Primer set para el Manchester United
Bruno Fernandes, la figura del encuentro. Foto: Manchester United. 

Partido de ida por la semifinal de la Europa League. Manchester United y Roma jugaron los primeros 90 minutos para acercarse a Polonia, país donde se definirá este torneo. Y, tanto los ingleses como los italianos, nos brindaron un gran espectáculo para los espectadores con muchos goles.

Fue un duelo típico de final. Dos equipos con intenciones de sacar la diferencia en Old Trafford, pero con los nervios de saber que, en caso de dar un paso en falso, por lo que fue un encuentro donde ambos querían llevarse la ventaja. En especial el equipo italiano que tenía la ventaja del gol fuera de casa. 

En la primera parte, el conjunto dirigido por Ole Gunnar Solskjær, fue el que tomó la iniciativa queriendo tener la ventaja. Sin embargo, en los primeros cinco minutos de juego, los entrenados por Paulo Fonseca tuvieron que cambiar sus planes, ya que Jordan Vertout tuvo que dejar el campo de juego. 

Sin dejar las emociones de lado, y cuatro minutos más tarde, llegó la primera emoción del encuentro. Asistencia de Cavani para Bruno Fernandes que definió ante la salida del portero del conjunto italiano, para que festeje Solskjær. Pocos minutos más tarde, una mano adentro del área de Pual Pogba, le dio un penalti a la visita y le permitió a Lorenzo Pellegrini anotar la igualdad. 

Y, cuando el partido parecía que estaba cerca del local para volver a tener la ventaja, cerca de la media hora de juego, el autor del empate le cedió el balón para Edin Dzeko y, el máximo anotar del conjunto italiano le dio la ventaja parcial a la Roma ya, con el 2-1 a su favor, el encuentro se fue al descanso. 

En la segunda parte, el partido siguió con la misma dinámica. El Manchester United seguía haciéndose dueño y circulador del balón, ante una Roma que esperaba el momento justo para aumentar la ventaja. 

De todas maneras, los de Solskjær pisaron el aselador. Tres minutos del inicio, Bruno Fernandes y Edinson Cavani demuestran lo bien que se están entiendo y, a diferencia del tanto que abrió el marcador, el portugués asistió al uruguayo que sacó un gran disparo para marcar la igualdad transitoria. Y, en el minuto 64, era nuevamente el uruguayo el que volvía a darle la ventaja a los ingleses. 

Desde ese momento, era cuestión de ver cuantos goles hacía el Manchester, ya que Bruno Fernandes desde los doce pasos, aumentaba la ventaja para los de Old Trafford, luego de que el árbitro sancionara una infracción sobre Cavani en el área, lo que hacía que el encuentro quede con un 4-2 parcial. 

Pero no terminó ahí, ante una Roma abatido, sin reacción, resignado y a la espera de no le anoten más goles, se fue completamente el partido que fue todo rojo. Y de eso se aprovechó el United, que tras un libre directo desde la derecha, le sirvió el balón a la cabeza de Paul Pogba para que anote el 5-2. 

Ya cerca del final y sin piedad ante un rival que pedía basta, Mason Greenwood no tuvo piedad y puso el 6-2, dándole el primer set al dueño de casa, ya que, después de ese último gol, no hubo tiempo para más y el partido concluyó de esa manera. 

De esta forma, los dirigidos por Ole Gunnar Solskjær quedaron bien posicionado para la vuelta que será el próximo jueves, en el Estadio Olímpico de Roma, Italia a partir de las 21:00 hora español, obligando a su contrincante a hacer, como mínimo, cuatro goles y que no le marquen ninguno. El United está cada vez más cerca de la final y sueño con sumar un título más a sus vitrinas. 

VAVEL Logo