Anuario VAVEL UD Logroñés 2017: del abismo a la tranquilidad
Anuario VAVEL UD Logroñés 2017: del abismo a la tranquilidad. | Fotomontaje: VAVEL

Año bastante complicado en el seno de la Unión Deportiva Logroñés. Tras una primera parte de temporada donde algunos hinchas temieron incluso por la supervivencia de la entidad, el club consiguió recomponerse y lograr una salvación holgada. Berges no pudo poner remedio a la falta de gol y tuvo que ser sustituido por Sergio Rodríguez. El técnico riojano sí fue capaz de paliar una situación muy complicada, obteniendo incluso derechos de jugar la Copa del Rey. Tras un verano con incorporaciones, el bloque blanquirrojo comenzó en una gran forma, pero rápidamente se sumió en una irregularidad constante. Siendo prácticamente siempre superior al rival, los riojanos acusaron las desconexiones puntuales y acaban 2017 a tres puntos de playoff. Lo bueno es que queda aún una vuelta entera para remediarlo y poder luchar por el ascenso.

Hacia el precipicio

Enero comenzó con el Logroñés situado en decimotercera posición, con 24 puntos en su haber, a tan sólo dos de salvación y descenso directo. El año comenzó en Sarriena, con un buen punto en el campo de la revelación. No fue un mal inicio. Siguiente semana, visita del Fuenlabrada a Las Gaunas (1-1). El conjunto riojano comenzó adelantándose con un gol tempranero de Marcos André, pero Cristóbal empató y frustró una victoria que hubiera podido cambiar el cauce de la temporada. Una derrota en El Cerro del Espino complicó mucho más la situación, dejando a la UDL decimoquinta, en puntuación de "playout". Al final de mes, una bocanada de aire fresco, en forma de victoria ante el Toledo. Una gran carrera de Titi doblegó a un buen conjunto manchego e hizo respirar al Logroñés

Titi daba algo de calma al Logroñés (fuente El Radionauta / Archivo VAVEL)
Titi daba algo de calma al Logroñés (fuente El Radionauta / Archivo VAVEL)

En invierno, se produjeron incorporaciones claves, como la vuelta de César Remón a su ciudad, la llegada de Titi o la de Coulibaly, futbolista que iba a resultar clave en el desenlace de la campaña. El fútbol no daba tregua alguna, y ese triunfo solamente iba a ser un espejismo. Tocaba visita a Socuéllamos. El Paquito Jiménez es un campo infernal para el rival, una auténtica caldera tanto ambiental como climatológicamente hablando. Con vientos de hasta 100 km/h, el balón no rodaba normalmente. El Yugo lo aprovechó, venciendo por 2-1. Frente al Zamudio la cosa empeoró. El Logroñés hizo uno de los peores partidos que se recuerdan y menos mal que rascó un empate. Unas tablas en Lezama y una derrota en casa frente al Barakaldo cerraron un mes horribilis para la entidad presidida por Félix Revuelta. Con 31 puntos y empatados con el "playout" de ascenso, los riojanos estaban con la soga al cuello. 

Cambio de director y repentino despertar

Marzo comenzaba con una final para el Logroñés, frente al Sestao en Las Llanas. Un bonito gesto del club, que fletó autobuses gratis, permitió un desplazamiento de 500 personas desde la capital de la tierra del vino. El duelo fue una fiesta y Caneda dio tres puntos vitales para una entidad que comenzaba a recuperar el pulso, tras semanas con el encefalograma plano. Llegaron dos partidos seguidos en casa. El primero, acabado en empate. El segundo era otra final frente al líder Albacete. El Queso Mecánico vapuleó a los de los siete valles durante el primer tiempo, pero una reacción de casta permitió a los de Berges acercarse en el marcador, aunque fue insuficiente (3-4). Ese partido fue la puntilla para el cambio de entrenador. El técnico local Sergio Rodríguez, conocedor del club, se puso a los mandos del primer equipo. El cambio sentó fenomenal al club, que iba a lograr una completa recuperación en tiempo récord.

Punto de inflexión en Las Llannas (fuente Daniel García/cosecha propia)
Punto de inflexión en Las Llanas (fuente Daniel García/cosecha propia)

Seis victorias consecutivas iba a encadenar el Logroñés desde la 31 a la 36, algo que ni los más optimistas podrían imaginarse. La primera llegó ante el Sanse, en Matapiñonera (1-2). El Navalcarnero visitó Las Gaunas y salió goleado por cuatro dianas a cero. El calendario no era ni mucho menos fácil y los riojanos debían lidiar con el Mensajero en La Palma. También vencieron, con  diana de Espina.  En plena Semana Santa, rendía visita el Real Madrid Castilla. Era una mañana soleada en Logroño. Miles de personas acudieron al campo, impulsados en parte por la oportunidad de ver a los mirlos del equipo merengue. No apareció el equipo capitalino por. Una gran actuación de Coulibaly, que sin marcar, deslumbró, facilitó en gran manera un memorable 4-0 que dio media salvación al conjunto riojano, a falta de cuatro jornadas. "Couly, Couly", entonaba una parroquia rendida al atacante africano.

Al menos se jugó Copa

La racha iba a continuar. No había quien parase a un bloque que logró vencer 0-2 en Zubieta. Una semana más tarde, Couly volvería a ser decisivo, marcando el gol de la victoria ante el Real Unión (1-0), sumando 18 de 18 y dejando el casillero en 53 puntos. Pese a lo negro que se había llegado a ver el horizonte, había incluso ínfimas opciones de "playoff". A la séptima, sumó Sergio su primera derrota. En Urritxe, el Amorebieta celebró su salvación venciendo por la mínima a los riojanos. El último duelo finalizó con una goleada a un Gernika ya salvado (5-1). Coulibaly marcó un hat trick y Espina pudo sumar su tanto número 11 en liga. Muneta completó el festín riojano. Y así, con optimismo, terminó la temporada. Muchos feligreses se lamentaban de la tardía reacción del equipo, puesto que la cuarta plaza no quedó más que a cinco puntos. Al menos, quedó el consuelo de jugar la competición del KO.

Celebración del tanto ante el Real Unión (fuente UD Logroñés)
Celebración del tanto ante el Real Unión (fuente UD Logroñés)

Cambio de cromos

  • En verano, la fisonomía del equipo cambió. Se fueron importantes futbolistas como Pazó, Adrián León, el propio Coulibaly, Julio Rico, Reguilón o Jon Ander Amelibia, este último pretendido por el Eibar para su filial. A cambio, Ñoño fue el primero en llegar. El verano fue intenso en cuanto a rumorología en la capital riojana. Juan José Guerreros, vicepresidente, prometió que iban a llegar "cuatro espadas". Tras semanas de incertidumbre, llegaron Rayco, Borja Gómez, Germán Saenz y Ramiro Mayor, entre otros. Se consiguió la cesión de Marcos André. Del Juvenil A madridista, llegó  Sotillos. Álvaro Arnedo, un jugador a priori más discreto, dado su perfil de  canterano, pero que se iba a convertir en un activo muy importante. En el último día de mercado, desembarcó Iván Aguilar, un futbolista con vitola de estrella. Miguel Santos, tras un calvario de lesiones, logró el alta competitiva.

La imagen de la discordia (Twitter de J.J Guerreros)
La imagen de la discordia (Twitter de J.J Guerreros)

Como un cohete hasta que llegó Formentera

  • Rebasando la barrera de los 3000 socios, comenzaba una nueva temporada en Logroño. El cambio de grupos propuesto por la RFEF favoreció  a los riojanos, que iban a jugar junto a vascos, navarros, burgaleses, cántabros y asturianos. Las distancias y los engorrosos viajes a Socuéllamos o La Palma se dejaron atrás. El grupo se presumía  físico. El "título" de favoritos se lo llevaron pronto el recién descendido Mirandés y el Racing de Santander. Los riojanos arrancaron agosto como un tiro. Victorias frente a Bilbao Athletic y CD Vitoria, con gran fútbol y sensaciones. Ñoño se mostró imparable.  En Copa del Rey, un flojo Avilés sumido en graves problemas, no fue rival para un club lanzado. El primer duelo de altura, ante el Barakaldo en Lasesarre, concluyó con empate a 0. 

Ñoño comenzó en estado de gracia (fuente riojapress.com)
Ñoño comenzó en estado de gracia (fuente riojapress.com)

Tocó sufrir en segunda ronda de Copa ante el Unión Adarve. Fermín fue el auténtico héroe en una eterna tanda de penaltis. De esta forma, el Logroñés se plantó a una sola ronda de enfrentarse a un conjunto europeo. El momento dulce seguía, con un triunfo sufrido frente al Amorebieta. El primer revés llegó en Burgos, donde el bloque de Salinas frustró al conjunto de Las Gaunas (1-0). Formentera iba a ser el siguiente destino copero. Los blanquirrojos se pusieron 0-2, con goles  de Marcos André e Iván Aguilar, pero los pitiusos se levantaron, forzando la prórroga venciendo en un loco tiempo extra (4-3).  El  paraíso se tornó infierno para los de La Rioja, que acusaron el trauma de la eliminación durante varias jornadas. En liga, el rumbo se perdió y llegaron derrotas ante Caudal y Lealtad, dos conjuntos hoy en descenso.

El Formentera celebra el pase de ronda (fuente SD Formentera)
El Formentera celebra el pase de ronda (fuente SD Formentera)

Muchos puntos perdidos por falta de gol y fallos puntuales

Poco a poco, los de Sergio fueron retomando el buen camino. Osasuna B visitaba Las Gaunas, en  un  enfrentamiento con aroma a derbi. Los forales se adelantaron pero el Logroñés logró unos valiosos tres puntos,  remontando con doblete de Marcos André. Dos empates siguieron a este duelo. El primero, meritorio en Tudela.  El segundo, tras dejar escapar un 2-0 frente al Leioa en un mal tramo de partido.  Una victoria ante la Real Sociedad B (3-1), colocó a la UDL dos de la cuarta plaza. Comenzaba sin duda la parte más dura del calendario para los lucronienses. Visitas a Gal, Urbieta y Mareo y recibir a Racing y Mirandés. Cinco partidos que iban a significar un  verdadero Tourmalet.  Noviembre, con jornada intersemanal, no daba respiro.

En Irun, un Real Unión herido venció al Logroñés, con tanto de Capelete  (1-0).  El  Arenas rascó un punto de Las Gaunas. El ritmo de partidos era endiablado. Un tanto de Rayco conquistó Urbieta, dando una victoria de tremendo valor. Llegó el gran día. 19 de noviembre de 2017. El líder Mirandés, comandado por Cervero, visitaba Logroño. Un séquito de 1500 rojillos le acompañaron. Casi seis mil almas llenaron el principal  estadio riojano. El partido tuvo mucha miga. El anfitrión fue mejor, pero los de Miranda aprovecharon sus ocasiones,  poniéndose 0-2 antes del descanso.  Iván Aguilar recortó distancias desde el punto de penalti. Con 1-2 finalizó el partido. Sin tiempo para digerir el mal trago, tocaba viaje a Gijón. Los de Sergio dominaron como nunca y perdieron como siempre (con un error de bulto), como reza el dicho.

Intnensa lucha frente al líder  (fuente riojapress.com)
Intnensa lucha frente al líder (fuente riojapress.com)

Un mes para volver a creer

Diciembre arrancó con otro enorme duelo. El Racing era el visitante, acompañado por unos 1200 montañeses. Pero el Logroñés hizo un partidazo. Ñoño, por partida doble, fue suficiente para doblegar a un Racing que con un buen Aquino, plantó cara durante bastantes minutos. Dos rivales navarros restaban para cerrar el año, Peña  Sport en Tafalla e Izarra en casa. En el corazón de Navarra, los blanquirrojos realizaron un gran fútbol, pero un despiste en el último minuto les privó de conseguir los tres puntos. Cosa que sí harían en el último del año, donde vencieron al Izarra por 5-2, con un increíble gol de Jaime Paredes, que rápidamente se viralizó, pasando incluso a medios nacionales. Con 29 puntos, cerró el año el Logroñés, a tres de la promoción de ascenso. Con menos puntos de los merecidos por juego, terminaron los de Félix Revuelta la primera vuelta. Las sensaciones no son del todo malas, por lo que hay margen de mejora.

Lance del encuentro ante el Racing   (foto Fernando Díaz)
Lance del encuentro ante el Racing (foto Fernando Díaz)

VAVEL Logo