetible de poder ver cómo su club se alzaba con la tan ansiada "orejona". 

Las gradas se llenaron pronto, con mayoría de aficionados Reds, que se hicieron notar desde temprano para alentar a los suyos en la que sería su primera final en los últimos 10 años. 

Los aficionados del Liverpool no pararon de animar en toda la final. Fuente: UEFA Champions League.
Actitud irreprochable de los incondicionales "reds". Fuente:UEFA Champions League.

Saltaba al césped la cantante Dua Lipa como estrella encargada de crear ambiente, haciendo que la atmósfera de celebración se acrecentara, con un despliegue de fuegos artificiales que aumentaban la expectación de una grada que comenzaba a corear a sus futbolistas con mayor intensidad.

El esférico echa a rodar

Protagonistas en el verde, sorteo de campo para el Liverpool que contó con la primera posesión del encuentro. Que comience la locura. 

Los primeros compases transcurrieron según el guión esperado; el Real Madrid tratando de dominar la pelota, pese a no ser su fuerte, y un Liverpool expectante, llevando a cabo una presión intensa que dificultaba la salida fluida de los centrales blancos. 

El conjunto merengue probaba fortuna mediante intentos de combinación fallidos con los centrocampistas, con un Isco que se veía obligado a bajar a recibir ante el planteamiento ofrecido por el técnico teutón, cargado de intensidad y líneas defensivas altas que mantuvieron durante los primeros compases de partido el juego en el campo del Real Madrid

Primeros compases de encuentro para el Liverpool. Fuente: UEFA Champions League.
Primeros compases de encuentro para el Liverpool. Fuente: UEFA Champions League.

En una jugada aislada, la primera gran ocasión fue llevada a término por, quién si no, Cristiano Ronaldo. Este conectó una carrera en banda derecha, finalizando con un disparo seco y potente que se marchó por menos distancia de la que inicialmente parecía del arco defendido por el portero Loris Karius

La asfixiante presión del combinado que ejerce de local en Anfield se antojaba como el detonante de una noche repleta de problemas para los recursos ofensivos del equipo de la capital española. Los blancos se encontraban recogiendo los frutos de su irregular temporada, reviviendo los "fantasmas" de los encuentros de semifinales frente al Bayern de Munich o de cuartos de final frente a la Juventus de Turín.

Se avecinaba noche de asignaturas pendientes en la ciudad ucraniana, donde se alcanzaba el ecuador de la primera mitad con dos tónicas: un Liverpool, realizando su partido, siendo fiel a lo que ha propuesto en el terreno de juego a lo largo de este año. Por otro lado, la situación era similar, con un equipo blanco plano y previsible, asfixiados ante una defensa bien organizada y, al igual que su oponente, realizando un juego semejante al que viene practicando en competición doméstica y en momentos puntuales de competición europea esta campaña.

El primer susto en la portería defendida por el arquero tico llegó como producto de un tiro en el área de Firmino. Su rebote lo recibió Alexander-Arnold, el cual puso a prueba los felinos reflejos de un Keylor, que estuvo atento atajando el cuero.

Keylor se ha convertido en piza clave en esta Champions. Fuente: UEFA Champions League.
Keylor se ha convertido en piza clave en esta Champions. Fuente: UEFA Champions League.

Lesiones, punto crítico

El rumbo de la final y, tácticamente hablando, el momento de mayor repercusión para el equipo de la ciudad de los Beatles, fue el minuto 27, cuando la estrella del conjunto visitante, Mohamed Salah Este sufrió un choque con el capitán blanco Sergio Ramos, cayendo lesionado y obligando al jugador egipcio a abandonar el encuentro entre lágrimas, para disgusto del amante del buen fútbol, que veía como se desnivelaba la balance del partido. 

Salah finalizó de esta triste manera la que ha sido su mejor temporada como profesional a nivel de clubes, haciendo un papel fundamental en la competición, siendo clave para su equipo, tal y como se podría comprobar en el tiempo restante de encuentro. 

De este modo, el esquema de Kloop se vino abajo, dando entrada a Lallana, rompiendo con el 4-3-3 característico durante el año y sacrificando al recién incorporado ex jugador del Southampton que se mostró desubicado en el campo hasta el descanso. 

Salah abandonó pronto el partido. Fuente: Liverpool FC.
Salah abandonó pronto el partido. Fuente: Liverpool FC.

El Real Madrid no había empezado a aprovecharse del desconcierto del Liverpool, cuando otro contratiempo inesperado truncó los planes del conjunto merengue. Tan solo transcurridos seis minutos desde que la estrella del equipo Red abandonara el césped, debido a que fue Carvajal el que corrió la misma suerte que su rival, en una carrera atacando.

El canterano reaccionó rompiendo a llorar, a sabiendas de que la gravedad de la lesión, que podía poner en riesgo no solo la final disputada, si no también el Mundial de este verano, tal y como le ocurriera hace dos años cuando no pudo viajar a Francia para disputar la Eurocopa. Su sustituto, Nacho.

Tras un inicio rompedor, con alta intensidad por ambos equipos, la frialdad se apoderó de los últimos compases de la primera mitad, siendo el mayor beneficiado el Real Madrid. Ante el desajuste táctico del equipo que vestía de rojo, debido a la presión comandada por tres hombres rápidos que buscaban recuperar balón, los blancos se aprovecharon de la velocidad de los mismos para llevar a cabo transiciones veloces y así explotar las virtudes de sus delanteros. Se quedaban "cojos" sin Salah, principal baluarte del equipo, encontrándose la plantilla ante una situación desconocida hasta el momento.

Carvajal tiene riesgo de no acudir a Rusia. Fuente: UEFA Champions League.
Carvajal tiene riesgo de no acudir a Rusia. Fuente: UEFA Champions League.

El golpe anímico era palpable en el Liverpool y el efecto no tardaría en hacerse notar cuando, al filo del descanso, Ronaldo remataba un centro al que Karius reaccionaba perfectamente, pero Karim Benzema se encargaba de introducir el balón en la portería, desgraciadamente en fuera de juego señalado por el linier. Primer aviso. A los pocos segundos, el equipo de Chamartín tendría un tímido acercamiento en botas del recién ingresado Nacho, que se marcharía por el lateral de la red. 

Se llegaba al descanso con las lesiones acontecidas como grandes protagonistas, con un  panorama inicial incisivo por parte del Liverpool, que veía como dominaba a placer la final, hasta que Salah abandonó el encuentro por su lesión en el hombro. A partir de este momento, el equipo dirigido por el míster germano dio un paso atrás, requiriendo que llegara el entretiempo para posicionar a un perdido Lallana

Por parte del combinado madridista, Ramos asumió los galones del juego defensivo y ofensivo iniciando jugadas, y Benzema se asoció con sus compañeros buscando romper la zaga rival. Isco puso voluntad y desacierto a partes iguales, mientras que Marcelo esperaba ansioso una  segunda parte que se vaticinaba placentera con la salida de su par por lesión, ofreciéndole mayor proyección ofensiva. El centro del campo de ambos equipos, brilló por su ausencia. Pese a esta insípida primera mitad, lo mejor estaba por llegar. 

Isco disputa un balón frente a Henderson. Fuente: Real Madrid CF.
Isco disputa un balón frente a Henderson. Fuente: Real Madrid CF.

La verdadera final se hizo esperar

Toda final de Champions League tiene algo que ofrecer al espectador. Y esta no podía ser menos. Más aún con estos dos conjuntos sobre el césped de Kiev

Hizo falta un solo minuto de segunda mitad para que Isco, aprovechara un regalo de la zaga inglesa, estrellando en el travesaño un disparo que superó a Karius, pero que no conectó con la red. 

Si uno de los protagonistas del encuentro aún no había ingresado al campo, otro de ellos hizo su aparición estelar en el minuto 52, cambiando el rumbo del título y acercándoselo al Real Madrid. Loris Karius realizaría una metedura de pata histórica para los seguidores Reds, que tardarán en comprender cómo su guardameta quiso sacar enfrente de Benzema con la mano, a lo que el francés tan solo estiró la pierna para abrir el luminoso.

Primer tanto que dejaba helado a cualquiera que estuviera viendo el partido, por lo inesperado y poco vistoso del tanto. Sven Ulreich y Loris Karius, dos pifias que bien valen una "orejona".

Karius no tuvo su mejor noche. Fuente: UEFA Champions League.
Karius no tuvo su mejor noche. Fuente: UEFA Champions League.

Se le ponía cuesta arriba el partido al Liverpool, que no parecía contar con efectivos ofensivos suficientes para "buscar las cosquillas" a un equipo blanco que relajó su intensidad. 

Ese exceso de confianza que ha atemorizado y pasado malas jugadas al vigente campeón a lo largo de la competición continental, a punto estuvo de suponerle un susto. En el minuto 55, cuatro minutos después del tanto madridista, Mané remató un centro peinado por Lovren, que le ganó en el duelo aéreo a Ramos. Partido empatado que alentaba a los aficionados británicos a creer en la remontada. 

Pero, el héroe del equipo del Bernabéu estaba por llegar. Minuto 62 y un desfondado Isco abandona el terreno de juego ante la falta de influencia en el ataque blanco, a la vez que, debido a la necesidad de velocidad en la punta del juego del equipo español, el elegido para sustituirle es Gareth Bale.

Tan solo dos minutos después, nada más salir y de la nada, apareció en el mejor momento de la competición, demostrando que puede heredar el trono de buque insignia del Real Madrid cuando se marche Cristiano. El extremo galés se elevó al cielo de la capital de Ucrania para conectar un centro templado de Marcelo, realizando una chilena estratosférica y demostrando que, si se confía en él, puede ser un fuera de serie. 

Chilena para la historia del galés. Fuente: UEFA Champions League.
Chilena para la historia del galés. Fuente: UEFA Champions League.

El equipo que juega en la Premier League parecía hundido ante semejante gol, pero la ambición de un "peleón" Firmino arriba y de un insaciable Mané no habían dicho su última palabra. 

Lo único que obtuvieron ambos delanteros fue una aislada y meritoria diagonal del extremo senegalés, que sorprendió a todos impactando su disparo en el poste de la portería de Keylor Navas. 

El Madrid hacía valer su condición física ante unos agotados futbolistas del Liverpool, que se veían con más voluntad que precisión para construir jugadas de peligro o arrebatarle la pelota al equipo que iba por delante en el electrónico. 

"El bicho" tuvo la suya, pero la defensa inglesa le arrebató la ocasión mediante un Robertson que realizó un ejercicio de esfuerzo meritorio durante todo el partido que le honra como lateral de futuro para el club.

En los minutos finales, llegaría el tercer gol del campeón del Mundo mediante el hombre de la noche, "el expreso de Cardiff". Este conectó un potente disparo al que Karius no supo reaccionar, pese a la lejanía del mismo, introduciéndose el esférico en la portería y dándose por finalizada la edición de la Copa de Europa 2017/2018. 

El Madrid celebra su título europeo en Kiev. Fuente: UEFA Champions League.
El Madrid celebra su título europeo en Kiev. Fuente: UEFA Champions League.

Los minutos finales fueron un trámite, en los que cabe destacar de nuevo el oficio de Mané, jugador del que se esperan grandes cosas en el futuro debido a las impresiones causadas en este encuentro de gran dimensión. 

Campeones de Europa

El Real Madrid se alza así con su tercera edición seguida de la Copa de Europa, continúa un ciclo de jugadores que se sienten cómodos jugando finales y ganándolas, mientras que el Liverpool abandona el torneo con la cabeza alta, habiéndolo dado todo, y con la duda de que habría pasado si Salah hubiera estado los 90 minutos sobre el Olímpico de Kiev

Modric y Zidane celebran el título obtenido. Fuente: UEFA Champions League.
Modric y Zidane celebran el título obtenido. Fuente: UEFA Champions League.

Ahora toca hacer autocrítica en la entidad blanca, ser conscientes de que este torneo no debe tapar las carencias de una plantilla a la que se le debe exigir regularidad y que arregla con un torneo de corta duración una campaña irregular, en la que ha practicado un fútbol mediocre, pero efectivo para las grandes citas. Florentino deberá buscar soluciones en el mercado de cara a realizar un juego más vistoso y a dotar de una identidad más clara a los chicos entrenados por Zidane, el cual debe ser el primero en hacer este examen de autoevaluación.

Sencillamente, el club más laureado del continente. 13 Champions avalan al rey de copas europeas, un hecho que el idilio de este conjunto con esta competición les otorga el grado de campeones del que hoy disfrutan.

13 Copas de Europa tiene en su haber el Madrid. Fuente: UEFA Champions League.
13 Copas de Europa tiene en su haber el Madrid. Fuente: UEFA Champions League.

Benzema y Bale, dos de los hombres que han estado en el punto de mira esta temporada, envueltos en rumores de salida y recibiendo silbidos de la siempre exigente grada del Bernabéu, abandonan Kiev reivindicándose y resultando los pilares blancos en este último encuentro del curso.