Dos caras de una moneda
Zinedine Zidane en la primera jornada de Liga de la campaña 2017-18. Fuente: Daniel Nieto VAVEL

El Real Madrid ha acabado la campaña con el éxito de la tercera Copa de Europa. Consecutiva. Ahí es nada. Zidane ha conseguido su quita Champions. Una de jugador, otra de segundo entrenador y las restantes como capitán del transatlántico blanco. Y es que desde que llegó al equipo blanco como primer míster del club, ha permitido que el club volviera a dominar Europa

En el mes de enero de 2016, Florentino Pérez daba el puesto de mandamás en el plano técnico.  Y en medio año de cargo, Primera Copa de Europa. Una situación que demostraba que el presidente había hecho una buena elección. De nuevo, primer año del francés en el club, Champions a la Sala de Trofeos.

Temporada 2016-17: Éxito, dominio y bicampeonato

La temporada 2016-17 sería su primera completa. 60 encuentros. Primer encuentro, primera victoria en la Supercopa de Europa: Asensio le demostraba su zurda. 

Caería en Copa en cuartos ante un correoso Celta de Vigo a consecuencia de una derrota por uno a dos en casa. El empate en la ciudad gallega a dos, permitiría al equipo celtista eliminarle. Pero en lo que compete a Liga, con la mirada puesta en los datos, es de una completa dominación. De los 38 que pertenecen a la competición, tres derrotas y seis empates. Algo que parece fácil pero no lo es. 

Una derrota más tendría lugar en Champions, por dos a uno ante el Atlético de Madrid. Tres empates más al listado que tendría lugar en fase de grupos. Pero la fase eliminatoria volvería a ser de dominación merengue. Nápoles, Bayern y el Atlético (a pesar de la derrota por un resultado ajustado), le permitiría llegar a la final ante la Juventus. Un equipo que apenas había recibido goles. Pues por parte merengue recibió cuatro en la final. Segunda competición continental para el galo.

2017-2018: Historia entre dudas

Pero para la siguiente temporada, sorpresivamente todo cambió. Se dice que Zidane dijo que quería la misma plantilla para conseguir volver a dominar Europa. Sin embargo algún jugador saldría de la disciplina merengue. Entre ellos, Morata, James o Pepe. Llegarían otros con miras al futuro. Vallejo, Llorente, Theo y Ceballos.

Comenzaba la campaña y las dos Supercopas: española y europea; eran conseguidas por el equipo de 'Zizou'. Comenzaba la campaña, y los empates y la sanción a Cristiano Ronaldo eran las primeras notas de una temporada que resultaría compleja. Dos partidos acabados en tablas ante los equipos valencianos (Valencia y Levante), sería el precedente de la primera derrota por sorpresa: ante el Betis en casa.

Las victorias siguientes en Dortmund y en Liga, con un traspié de nuevo en Champions con el empate ante el Tottenham, hacía que las dudas no fueran excesivamente llamativas. Todos los equipos tienen un momento complicado. Pero dos derrotas consecutivas, primero en Liga ante el Girona y la seguida ante el Tottenham, que le hacía ser segundo en su grupo; empezaba a hacer sonar ciertas alarmas en el aficionado.

Un colchón de ocho puntos en la jornada 10 a favor del club blaugrana. Empates ante el Athletic y el Atlético, incluyendo ante el Fuenlabrada a dos, sería una señal que se repetiría tras el parón invernal. Llegaba la Copa del Mundo de Clubes y el Real Madrid se llevaba el torneo. Tocaba despedir el año ante el Barcelona. Derrota algo dolorosa en casa por cero a tres. 

Año nuevo, vida nueva. O eso se dice. Porque en el mes de enero, el equipo tuvo un 'deja-vu' de la última campaña de Ancelotti. El equipo disputó ocho encuentros, la mitad de resultados victorias. Pero dos empates y dos derrotas. Una de ellas la dolorosa en el Bernabéu que les apeaba de la Copa a manos de Leganés. Y la cual el propio entrenador francés ha reconocido como el peor momento.

Desde entonces y con más excusa todavía, el objetivo del club era la Champions. Una competición que estuvo a poco de no conseguirse especialmente ante la Juventus en la vuelta. Un penalti sufrido por Lucas Vázquez que dio la vuelta al mundo. Especialmente tras las palabras de toda una leyenda del fútbol como Buffon. La Liga estaba complicada, pero no por ello se dejó de intentar. Solo dos derrotas desde aquella ante el equipo madrileño. Sevilla y Espanyol fueron sus verdugos. Y cuatro empates ante el Atlético, Bayern, Barcelona y Villarreal que cerraban una temporada que solo mejoraría con la Champions

Y así fue, victoria ante el Liverpool en la final de la Copa de Europa. Una final algo accidentada por las dos lesiones, la primera de Salah y la segunda de Carvajal. Pero que no empañó una victoria trabajada y que visto a posteriori fue un dominio blanco desde casi el pitido inicial. Se va Zidane, y llegan las dudas del míster. Pero lo que queda es esta etapa que es histórica. Y esencial para un Real Madrid que ha vuelto a ser el dominador en el continente. 

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo