Osaka-Azarenka, la finalísima que estaba pendiente

Naomi Osaka y Victoria Azarenka van por el título del US Open. Foto US Open Tennis Twitter @usopen/Montaje Sofía Villagra

De las 128 jugadoras de individuales del US Open, 32 fueron estadounidenses. Las últimas dos acabaron su participación por culpa de la japonesa Naomi Osaka y la bierolurrsa Victoria Azarenka, quienes deciden el título este sábado 12 de septiembre desde las 16:00 hora local (22:00 de España) en el estadio Arthur Ashe.

Naomi Osaka, de 22 años, una de las favoritas del torneo, venció con sobrados méritos y tremenda calidad a la ascendente Jennifer Brady por 7-6 (1) 3-6 6-3, tras 1 hora y 53 minutos de dura batalla.

Osaka ganó el US Open del 2018 en la final contra Serena Williams. En enero del 2019 se adjudicó el título del Abierto de Australia. Con 21 años se convirtió en número 1 del mundo y recibió millonarios contratos publicitarios. Desde entonces, ha sido considerada la atleta mejor pagada del mundo, superando a Serena Williams, quien anteriormente ganó más que cualquier otra atleta durante cuatro años.

El rendimiento de Osaka había caído significativamente después de ganar el Abierto de Australia en enero de 2019. Desde entonces, solo ha podido ganar un torneo importante, el de Beijing, a finales del 2019. En parte del 2019 y 2020 no superó cuartos de final en ningún torneo.

Esto si que fue sorpresa y una fantástica remontada. Victoria Azarenka, de 31 años, venció a Serena Williams 1-6 6-3 6-3, después de 2 horas y 11 minutos de pelea y un inicio terriblemente adverso en la segunda llave semifinal.

Azarenka fue la número 1 del mundo en el 2012, ganó el Abierto de Australia  2012 y 2013. Estuvo en la final del Abierto de Estados Unidos en estos dos años, pero perdió en ambas ocasiones ante la misma Serena Williams. A partir del 2014, Azarenka quedó muy atrás y nunca volvió a estar entre las top 10.

En el primer gran torneo después de la paralización por la pandemia del Covid-19, hace dos semanas, el torneo de Cincinnati se trasladó a Nueva York, sede del US Open.

Osaka y Azarenka habían avanzado a la final. La japonesa no se presentó por una lesión. La bielorrusa ganó el torneo preparatorio para el US Open sin jugar. Quedó un mal sabor por la forma como se resolvió la competición, que ahora tiene su revancha.

Así que la final es más que interesante. La final soñada del US Open 2020, dado el nuevo escenario del mundo del tenis.

Significa mucho

“Significa mucho para mí. Considero a Nueva York como mi segundo hogar. Realmente amo el ambiente, aunque lamentablemente no hay gente aquí, realmente siento que esta cancha realmente me queda bien”, dijo Osaka tras eliminar a Jennifer Brady en semifinales.

“Honestamente, no lo sé, sentí que estaba aguantando, como si estuviéramos intercambiando servicios”, agregó la nipona sobre el tenso final.

Muy agradecida

“Estoy muy agradecida de poder jugar contra una campeona así en las semifinales. En el camino hacia la final, tienes que vencer a los mejores jugadores, y definitivamente hoy fue ese día”, manifestó una emocionada Azarenka después de tumbar a Serena Williams.

La dos veces campeona de Grand Slam, ubicada en una gran final por primera vez en siete años, refirió también que “me metí en un gran hoyo en el primer set. Tuve que escalar mi camino para salir de ahí. Estoy muy feliz de haber podido darle la vuelta”.

 

VAVEL Logo