Liverpool entre algodones, pero siempre en alto
Liverpool FC. Foto: Premier League.

A la hora de pensar de un equipo que tiene que reponerse a las adversidades, y a las que cada vez le aparecen nuevas complicaciones, sin dudas, lo primero que se puede pensar es en el Liverpool. El equipo de Jurgen Klopp que está en búsqueda de poder repetir quedarse con la Premier League, pero que con el correr de los partidos aparece una nueva complicación en su camino.

Campeón indiscutible de la temporada anterior, además de ser uno de los mejores de Inglaterra, el equipo conducido por el alemán sabe perfectamente que no se puede quedar atrás si quiere que el tan preciado trofeo por el que esperó 30 años, se quede en Anfield una temporada más. 

El juego de Liverpool es conocido: verticalidad, precisión, intenso, preciso, dinámico, directo, entre otras características generales que construyó Klopp desde hace cinco años desde su llegada al club en 2015, completamente distinto al actual, en donde se encargó de descubrir y potenciar jugadores hasta convertirlos en futbolistas de elite, potenciarlos, hasta cambiar su mentalidad por una totalmente ganadora, algo que explica el éxito de hoy en día. 

Lo más difícil de todo eso es mantenerse. Más en una liga donde está en contante crecimiento y los rivales crecen, empiezan a conocer y encontrarle debilidades a los equipos que ya están formados, lo que convierte en un desafío para Klopp reinventar a un equipo que está en la cima para no caer. 

Las nuevas caras del Liverpool 2020/21

Es por eso que, a pesar de la super población en el medio campo con opciones como Wijnaldum, Keita, Henderson, Fabinho, Oxlade-Chamberlain o Milner, el ex entrenador del Borussia Dortmund vio la oportunidad de traer a un jugar de calidad y con una visión de juego fantástica como Thiago Alcántara y no dudo, lo llevó a su Liverpool que parecía estar cubierto en ese sector, pero que el español le aporta un salto de calidad, una visión de juego incomparable con cualquier futbolista.  

Thiago Alcántara con la camiseta de Liverpool. Foto: Premier League.
Thiago Alcántara con la camiseta de Liverpool. Foto: Premier League.

Pero no sólo se quedó ahí, a pesar de que tanto Andrew Robertson y Trent Alexander-Arnold son fundamentales en el esquema del Liverpool, Klopp sabe que si se lesiona alguno de los dos está en serios problemas. La importancia y la pieza clave para que los Reds funcionen, pasan por ellos tanto en ataque como para mantener la solidez defensiva en su sector. El reemplazo del inglés es Neco Williams, pero, ¿Quién juega en lugar de Andy Robertson? Para eso, llegó Kostas Tsimikas. 

La línea débil de la temporada pasada se basó en, cuando los partidos eran complicados o cuando alguno del tridente ofensivo Salah-Firmino-Mané, no esté disponible, cuál es el plan B. Ese plan B era impensado, era una incógnita cómo podía reaccionar, como se podía adaptar, pero aún así llegó Diogo Jota del Wolves. 

Aún así, algo más faltaba a la hora de pensar en la zona defensiva. ¿Será necesario otro portero en lugar de Adrián que dejó más dudas que certezas en partidos anteriores?, ¿hará falta otro central por si se lesiona van Dijk o Gomez? Alguno de estos interrogantes pasaron por la cabeza de Jurgen Klopp al inicio de la temporada, pero con el lema de cuidar la economía, Liverpool con tres incorporaciones cerró el mercado. 

La temporada entre algodones 

Le costó al Liverpool encontrar el ritmo y la intensidad que tenía el equipo campeón. La temporada anterior, te pasaban por arriba. Eran sólidos, eran fuertes en ataque, eran intensos al punto de dejar sin aire al rival, lo hacían correr por la forma rápida de jugar con sus extremos y laterales a pura velocidad que les encanta aprovechar el espacio. Los balones largo en la defensa, la presión del medio campo, la defensa que hacía imposible generarle jugadas de peligro y, si lo hacían, estaba Alisson para salir al rescate. 

Nada de eso se vio en las primera fechas. Errores defensivos irreconocibles, le costaba generar peligro a pesar de que Mohamed Salah estaba intratable para los rivales. Firmino no gravitó tanto en el poderío ofensivo, no aportó tanto trabajo silencioso para beneficiar tanto al egipcio como al senegalés. El mediocampo con más dudas, brindó mayor posesión de balón y poca creación para los Reds en las primeras jornadas. Algo muy distinto a la anterior donde era mucho más preciso y directo, sin la necesidad de tener el dominio con el balón.

A todo eso, hay que sumarle que Jurgen Klopp nunca tuvo su once soñado en ninguno de las primeras ocho jornadas. Lesiones, COVID, cansancio, viajes, tantos partidos en forma consecutiva, le impidieron armar ese equipo perfecto al alemán, con su habitual con Alisson; Alexander-Arnold, van Dijk, Gomez, Robertson; Jordan Henderson, Keita, Thiago; Salah, Firmino, Mané. Apenas, lo logró 45 minutos ante Chelsea, una de las mejores versiones. 

Poco importó la desmejora del nivel para los Reds, ya que de todas formas siguieron ganando y ganando. Encontró triunfos contra Leeds, a pesar de que le costó, otro triunfo ante el equipo de Frank Lampard, donde el primer tiempo sufrió cuando atacaba Werner, pero fue superior y una segunda mitad con el ingreso de Thiago, cambió la imagen y contribuyó a redondear un gran partido, y por último, una victoria contundente ante Arsenal. 

Robertson anotó para Liverpool ante Arsenal. Foto: Premier League.
Robertson anotó para Liverpool ante Arsenal. Foto: Premier League.

Sin embargo, la perdida de Alisson Becker en la portería y el ingreso de Adrián, contribuyeron a un decaimiento de los Reds a tal punto que recibió la mayor goleada de la temporada hasta el momento: en un partido histórico, Aston Villa lo venció 7-2 en Villa Park. Luego, siguió un 2-2 ante Everton, donde lo pudo ganar y tuvo un gran nivel futbolístico, superior a un equipo de Ancelotti que estaba en su mejor momento, pero el VAR le quitó los tres puntos. 

El resto, fue triunfo ante Sheffield Unitted, ante West Ham, gracias a la figura de Diogo Jota y empate ante el City. En Champions consiguió tres triunfos de tres: Ante Ajax, Midtjylland y Atalanta, yendo de menor a mayor. 

Las lesiones

Klopp ya perdió la cuenta de cuantos jugadores perdió en los pocos meses que va de temporada. Lo peor para el alemán, es que fueron de gravedad, lo que hace que se pierdan casi toda la temporada y nunca pudo poner el equipo ideal en ninguno de los partidos. 

El primero en lesionarse fue Alisson. A principios de octubre que hizo que se pierda el partido con Aston Villa, el derbi ante Everton, Ajax y la primer fecha FIFA. Una semana más tarde, se sumó la grave lesión su clave en defensa como Virgil van Dijk, con la rotura de sus ligamentos, por lo que estará afuera por varios meses. 

van Dijk, la dura baja para Klopp. Foto: Premier League.
van Dijk, la dura baja para Klopp. Foto: Premier League.

En ese mismo partido, tras perderse varios partidos por dar COVID positivo, al igual que Sadio Mané, se le sumó una infracción innecesaria y descalificadora de Richarlison a Thiago Alcántara, que hizo que se pierda el resto de los partidos hasta el momento. Su principal fichaje que iba a cambiarle la ecuación, tampoco podía ser una solución para Klopp. 

En la zaga central, con la baja de holandés, las respuestas eran Gómez-Matip, que tampoco está al 100%, o Fabinho. Pero Fabinho también se lesionó el muslo y tampoco está a disposición de Klopp. Luego de eso, quedaron las alternativas de Nathaniel Phillips y Rhys Williams, ambos mostrando buenas respuestas haciendo dupla con Gomez. 

Pero, para empeorar la situación, en el último partido contra el Manchester City, Trent Alexander-Arnold salió con dolor y se conoció que también es baja por cuatro semanas. Y lo último que le faltaba a Liverpool es la lesión de Joe Gomez, que en el entrenamiento de Inglaterra, hizo que se rompiera el tendón de su rodilla y tenga que recurrir a una cirugía y estar fuera por un tiempo. 

De esta forma, Klopp se quedó sin su zaga central titular. Momentáneamente, sin su suplente, ni lateral derecho, por lo que tendrá que recurrir a los juveniles como Phillips y Williams, esperar no exigir tanto a Matip para que no se vuelva a lesionar, a James Milner, la respuesta ante todo, hasta Klopp puede sorprender con Andy Robertson, dejando su lugar a Kostas Tsimikas. Mientras que Milner podría ocupar el lateral derecho o Neco Williams. 

Diego Jota, la solución oculta 

A las complicaciones para el Liverpool de encontrar resultados. Cuando más necesitó cambiar el curso del partido al no poder quebrantar la defensa rival, a lo que le pasó en los últimos partidos con Sheffield y West Ham, El alemán mandó al campo de juego a Diogo Jota y el portugués le dio las respuestas necesarias. 

El ex Wolves empezó a sumar minutos ante Lincoln City en la Copa de la Liga. Luego, hizo su debut en la red en el partido ante Arsenal, donde fue 3-1. El primero de varios en su gran aporte a la delantera de los Reds. Luego le tocó ingresar en el empate ante Everton  y ante Ajax, que le sirvió para adaptarse a sus nuevos compañeros y a la ideología de Klopp. 

Luego de eso, llegó el gol del triunfo ingresando desde el banquillo ante Sheffield y ante West Ham, le fue fundamental para que el Liverpool se quede con los tres puntos, en dos partidos que se le dio cuesta arriba. En el área, asociativo con Mané y con Salah, mostrando que no le costó entenderse con sus nuevos compañeros, como se entendía con Raúl Jiménez, y entendió a la exactitud como aportarle al equipo de Anfield. 

Para potenciar su buen momento, anotó contra Midtjylland y un hat-trick ante el poderoso Atalanta que, a priori, sería un rival más que difícil para el Liverpool, más jugando en Italia. Liverpool encontró el jugador que cambie la ecuación entrando desde el banquillo, aportando aire fresco al ataque de los Reds, como también Diogo encontró en el equipo de Klopp un lugar donde encajar perfectamente y ser útil, a pesar de que le genera muchas dudas a la hora de armar el equipo, ya que Jota pide pista para tener su lugar en los habituales titulares. 

Diogo Jota se luce en Anfield. Foto: Premier League.
Diogo Jota se luce en Anfield. Foto: Premier League.

En definitiva, Liverpool sigue siendo Liverpool y tendrá que demostrar que, a pesar de todas las adversidades que tiene en el camino de esta nueva temporada, dará pelea hasta el final y porqué, a pesar de eso, puede seguir siendo el mejor de Inglaterra como el año anterior. 

VAVEL Logo