Florida Panthers acaba con 27 años de frustración y pasa a segunda ronda
Carter Verhaeghe, otra vez héroe de Florida | Foto: 101noticias.com

Desde que batieran a Pittsburgh Penguins en la final de la conferencia este de la NHL, para luego ser barridos en la final por Colorado Avalanche, en el sur de Florida no habían vuelto a obtener la satisfacción de superar una ronda de playoff. En 2022 esa sequía ha llegado a su fin, y tras dar buena cuenta de los Washington Capitals, este nuevo e ilusionante proyecto obtiene su primer refrendo. El segundo paso será una auténtica ceremonia de llegada al mundo de los adultos, Toronto Maple Leafs o Tampa Bay Lightning serán sus rivales en la próxima ronda.

Esta es la única eliminatoria de la noche del viernes que llegó a término, porque tanto Rangers como Stars forzaron el séptimo y decisivo partido de la eliminatoria, regalándonos para las noches de este fin de semana hasta cinco partidos a vida o muerte para elaborar el cuadro definitivo de semifinalistas de conferencia. 

(3) Pittsburgh Penguins 3-5 New York Rangers (3)

Tras el varapalo sufrido en el Madison ante la primera oportunidad de cerrar la eliminatoria viendo como los Rangers les levantaban una ventaja de dos goles, los Penguins enfrentaban este partido con ganas de dar carpetazo y esperar rival al calor del hogar y noticias esperanzadoras sobre Sidney Crosby, que tras el choque con Jacob Trouba abandonó el partido anterior a seis minutos del final del segundo periodo.

Cuándo falta un jugador como Crosby, qua ha sido el propulsor y alma de estos Pens mientras ha estado en el hielo, es la hora de otros veteranos y buenos jugadores de dar la cara. El primero de ellos, Jeff Carter, que ya fuera el también bicampeón con Los Angeles Kings pescó un rebote ante Shesterkin y aprovechó para adelantar a los locales ante el delirio de la afición. Con los Rangers aún digiriendo el tanto, Jake Guentzel demostrando que sabe asistir además de marcar, puso el disco a Bryan Rust doblando el marcador y devolviendo la eliminatoria a una situación en la que les daba la oportunidad de deshacer el entuerto del partido anterior, y esta vez arropados por su público.

Pero a pesar de estar advertidos, los Pens no pudieron parar a un Mika Zibanejad que en la noche del viernes pasó por el PPG Paints Arena como un ciclón. Dos goles prácticamente consecutivos al inicio del segundo periodo pusieron el empate en el marcador, y Chris Kreider a los 13:48, alargaba su historia de amor con el gol de esta temporada y volteaba el resultado, con una asistencia secundaria de Shesterkin a Zibanejad para dar el pase definitivo a Kreider que muchos patinadores no atinarían a dar ni en cien intentos.

Los Pens tenían el caramelo de la clasificación a tiro de piedra y no iban a renunciar a él, y el miembro superviviente del duo dinámico de Pittsburgh, Evgeni Malkin, adivinó el pase de Adam Fox a K´André Miller para llevarse el disco e irse directo a Shesterkin para batirle y cerrar el segundo periodo en empate.

El partido entró en los últimos minutos en forma de prórroga encubierta, porque se olía tanto desde dentro como fuera del hielo que el equipo que marcara ganaría, y fueron los blueshirts, otra vez por mediación de Kreider, los que lo hicieron y se acabaron llevando el partido y la serie al empate que se romperá de forma definitiva la noche del domingo en el Madison Square Garden.

(2) Washington Capitals 3-4 Florida Panthers  (4) (OT) 

Batalla intensa en el Capital One Arena de la capital estadounidense entre los anfitriones Capitals y los visitantes Panthers, no hubo respiro para ninguno de los dos equipos durante los 60 minutos de juego reglado y casi tres de prórroga que estuvieron sobre el hielo.

Ovechkin y sus chicos salieron bien motivados y pusieron cerco a la portería de Bobrovsky, frente a unos Panthers que buscaban también sus oportunidades, pero no tan exigidos por la posibilidad de la eliminación como sus rivales y salieron indemnes de ese empuje, ya que el periodo terminó sin goles que subieran al marcador.

Un segundo periodo muy parecido al primero, con despliegue físico sin apariencia de agotarse, pero con unos Panthers que empezaron a hacerse más presentes en el partido, sobre todo desde el primer gol local de Nick Dowd, que en el momento justo, en el sitio justo, aparecía para recoger el disco de Hathaway desde el fondo y batir a Bobrovsky. Pero en apenas tres minutos otro oportunista, en este caso Ryan Lomberg pescaba el rebote cedido por Samsonov a tiro de Hornqvist y dejaba un empate que campearía en el marcador hasta el final del periodo.

Llegaba el tercer periodo, y la hora de dar el do de pecho para ambos equipos y Nicklas Backstrom le dio el toque asesino a la pastilla enviada desde la línea azul por Justin Schultz para poner a los Caps por delante. Ese gol podría haber sido suficiente, podría haber minado la moral haber minado la moral de los Panthers del pasado, pero no de los del presente, porque juegan mejor y han traído a su equipo a auténticos veteranos de mil batallas como Claude Giroux, que a los ocho minutos volvía a empatar el partido y seis minutos después asistía a Barkov para poner a los gatos por delante a un suspiro del final ante los resoplidos y frustración de los capitalinos.

Frustración que no resignación, ante el todo o nada que afrontaban los locales y con el viento favorable de una superioridad numérica reforzada con la portería vacía, sirvió para que T.J. Oshie llevara el júbilo a su equipo y el partido a la prórroga. 

Un tiempo extra que fue solo la prórroga de lo que parecía inaplazable al final del tercer periodo, porque a los 2:46, Carter Verhaeghe volvía a ser decisivo en el tiempo extra, y una vez más le daba la victoria no solo en el partido, si no en la serie a Florida Panthers, ante unos Washington Capitals que gastaron otra de las últimas balas de las que disfrutan mientras Alex Ovechkin tire del carro de este equipo.

Dallas Stars 4-2 Calgary Flames

Otro partido a cara de perro entre Dallas y Calgary, otro partido con un marcador ajustado y luchado por los dos equipos como si de un séptimo se tratase. Porque solo así puede afrontarse un duelo entre dos auténticos zorros de los banquillos como Rick Bowness y Darryl Sutter.

Los primeros en golpear fueron los locales, Roope Hintz disparaba desde el círculo izquierdo y batía a Markstrom, lo que daba a los Stars la primera ventaja del partido al final del primer periodo. Una ventaja que doblaba en el segundo Michael Raffl, que llegó al disco tras la pugna de Kiviranta con Markstrom, inicialmente ganada por el guardameta sueco, pero este dejó el disco suelto a disposición del rival para marcar.

En condiciones normales en esta eliminatoria tal ventaja habría sido mortal de necesidad, pero los Flames tiraron de ese buen hockey para el que están capacitados y con goles de Stone y Backlund, anunciaron a los locales que todavía quedaba camino por recorrer hacia la victoria.

Y Dallas aceptó el reto, Miro Heiskanen no solo como líder de la defensa, si no esta vez como goleador, hizo el tanto decisivo que llevó a su equipo a la victoria forzando otro partido decisivo que si los seis anteriores nos han parecido agonísticos, serán una pachanga comparado con el que nos espera con el premio de la clasificación para el ganador.

VAVEL Logo