Yeray será tratado de una adenopatía y estará de baja tres meses

El defensor del Athletic Club padece una adenopatía detectada en uno de sus controles de vigilancia tras su tumor testicular detectado en diciembre. Por el momento, abandona la concentración de la selección española sub-21 y estará de baja tres meses en los que recibirá quimioterapia.

Yeray será tratado de una adenopatía y estará de baja tres meses
Yeray Álvarez durante un partido con el Athletic | Fotografía: UGS Vision

Las peores noticias vuelven a centrarse en Yeray Álvarez. El prometedor central del Athletic Club de Bilbao ha sufrido una recaída de su tumor testicular que precisará de tratamiento complementario. En uno de los controles rutinarios tras la detección de la enfermedad el pasado mes de diciembre, el defensor ha sufrido una adenopatía que le hace abandonar la concentración de la selección española sub-21 y recibir quimioterapia, un tratamiento que, además, le privará de estar a disposición del club rojiblanco durante los próximos tres meses.

En un comunicado publicado en la página web del club de Ibaigane se especifica esta recaída y todo el tratamiento que recibirá un futbolista que dejará de contar para Albert Celades desde el martes, 13 de junio. Al igual que ya hicieran en diciembre, cuando se hizo pública su enfermedad por primera vez, el Athletic Club se pone a disposición del futbolista y pide el máximo respeto y discreción tanto con el jugador como con sus allegados.

Yeray estará de baja tres meses

Lamentablemente, el gran rendimiento de Yeray en el terreno de juego ya está ligado a su enfermedad, algo que provocó un gran apoyo el pasado año y que se prevé suceda de la misma manera a mitad de 2017. Se altera, de esta forma, la pretemporada de un equipo que volverá a los entrenamientos a principios del próximo mes pensando en preparar de la mejor manera posible la previa de la UEFA Europa League. Tal y como hiciera Ernesto Valverde durante la temporada 2016/2017, José Ángel Ziganda tendrá que sobreponerse a la ausencia de un jugador que se ha ganado su titularidad a base de pundonor, trabajo y esfuerzo, características, todas ellas, representativas del club vasco. Etxeita o Bóveda pueden volver a ser los sustitutos de un futbolista que, además de esos tres meses de ausencia, tendrá que realizar la pretemporada con el curso ya en juego.