La incapacidad de cerrar partidos
Ángel empata el choque ante el Athletic en los minutos finales. | LFP

El año del Athletic está siendo, cuanto menos, complicado. Los leones cayeron eliminados en Copa del Rey frente a la SD Formentera, un conjunto de la Segunda División B, con una posición más lejana en Liga de lo que se esperaba, lejos de Europa en cuanto a puntuación y en cuanto a posición se refiere, y con un único frente realmente positivo, la UEFA Europa League, donde se clasificaron como primeros de grupo.

Una de las causas de esta marcha difícil de los leones en la temporada, es sin duda la incapacidad que tienen los del Kuko Ziganda para cerrar los partidos cuando están por delante en el marcador, ya que ya son unas cuantas veces las que el equipo, tras verse por encima en el luminoso, tiende a tirarse atrás para intentar guardar la ropa.

Una acción repetida…

Y es que los rojiblancos tienen la capacidad para adelantarse en el marcador en la mayoría de los partidos que disputan. Con la dificultad que eso conlleva, lo han conseguido en un total de nueve de los 20 partidos disputados en Liga. Eibar, Girona, Málaga, Sevilla, Deportivo, Levante, Betis, Alavés y Getafe son los encuentros en los que los rojiblancos han empezado por delante en el marcador.

Hasta en cinco ocasiones al Athletic se le han escapado resultados que le valían

Sin embargo, los del Kuko Ziganda solo lograron acabar por delante en el marcador en seis de los nueve partidos mencionados, además de dos encuentros en los que, tras ir a guardar el empate sin goles, se han acabado llevando una derrota, por lo que solo logran el triunfo en algo más de un 50 por ciento de los choques en los que los rojiblancos se ponen por delante en el marcador. En definitiva, adelantarse en un encuentro liguero para los rojiblancos, no suele significar que los de Ziganda acaben ganando el partido. Además, el Athletic esta en esta Liga ha conseguido marcharse de dos goles de diferencia en el marcador en cuatro ocasiones.

… que a veces ha salido bien…

El principal problema de los rojiblancos es esa tendencia de guardar la ropa cuando el partido esta encarrilado, aunque en tres ocasiones le ha llegado a salir bien, empezando por Eibar, donde los rojiblancos se adelantaron en el marcador a los 39 minutos con un gran cabezazo de Aduriz, pero que después, desaparecieron del terreno de juego, siendo Kepa Arrizabalaga el que sostuvo a los de Ziganda, realizando dos paradas de mucho mérito en la segunda mitad, a remates de Kike García y Sergi Enrich, que mantuvieron los tres puntos en el bolsillo bilbaíno.

Los jugadores del Athletic celebran el gol de Aduriz. | UGS Vision.
Los jugadores del Athletic celebran el gol de Aduriz. | UGS Vision.

También ocurrió en el Ciutat de Levante. El Athletic arrancó muy bien el encuentro, con un penalti anotado por Aduriz a los cinco minutos de partido, a partir de ese instante, el equipo rojiblanco empezó a recular, y el Levante a mandar, y a tener ocasiones. Al final, tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. El Levante empató a un cuarto de hora del final del partido, y el Athletic volvió a salir de su cueva para intentar llevarse el partido, y lo consiguió. Un autogol de Postigo dio una victoria al Athletic que por momentos, no mereció.

El Athletic celebra el definitivo 1-2. | LFP
El Athletic celebra el definitivo 1-2. | LFP

Otro caso bien distinto es el del encuentro frente al Sevilla, en el que la intención del Athletic desde el primer minuto de partido fue cerrarse atrás y esperar las ocasiones propicias para ponerse por delante en el marcador. Los leones se adelantaron en el marcador cerca del descanso con un gol de Mikel Vesga tras una jugada de ciertos rebotes en el área. En la segunda mitad, el guion del choque fue el mismo, el Sevilla atacó, y el Athletic se defendió, aunque esta vez con éxito, el gol de Mikel Vesga fue suficiente para que los de Ziganda se quedaran por delante en el marcador.

Vesga a punto de anotar su gol. | UGS Vision.
Vesga a punto de anotar su gol. | UGS Vision.

… pero que suele salir mal

Sin embargo, han sido cinco los encuentros en los que los leones no han conseguido aguantar el resultado que pretendían. La conclusión es que los leones, como han repetido en numerosas ocasiones, no saben especular. La demostración de este hecho comenzó en la cuarta jornada de la Liga, en la visita a Gran Canaria, el Athletic dio por bueno a 20 minutos del final el empate sin goles frente a la UD Las Palmas, que finalmente, logró adelantarse en el marcador con un gol de Remy, primeros dos puntos que se escaparon.

Más dolió aun el siguiente ejemplo de 0-0 que no se supo mantener, pues supuso la eliminación del conjunto de Ziganda en la Copa del Rey. El empate sin goles le valía al conjunto rojiblanco para clasificarse para los octavos de final de la competición copera. El Athletic intentó adelantarse sin fortuna, pero de nuevo en los minutos finales, eligió cerrarse para asegurar el resultado. La consecuencia fue un gol en el tiempo de descuento del conjunto balear, que eliminó a los leones de la Copa.

Momento del gol de SD Formentera. | Foto: Athletic
Momento del gol de SD Formentera. | Foto: Athletic

Dos empates más, ambos en Liga, son de nuevo una muestra de no saber especular. El último encuentro liguero, frente al Getafe, donde el Athletic llegó a adelantarse en el marcador en dos ocasiones, con igual actitud tras hacerlo, primero, con un golazo de Iñaki Williams, que contrarrestó Jorge Molina en un penalti, y después, de penalti anotado por Raúl García. Pero tras este 1-2, el equipo volvió a meterse atrás, y se sucedieron ocasiones suficientes para que el Getafe diera la vuelta al choque, Iago Herrerín se erigió de héroe pero no pudo hacer nada en el empate (2-2), frente a una lluvia de balones azulones colgados. Mismo guion que en Riazor, donde los leones se pusieron por delante dos veces, y en dos balones colgados, con el equipo atrás, el conjunto gallego logró el empate.

Por último, el resultado más sonrojante de la temporada. Málaga, La Rosaleda, el Athletic vuelve a adelantarse en el marcador, y se echa atrás, los blanquiazules dominan, tienen ocasiones, y encierran al Athletic en su área. Empatan y se llega al descanso. Los leones salen a por todas en la segunda mitad y consiguen ponerse 1-3 en el marcador, estando el Málaga en inferioridad numérica. De repente, se ve algo que no entienden ni propios ni extraños, los leones se echan atrás y en tres balones colgados el Málaga, con un jugador menos empata el choque y a punto está de poner el 4-3.

Recio celebra el empate 3-3. | Foto: LFP
Recio celebra el empate 3-3. | Foto: LFP

En conclusión, si el equipo rojiblanco quiere remontar su camino en Liga, debe dejar de hacer aquello que no sabe, debe dejar de especular, puesto que cada vez que se mete atrás, rara vez logra el objetivo.

VAVEL Logo