El Athletic sufre de insularidad en Gran Canaria

Los leones sólo han conseguido ganar en seis de sus treinta y tres visitas en Liga a la isla redonda, algo que intentarán cambiar el próximo lunes en el Estadio de Gran Canaria. Los de Setién parten con ventaja histórica, aunque eso no será suficiente para frenar a los vascos

El Athletic sufre de insularidad en Gran Canaria
LaLiga Santander

Es evidente que el Athletic Club de Bilbao sigue siendo por méritos propios uno de los clásicos del fútbol español con más solera y prestigio. Con una filosofía férrea y que es motivo de orgullo para sus aficionados, el conjunto vasco se ha ganado el respeto del mundo futbolístico a base de una garra que está dentro del ADN de todos sus jugadores. No obstante, tras varios años en el exilio lejos de los puestos de privilegios, los bilbaínos han recuperado terreno para convertirse un habitual los últimos años de las competiciones europeas gracias a su enorme trabajo de cantera y a un ojo especial a la hora de fichar jugadores con raíces vascas o navarras, algo que les ha permitido disputar la Champions League.

El próximo lunes, el conjunto que dirige Ernesto Valverde se presentará en el Estadio de Gran Canaria con la misión de seguir sumando puntos en su pelea por volver a entrar en Europa. La última victoria amarilla ante el Athletic data de 1988 Los rojiblancos rompieron el domingo una racha de dos partidos sin ganar con un gran gol de Raúl García ante un coloso como el Villarreal, pero ¿cuál es el balance de los leones en sus visitas a la isla para enfrentarse a la UD Las Palmas?

Las Palmas, territorio vedado para el Athletic

Canarios y vascos han vivido a lo largo de sus trayectorias en Primera División unos 33 encuentros de Liga disputados en tierras insulares, saliendo como vencedor el cuadro vizcaíno en solo 6 ocasiones. Y es que la ciudad de Las Palmas no ha sido un sitio prolífico para que el Athletic Club sume puntos con facilidad, algo que bien ha aprovechado la UD para cosechar 12 victorias en estos duelos directos y 15 empates.

Sin embargo, el último triunfo amarillo sobre la escuadra bilbaína sucedió en un partido donde Coke Contreras anotó dos tantos en la temporada 87/88, campaña en la que los canarios descenderían para pasar 12 años por el desierto entre Segunda División A y Segunda División B. En aquel partido Las Palmas se impondría por 3-1 y no volverían a verse las caras con el conjunto vasco hasta la llegada del nuevo siglo.

Tres empates y dos goles

Ni los sorteos de Copa fueron capaces de que amarillos y rojiblancos se enfrentaran mientras los primeros intentaban resurgir de sus cenizas. Hasta el regreso de Las Palmas a Primera División en el año 2000, este duelo quedó inédito y huérfano sin más remedio que el paso del tiempo. El encuentro de la temporada pasada terminó con un rácano 0-0 en la despedida de Valerón Desde el nacimiento del siglo XXI, la UD y el Athletic se han enfrentado en tres ocasiones en territorio canario, dos de ellas en el ya inexistente Estadio Insular y una en el Estadio de Gran Canaria, saldándose con tres empates. De hecho, sólo hubo goles en el partido de la 2001/2002 que terminó con 1-1 con un tanto Pío-Pío de Tevenet para el equipo entrenado, por aquel entonces, por el gallego Fernando Vázquez.

El curso pasado, el de la vuelta otra vez de Las Palmas a la élite, el encuentro ante los vizcaínos en casa terminó con un rácano 0-0 que dejaba claro que el objetivo de ambos equipos estaba cumplido. A dos jornadas para el final, el Bilbao ya tenía billete asegurado para la Europa League y los de Setién ya habían consumado la permanencia en la categoría. No obstante, la nota emotiva la puso Juan Carlos Valerón y su despedida como futbolista, convirtiendo un encuentro aburrido en una fiesta del fútbol canario.

Un partido diferente

A pesar de que la historia tiene un peso importante, el encuentro que se va disputar este próximo lunes nada tiene que ver con lo de la temporada pasada, dado que tanto Athletic como Las Palmas buscan encontrar su hueco en esta competición. Los amarillos pelearán por seguir instaladas en la zona cómoda de la clasificación sin dejar de mirar de reojo a Europa, mientras que los hombres de Valverde quieren continuar en los puestos de privilegio para volver a colarse en competición europea un año más.