La mala fortuna vuelve a cebarse con el Levante UD
Aritz Aduriz hizo historia con su gol frente al Levante UD // Fuente: Vavel

El Athletic Club se llevó los tres puntos en su visita al Ciutat de Valencia gracias a un tempranero gol de Aritz Aduriz y un tanto en propia portería de Postigo, que significó el triunfo visitante tras el gol de Laporte en propia portería que significaba el empate. El tanto del delantero donostiarra lo convierte como el jugador más veterano en marcar en Liga con el Athletic Club. De esta forma, el Athletic suma tres puntos vitales que le sirven para adelantar a los levantinistas en la posición y colocarse decimoterceros con 17 puntos. 

El Athletic reservaba a Williams tras el duro partido que tuvieron frente al Zorya en Europa League, mientras que Muñiz alineaba su once más reconocible con las bajas que tiene. Sin embargo, el técnico asturiano tuvo que tomar decisiones antes de hora y de forma muy acertada. 

De nuevo otro gol tempranero 

Desde el pitido inicial el Athletic iba a ser el equipo que quería el protagonismo y que quería mandar. Al igual que ocurriera en su último partido en el Ciutat frente al Atlético de Madrid, el Levante iba a ver como su rival se adelantaba muy pronto en el marcador. No habían transcurrido ni cinco minutos cuando un balón largo de Aymeric Laporte que no entrañaba en principio complicaciones iba a ser determinante para el devenir del encuentro. 

Aritz Aduriz lograba su sexto gol de la temporada y el undécimo gol que anota al Levante UD en su carrera, siendo uno de sus equipos más goleados 

En un error defensivo de Postigo, la experiencia de Aritz Aduriz propiciaba un robo de balón que iba a traer consecuencias muy negativas para los locales. El delantero del Athletic cedía para Raúl García y, este, realizaba un pase de la muerte para Óscar de Marcos, siendo este derribado por Toño y señalando la pena máxima el colegiado. Aritz no iba a perdonar desde el punto de penalti y lograba el 0-1, el cual significa su sexto gol de esta temporada y el undécimo gol que el donostiarra le anota al conjunto levantinista en su carrera. 

Además, es un tanto histórico para Aritz Aduriz, pues se convierte en el jugador más veterano en marcar con el Athletic en Liga. El gol marcado en el Ciutat de Valencia lo ha registrado con la edad de 36 años y 302 días, superando la marca que tenía hasta el momento Piru Gainza, que hizo su último gol con 36 años y 298 días en la temporada 58-59. 

Cambio de planes tras un inicio difícil 

Un Levante aturdido al que el gol le afectó de una manera notoria, sin lograr entrar en el partido pese al ánimo de su afición. Tres saques de esquina ejecutados por los locales y un disparo de Morales fueron sus intentos de rehacerse del gol visitante, pero la defensa bilbaína se mostró muy segura en estas acciones. Los locales sintieron el nerviosismo que también expresó la grada y acumulaban multitud de errores técnicos individuales, como controles y pases que parecían sencillos. 

Fruto de este mal inicio, Muñiz se vio obligado a cambiar cosas para intentar tener más presencia arriba y más ocasiones poco después de cumplirse la media hora de partido. Quitaba un mediocentro defensivo como El Hacen para dar entrada a Boateng y jugar un claro 4-4-2, con el ganés y Enes Ünal en punta. Y a punto estuvo de salirle la jugada a la perfección, pues cuando tan sólo llevaba cinco minutos en el campo, iba a tener una doble ocasión clarísima. Primero remataba tras una prolongación de Postigo en un saque de esquina, yéndose desviado pese a disparar desde el punto de penalti y, en la misma jugada y tras un perfecto centro de Jason, su remate de cabeza lo atajaba Kepa evitando el empate local. 

Con el partido de cara, más fácil 

El partido estaba más donde quería el Athletic que el Levante UD tras lograr los vascos adelantarse en el marcador. Los balones divididos y segundas jugadas eran en la mayoría de ocasiones favorables a los visitantes, sumando también una clara ocasión de Óscar De Marcos tras una jugada por la banda derecha del ataque. La movilidad de Susaeta y el mencionado De Marcos, que partían en principio como extremos pero que camparon a sus anchas por la mediapunta, daba mucho oxígeno a los de Ziganda, siendo ambos los jugadores más activos de su equipo. 

De Marcos y Susaeta tenían en la primera mitad una total libertad de movimientos que en muchas ocasiones iban a derivar en llegadas con peligro al área  

En todo momento, los rojiblancos trataban de conservar el balón para empezar ahí sus ataques. A medida que los locales fueron adueñándose del esférico, comenzaron a perder un poco el control del encuentro, dando más opciones de crear peligro a los de Muñiz. Quedaba un partido muy abierto para la segunda mitad, ya que pese a marcar Aritz Aduriz muy pronto, los blaugrana iban a tratar de conseguir algo positivo en su campo.

Tras el descanso, dominio granota con premio 

Las decisiones de Muñiz iban a propiciar que el partido cambiara de rumbo. En el descanso el técnico asturiano daba entrada a otro jugador ofensivo como Ivi y retiraba a uno defensivo como Shaq Moore. Los últimos quince minutos de la primera parte en los que el Levante fue superior, iban a ser un espejo del inicio de la segunda mitad. Con el propósito de dar algo positivo a la afición, que desde el 21 de septiembre no veía una victoria de su equipo en el Ciutat, los locales salieron de vestuarios siendo los dominadores del encuentro. 

Tras un inicio con mucha presencia en campo visitante, el encuentro se iba a enfriar, tratando los visitantes de mantener el resultado y bajando los locales un poco las pulsaciones tras el fulgurante inicio de la segunda mitad. Sin embargo, no cejaban en su empeño de ir al ataque, comandados por buenas acciones de Jason y el capitán José Luis Morales. Un empeño que iba a tener sus frutos en el minuto 73. 

Tras un mal despeje de Laporte, el esférico caía a pies de Ivi en la parte izquierda del ataque granota, deshaciéndose muy fácilmente de Lekue y colocando un centro-chut al interior del área que el propio central francés introducía en su propia portería. Un tanto no exento de polémica, pues los visitantes reclamaron posición ilegal de Enes Ünal en el momento del despeje de Laporte

El tanto del empate animó a los visitantes 

El tanto, lejos de amilanar a los visitantes, picó en el orgullo de los de Ziganda, los cuales iban a tener dos ocasiones clarísimas justo después de encajar el tanto que significaba el empate. Raúl García recibía un balón dentro del área aunque ligeramente escorado, salvando Oier su disparo a bocajarro. La jugada continuaba y Mikel Rico enganchaba una volea, tras el toque de cabeza de uno de los delanteros del Athletic, que se estrellaba contra el poste derecho de la meta defendida por el guardameta irundarra. Era el previo aviso de lo que iba a suceder en el minuto 78. 

Tras el empate de los levantinistas, el Athletic tiró de orgullo para volver a adelantarse en el marcador 

Tras un lento pero efectivo ataque del Athletic, Mikel Rico abría el balón al pico del área donde recibía De Marcos, sacando un centro con su pierna izquierda que iba a introducir en su propia portería Postigo. Al igual que le ocurriera frente al Atlético, un tanto en propia portería de los de Muñiz ponía en ventaja a los visitantes. 

El tanto de Laporte en propia portería no llevó al estado de depresión a los de Ziganda, si no que a partir de ese momento, todas las ocasiones y el dominio fue para los bilbaínos. 

Esta victoria certifica que los de Bilbao adelanten a los de Orriols en la clasificación y se encuentren decimoterceros con 17 puntos. Una victoria necesitada frente a un rival directo y que trataran de hacer buena en su próximo envite, en el derbi vasco que enfrentará a los de Ziganda con la Real Sociedad

El Levante UD no gana en su estadio desde el 21 de septiembre (3-0 frente a la Real Sociedad)

Dos buenas decisiones de López Muñiz llevaron al empate a su equipo frente al Athletic. Sin embargo, la mala fortuna volvió a actuar en contra de los de Orriols como ya ocurriera frente al Atlético de Madrid, encajando un tanto en propia portería de Postigo que, en esta ocasión, significó la derrota para su equipo. Así, tras las victorias de Málaga, Deportivo de La Coruña y Alavés, ven el descenso a tan sólo cuatro puntos, ya que son decimoquintos con 16 puntos y a la espera de lo que pueda hacer mañana el Espanyol, decimosexto con los mismos puntos. 

El Levante alarga su mala racha como local, donde no gana desde el 21 de septiembre cuando lo hiciera por 3-0 frente a la Real Sociedad. En la próxima jornada, visitarán el complicado campo del Sevilla.

VAVEL Logo