Anuario VAVEL Balonmano 2017: los recién ascendidos se adaptan
Fotomontaje: Adrián Cobo

Tras su vuelta a la liga ASOBAL, BM Zamora y Teucro han llegado al ecuador de la competición fuera de puestos de descenso. Ambos conjuntos protagonizaron inicios totalmente opuestos, pero con el paso de las jornadas las cosas se han igualado.

Los gallegos volvieron el año pasado a la máxima categoría tras pasar tan solo uno en la División Honor Plata, mientras que el conjunto de Zamora pasó dos años en la segunda categoría, antes de volver a competir con los mejores de España.

Condes Albarei Teucro: comienzo fuerte

Los jugadores de la ciudad del Lérez tuvieron un gran inicio de temporada para lo que se podía llegar a esperar de un recién ascendido.

Empezaron sacando un empate valioso en casa del otro recién ascendido, el BM Zamora.  El destino quiso que estos dos conjuntos comenzasen su nueva aventura en la máxima categoría, enfrentándose entre ellos.

A este empate le dieron doble valor al conseguir sumar los dos primeros puntos de la temporada ante el Guadalajara en el Municipal.

Los de Quique Domínguez demostraban un buen juego y comenzaba a despuntar una de las revelaciones de la temporada en la liga, Yoan Balázquez, un auténtico martillo pilón para las defensas rivales. El lateral está siendo uno de los grandes artífices del buen momento del Teucro hasta ahora, gracias a sus goles.

Con toda esta confianza los pontevedreses viajaron a Pamplona para medirse a unos de los grandes de la competición, Anaitasuna. Cedieron pero dando buena imagen.

Los gallegos finalizaron el mes de septiembre tropezando en casa ante Granollers, derrota de las que pueden entrar en los planes de los equipos que luchen por evitar el descenso. Perdieron tan solo de un gol y volviendo a dar muestras de que llegaban a ASOBAL para quedarse.

El mes de octubre no fue muy bueno en cuanto a resultados, pese a comenzar ganando en Pontevedra al Puerto Sagunto. Pero en los otros dos encuentros del mes, ante Huesca a domicilio y ante Puente Genil en casa, ofrecieron una de las peores imágenes de la temporada.

El mes lo arreglaron clasificándose en Copa del Rey tras vencer al Agustinos Alicante a domicilio.

Noviembre fue todo lo contrario, mal inicio, ante Ademar en León, donde cayeron derrotados con claridad. En la siguiente jornada volvieron a encontrarse con la victoria en Pontevedra tras derrotar al BM Benidorm. En la siguiente jornada Teucro visitaba La Rioja para enfrentarse a un equipo que iba a más, y se notó, los riojanos derrotaron a los gallegos con claridad. El mes acabó con victoria en Pontevedra ante el At. Valladolid.

En diciembre el Teucro se hizo el rey de los empates, sumó dos consecutivos, siendo así el equipo con más tablas en lo que va de liga, tres. Empataron en el derbi y ante el Ciudad Encantada en Pontevedra. A continuación visitaron Irún, donde salieron derrotados en un gran partido de los locales. La primera vuelta la acabaron pasando el trámite de enfrentarse al FC Barcelona, partido en el que los gallegos intentaron pelear con los catalanes jugando con 7 jugadores en ataque. Esto hizo que el Barcelona tuviese que sudar para derrotar a los gallegos.

El mes lo cerraron eliminando al BM Benidorm en la Copa del Rey. Una eliminatoria igualada que se decidió gracias al valor doble de los goles fuera de casa.

Balázquez ante el BM Benidorm. Foto: SD Teucro.
Balázquez ante el BM Benidorm. Foto: SD Teucro.

Zamora: de menos a más

Los zamoranos regresaron a la máxima competición tras conseguir el ascenso en los play off.

Al conjunto dirigido por Eduardo García Valiente le costó tomarle el pulso a la categoría, comenzando con el ya mencionado empate en el primer partido de liga ante el recién ascendido Teucro.

Tras este punto los de Zamora no consiguieron volver a puntuar hasta el 11 de noviembre. Y es que, en los siguientes partidos a los del Teucro, Zamora rozó la victoria ante Puerto Sagunto y Huesca, pero la suerte no estuvo de su lado.

A partir de esto, el conjunto zamorano atravesó por un grave bache del que parecía que no iban a salir. Ocho derrotas consecutivas fueron el balance del BM Zamora, entre los que se incluye la derrota sufrida ante el Nava en Copa del Rey.

Zamora no encontraba la vía de salida, hasta que llegó el encuentro ante el Frigoríficos Morrazo. El conjunto castellano preparó este partido como una auténtica final. Y en ese día fue cuando demostraron todo el potencial que tiene este conjunto. El gran duelo que realizaron les sirvió para conseguir su primera victoria de la temporada. La confianza volvió a reflotar en el equipo de Eduardo García. Los de Zamora consiguieron sumar desde el 11 de noviembre 8 puntos, que les han servido para salir de la zona de descenso. Las victorias llegaron todas en casa ante Guadalajara, Bidasoa y la mencionada ante los gallegos. Y para acabar la temporada dieron una de las sorpresas de la temporada tras conseguir llevarse la victoria de Pamplona, ante uno de los equipos revelación de la liga.

Los capitanes antes del encuentro en Pamplona. Foto: Helvetia Anaitasuna.
Los capitanes antes del encuentro en Pamplona. Foto: Helvetia Anaitasuna.

Como afrontan el futuro

Ambos conjuntos llegaron al parón liguero con los deberes hechos, estar fuera de los puestos de descenso. Obviamente, el objetivo está claro para ambos, mantener la categoría.

Teucro sabe que tiene en casa un fortín que debe explotar para lograr la permanencia. Aunque sin olvidar, que conseguir sumar fuera de casa supondría dar un paso de gigante para lograr su objetivo. De momento están a cuatro puntos de la zona de descenso.

Quizás el parón no llegó en el mejor momento para el Zamora, teniendo en cuenta el momento de dulce que atravesaban. Tras sacarse el peso de encima que supone estar de farolillo rojo, ahora Zamora ve con más optimismo el futuro, eso sí sabiendo que deberán seguir luchando para seguir sumando en la máxima categoría del balonmano español. En este caso son tan solo dos los puntos que les separan del descenso.

VAVEL Logo