Una temporada 2018/2019 para olvidar en el Real Madrid
Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Una temporada 2018/2019 para olvidar en el Real Madrid

El Real Madrid ha realizado una de sus peores temporadas, tres han sido los entrenadores que han pasado por su banquillo, y no han conseguido encontrar soluciones a las carencias de un equipo a la deriva. En el mes de marzo el equipo blanco tiró todas las competiciones y desde entonces ha seguido navegando sin rumbo.

eva
Eva Romero Ucelay

El 31 de mayo de 2018, Zinedine Zidane deja de ser el entrenador del Real Madrid tras ganar tres Champions seguidas. Desde entonces, nadie en su sano juicio pensó que el Madrid se iba a convertir en un barco a la deriva, sin opción a optar a ninguna de las competiciones.

Con la marcha del entrenador galo, el encargado de coger al equipo merengue fue Julen Lopetegui, fichaje polémico ya que se anunció a dos días de que empezara el Mundial y a lo que la Federación Española de Fútbol decidió cesarlo.

Julen Lopetegui no empezó su andadura en el Real Madrid con buen pie. El 15 de agosto los blancos disputaban su primer partido oficial de la temporada, la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid en Tallin. Los rojiblancos se alzaron con el trofeo tras vencer a los blancos por 4-2.

El Madrid arrancó LaLiga el 17 de agosto frente al Getafe en el Santiago Bernabéu, los merengues se llevaron y comenzaron una racha de cinco partidos consecutivos sin conocer la derrota donde sumó un total de 13 puntos, debido a un empate a uno frente al Athletic en San Mamés.

En septiembre también llegó la vuelta a la competición de las estrellas, la que le había llevado por tres años consecutivos al Olimpo de los dioses, la Champions League. El Madrid recibía a la Roma en casa y realizó uno de los mejores partidos que haría durante la temporada. Le endosó tres goles al conjunto italiano.

El proyecto de Julen Lopetegui comenzaba a dar sus frutos hasta que todo se truncó y comenzó la Crónica de una muerte anunciada. En la jornada 6 de Liga, el Real Madrid visitaba el Sánchez-Pizjuán para enfrentarse al Sevilla, y de allí salió vapuleado con tres goles de los andaluces. Tres días más tarde, los blancos empatan a cero en el Benabéu en el derbi contra el Atlético.

El Madrid comienza a hundirse

Octubre se llevó por delante al técnico guipuzcoano. Derrota en la Liga de Campeones frente al CSKA Moscú por la mínima, Alavés y Levante alargan en Liga la depresión del Madrid y, para rematar, la 'manita' del Barcelona en el Camp Nou. Además, el Madrid estuvo sin ver puerta 481 minutos. Todos estos sucesos fueron la condena de Lopetegui que fue destituido el 29 de octubre.

Santiago Solari tomaba el mando de la plantilla blanca. El entrenador argentino dirigió su primer partido en Copa del Rey contra el Melilla, donde los merengues metieron cuatro goles y Vinícius fue la revelación del partido. Pero tras dos jornadas ganando con serias dudas en Liga y goleando al Viktoria Pilsen (0-5) en Liga de Campeones, el Madrid volvía a revivir los fantasmas del pasado. El Eibar le pintaba la cara a los merengues en Ipurua por 3-0.

El Madrid volvió a levantar cabeza contra el Valencia en el Bernabéu por 2-0, pero el CSKA Moscú convertiría la noche europea en un calvario para el Madrid tras ganarle por 0-3. Una noche en la que Isco fue protagonista tras se pitado por la grada madridista.

El año acababa por fin con la consecución del tercer Mundial de Clubes consecutivo tras imponerse al Al Ain por 4-1. Y en Liga, El Madrid sumó 29 puntos de los 48 posibles, se situaba cuarto en la clasificación a cinco puntos del FC Barcelona, líder en la tabla, y por detrás de Sevilla y Atlético.

Nuevo año, mismas carencias

Al Madrid se le atragantó el inicio de año, comenzó empatando a dos en Villarreal y perdiendo ante la Real Sociedad (0-2). Estos resultados dejaban a los blancos fuera de los puestos de Champions y prácticamente con la Liga cuesta arriba a diez puntos del equipo de Valverde.

El partido contra el Sevilla (2-0) en la jornada 20 volvía a despertar los ánimos en la afición blanca. El mes de febrero impulsó al Madrid a iniciar la revolución y luchar por las tres competiciones. Un empate a domicilio contra el Barcelona en Copa del Rey, la victoria en Liga por 1-3 ante el Atlético y en Ámsterdam por 1-2 en Champions, daba ilusiones a la afición blanca.

Triplete de fracasos

Cuando febrero se estaba convirtiendo en el mejor mes de la temporada, el Madrid tira en una semana las tres competiciones en el Santiago Bernabéu. Empezó con la Copa tras imponerse el FC Barcelona por 0-3, continuó tres días después con la derrota por 0-1 frente a los culés en Liga lo que provocó que el Madrid se distanciara a 12 puntos y prosiguió con la eliminación en octavos de final de la Liga de Campeones en manos de Ajax por 1-4.

El 11 de marzo, Florentino Pérez comenzó a pensar en la próxima temporada y quiso hacer la reconstrucción del equipo comenzando por el entrenador, anunció la destitución de Solari y comunicó la vuelta de Zidane Zidane al banquillo merengue después de nueve meses.

‘Zizou’ comenzó su segunda etapa ante su público, en el Santiago Bernabéu y de la mejor manera posible, con victoria ante el Celta de Vigo por 2-0. En el siguiente partido ante el Huesca, el Madrid gana con dificultades, pero un gol de Karim Benzema en los últimos minutos le salvó del empate. Sin embargo, fuera de casa los blancos no han sido capaces de ganar ningún partido: derrota ante el Valencia (2-1), empate en Leganés (1-1) y en Getafe (0-0), derrota ante el Rayo (1-0)  y el suplicio a domicilio acabó ante la Real Sociedad (3-1).

La fatídica temporada culminó en el Santiago Bernabéu con derrota frente al Betis por 0-2. Ni la llegada de Zidane resucitó a un equipo que estaba muerto, sin alma, que pasó de la cima del fútbol europeo a  caer en picado y sin frenos, sumando 17 puntos de los 30 posibles desde el regreso del técnico francés y a 19 puntos del FC Barcelona

VAVEL Logo