Arjen Robben, lo que pudo ser y no fue
Foto: theguardian.com

Arjen Robben nació en Bedum, Países Bajos, el 23 de enero de 1984. Dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol vistiendo la camiseta del V.V. Bedum bajo los ordenes de Wiel Coerver. Su calidad, su potente disparo, su facilidad de pensar con rapidez con el balón en los pies hizo que el FC Groningen lo fichará para sus categorías inferiores. En su primera temporada en dicho equipo marcó la friolera de 50 goles.

Comienzos

En la temporada 99/00, Arjen pasó a formar parte del primer equipo del FC Groningen de la mano de Jan van Dijk. Debutó el 3 de diciembre de 2000, ante RKC Waalwijk, sustituyendo a Leonardo dos Santos que tuvo que abandonar el terreno de juego lesionado a los 79 minutos. En dicha temporada jugó 18 encuentros y anotó dos goles.

Foto: fútboldeataque.blogspot.com

Al final de temporada, Arjen fue traspasado al PSV Eindhoven a cambio de 3,9 millones de euros, pero siguió jugando con el Groningen como préstamo. Se hizo con al titularidad y disputó 28 encuentros en los que anotó seis goles. Después de quedar 15º, Arjen abandonó finalmente el equipo para marcharse al PSV Eindhoven, equipo al que pertenecía y dónde formó la gran dupla ofensiva, "Batman y Robben" junto a Mateja Kežman. Su debut se dio el día 11 de agosto del 2002 ante el AFC Ajax en la Supercopa de los Países Bajos, en el minuto 65 sustituyendo a Giorgi Gakhokidze.

Esa temporada, gracias a sus grandes y decisivas actuaciones, Robben consiguió el título de Talento del año y el premio Johan Cruyff. Jugó 33 partidos en los que anotó 12 goles. En marzo de 2004, Román Abramóvich, el propietario del Chelsea FC, se adjudicó sus servicios a cambio de 18 millones de euros.

Foto: taringa.net

Época en 'blue'

Robben debutó con el Chelsea en noviembre de 2004, ya que antes se tuvo que recuperar de una fractura en el metatarsiano derecho que sufrió a causa de un choque con Olivier Dacourt, en un amistoso de verano que el Chelsea disputó ante AS Roma. Comenzó arrasando ya anotó en cada uno de los primeros cuatro partidos que diputó con la camiseta 'blue', ante el CSKA Moscú, Everton FC, Newcastle United FC y el Fulham FC.

Ese mes, noviembre, el de su debut en el Chelsea, fue nombrado Jugador del Mes de la Premier League. La suerte no fue de su parte y el de Bedum se volvió a lesionar, esta vez sufrió una fractura de dos huesos metatarsianos del pie izquierdo. Sucedió en un encuentro ante el Blackburn Rovers FC en febrero de 2005. Esa temporada había disputado 18 partidos en los que anotó 7 goles. Gracias a su gran rendimiento en los pocos partidos que disputó, optó al Premio PFA al jugador joven del año, aunque el que acabó llevándose el premio fue Wayne Rooney.

Foto: wikipedia.com

Fue creciendo poco bajo los ordenes de José Mourinho, ejercitándose como punta interior junto a Damien Duff, dentro de un 4-3-3. En la temporada 05/06 vio las primeras dos tarjetas rojas de su carrera, ante el Sunderland y el West Bromwich Albion. De dicha temporada, cabe estacar la "disputa" de Robben con Pepe Reina. El guardameta del Liverpool cometió una dura falta sobre Eiður Guðjohnsen, y cuando Robben fue a recriminarselo, Reina le puso la mano en la cara y el holandés se tiró al suelo. Enfadado, Reina le acusó de farsante: "Estoy furioso con él por lo ocurrido, Robben es un gran actor e hizo lo suficiente como para ganarse un Óscar", comentó el portero en declaraciones a Daily Star.

En la campaña 06/07, con las llegadas de Andriy Shevchenko, Michael Ballack y Ashley Cole, Mourinho pasó de su habitual 4-3-3 a un 4-2-3-1-, esquema que más tarde utilizaría en el Real Madrid. Dicho esquema relegó a Robben al banquillo que sólo volvió a jugar cuando Joe Cole se lesionó. Tras pocas semanas después de hacerse de nuevo con un puesto de titular, la mala suerte se cebó con él de nuevo y en el encuentro que el Chelsea disputó ante el Liverpool, el 20 de enero se volvió a lesionar.

Foto: wikipedia.com

Se recuperó rápido y volvió al terreno de juego pocas semanas después ante el Middlesbrough FC. Cuando mejor le iban las cosas a Robben, la 'mano negra' volvió a tocarle y en marzo se lesionó el menisco lateral de su rodilla izquierda en un partido de selecciones, cosa que lo apartó del ruedo por un mes. Volvió a enfundarse las botas a lo grande, en el partido de semifinales de la Champions ante el Liverpool.

En agosto de 2007, su nombre empezó a sonar con fuerza en el Real Madrid, que finalmente le ofreció al Chelsea 40 millones de euros a cambio del holandés y del centrocampista alemán Michael Ballack. Ballack fue fichado a pedido de por aquel entonces nuevo entrenador del Real Madrid, Bernd Schuster, mientras que Robben fue prometido por Ramón Calderón a los aficionados durante la campaña por la presidencia del club blanco.

Retratado por las lesiones

Su fichaje por el Real Madrid se hizo oficial el 22 de agosto, a cambio de 36 millones de euros y con cinco años de contrato. Fue presentado el 24 de agosto, junto al defensa argentino Gabriel Heinze, ante 5.000 aficionados blancos en el Santiago Bernabéu. "Ahora vivo en un mundo de ensueño, soy jugador del Madrid, soy blanco", comentaba felizmente Robben. A dichas palabras, y antes de finalizar su discurso con el clásico "¡Hala Madrid!", el holandés añadió: "Ahora comienza una nueva etapa en mi vida, un nuevo comienzo, y espero que todos comprueben que no soy un jugador de cristal".

Debutó con la elástica blanca el día 18 de septiembre ante el Wender Bremen, encuentro correspondiente a la fase de grupos de la Champions, en el minuto 84, en sustitución de Raúl. El Liga se estrenó el día 23 del mismo mes, septiembre, ante el Real Valladolid. Su primer tanto de blanco llegó el dos de enero de 2008 ante el Alicante CF, en Copa del Rey. Su primer tanto en Liga fue también ante el Valladolid, equipo frente al cual había debutado en Liga, el 10 de febrero. En su primera temporada de blanco disputó 21 partidos en los que anotó cuatro goles. En dicha temporada el Real Madrid se proclamó campeón de Liga.

En el comienzo de la campaña siguiente, el conjunto blanco conquistó la Supercopa de España tras veces por un 6 a 5 global al Valencia CF, y con la marcha de Robinho al Manchester City, empezó a ser más protagonista en el esquema de Schuster, aunque el técnico alemán no lo veía con muy buenos ojos, como tampoco lo hizo Juande Ramos, que sustituyó a Schuster a los mandos del conjunto blanco que asumió en enero: "Sin él es un juego más colectivo, es la diferencia, pero se puede funcionar de las dos maneras. En el equipo no hay 'Robben-dependencia'. Curiosamente sin él hemos hecho mejores partidos", comentaba el nuevo entrenador 'merengue'.

A pesar del panorama que parecía no presentarse muy bien para él, el holandés jugó 29 partidos en los que anotó siete goles. En sus dos temporadas en Chamartín, Robben promedió aproximadamente una lesión cada cinco jornadas, perdiéndose cerca del 40% de los partidos, es decir, en 53 partidos de blanco se lesionó en 10 ocasiones. Durante su etapa en el Chelsea, la mayoría de lesiones del genial centrocampista fueron de tipo muscular, aunque en 2004 el holandés estuvo a punto de verse obligado a dejar el fútbol. Robben sufrió un cáncer testicular.

En el Real Madrid, las lesiones siguieron las siguiente cronología:
- 3 de octubre de 2007 : un golpe en la rodilla
- 19 de octubre de 2007: una rotura muscular en el bíceps femoral izquierdo
- 14 de diciembre de 2007: una sobrecarga muscular en los isquiosurales de la pierna izquierda
- 9 de enero 2008: una sobrecarga en los isquiotibiales de la pierna izquierda
- 3 de marzo 2008: un esguince del tobillo izquierdo.
- 6 de octubre de 2008: un edema muscular con mínima afectación fibrilar en el músculo semimembranoso de su pierna izquierda
- 5 de noviembre de 2008: una rotura de grado dos en el sóleo de la pierna derecha con afectación en el tríceps sural
- 6 de febrero de 2009: gripe
- 14 de febrero de 2009: contractura muscular en la cadera derecha
- 3 de abril de 2009: una rotura de fibras en el sóleo de su pierna derecha.

En la temporada 2009, con la llegada de Cristiano Ronaldo y Kaká, muchos dieron pro hecha su salida del club blanco pero ante la buena pretemporada que estaba realizando, el holandés no quiso abandonar Chamartín: "No me quiero ir, pero es el club el que quiere venderme. Es todo lo que puedo decir a los aficionados. Yo no me quiero ir. Se han dicho muchas mentiras", comentó.

Su petición no fue escuchada y fue traspasado al Bayern Múnich a cambio de 25 millones de euros el 27 de agosto. Firmó por cuatro años. Tras su marcha, Jorge Valdano, aseguró que fue el mismo Robben el que había pedido ser traspasado para poner contar con más minutos y llegar en una buena forma al Mundial de 2010 disputado en Sudáfrica: "El jugador fue invitado a salir del club a comienzos del verano. A medida que avanzó la pretemporada es verad que Pellegrini se mostró muy interesado en que se quedara en la plantilla, pero disfrutó de los minutos que disfrutó. Nosotros habíamos entendido que podía quedarse, pero su padre mostró su preocupación por no ser titular y vino al club a pedir que aceptásemos alguna de las ofertas que había por él. Finalmente fue el Bayern el que más le interesó al jugador y por eso hoy está en Alemania. Fue el jugador el pidió irse al Bayern".

Mejor momento de su carrera

Parece ser que a Robben le ha sentado bien su marcha a Alemania, ya que empezó a destacar ya en su debut en la Bundesliga, el 29 de agosto, anotando dos de los tres goles del conjunto de Múnich ante el VfL Wolfsburg, en un partido en el que tan sólo disputó media parte. La mala suerte volvió a tocar su puerta y el 30 de septiembre, ante la Juventus en Champions se volvió a lesionar, sufriendo una inflamación de rodilla.

Volvió a enfundarse las botas es 24 de octubre ante el Eintracht Frankfurt. Jugó 30 minutos y anotó un tanto. Esa temporada, Robben cuajó actuaciones para recordar, pero en el comienzo de la campaña 10/11, unas pruebas médicas confirmaron que su tendón no estaba curado correctamente. Tardó en volver al verde hasta el día 15 de enero de 2011 ante el VfL Wolfsburgo.

Foto: perú.com

Fue nominado al FIFA Balón de Oro 2010, al FIFPro World XI 2010 y al premio FIFA Puskas, al mejor gol del año, aunque finalmente no ganó ninguno de los tres. En al temporada 12/13, el Bayern ganó la Bundesliga y Robben jugó 17 partidos en los que anotó cinco goles. Fue el holandés el que dio la Champions al conjunto germano en dicha campaña, ya que marcó el gol que le dio la victoria, en el minuto 89, ante el Borussia Dortmund.

Con la Bundesliga bajo el brazo, Robben se ha convertido en uno de los jugadores más temibles de la Liga alemana. Con las lesiones siendo parte del pasado, Robben renovó con el Bayern hasta el 2017. “Robben es el talento más grande de toda su generación”, dijo una vez Johan Cruyff.

VAVEL Logo