Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: la vuelta a la formula del éxito
Fotomontaje: Antonio Alabarce - VAVEL

El Estadio de la Cerámica fue el primero que recibió al FC Barcelona en competición liguera a inicios del 2017. Los de Luis Enrique se medían al Villareal en el encuentro inaugural del año con la necesidad de ganar. Los azulgrana no fueron capaces de llevarse los tres puntos en un partido que terminó con empate (1-1) y polémica, por la mano de Bruno Soriano dentro del área, que el colegiado no vio. El arbitraje perjudicó de manera clara a los culés, que comenzaban así el nuevo año, cediendo dos puntos.

Piqué contra Pato en el partido Villareal - FC Barcelona en el Estadio de la Cerámica. | Foto:  Silvestre Szpylma, VAVEL
Piqué contra Pato en el partido Villareal - FC Barcelona en el Estadio de la Cerámica. | Foto: Silvestre Szpylma, VAVEL

El 26 de febrero llegó uno de los choques más esperados a la par que complicados en la Liga Santander. El Barcelona visitaba el Estadio Vicente Calderón por última vez en la competición para enfrentarse al Atlético de Madrid dirigido por Diego Pablo Simeone, con los tres puntos en mente. El encuentro fue de máxima dificultad pero los azulgrana que se impusieron por 1-2 para cerrar la historia ante la inminente mudanza de los rojiblancos al Wanda Metropolitano.

Partido entre el FC Barcelona y la Real Sociedad. | Foto: Óscar Alonso, VAVEL
Partido entre el FC Barcelona y la Real Sociedad. | Foto: Óscar Alonso, VAVEL

Casi dos meses más tarde, el 8 de abril, la Real Sociedad visitó el Camp Nou. Los donostiarras fueron el equipo que más daño hizo a Luis Enrique en las tres temporadas que estuvo en el banquillo, y a punto estuvieron de nuevo. Sin embargo, los catalanes terminaron por imponerse en un partido muy ajustado (3-2) que fue un preludio de lo que ocurriría en el Bernabéu.

El Santiago Bernabéu a los pies de Leo Messi

El 23 de abril fue el día que se paró el mundo para asistir de nuevo a un Clásico. El Barça se medía al Madrid con la posibilidad de ponerse por delante en la clasificación en caso de victoria, pese a que los blancos tenían un partido atrasado frente al Celta de Vigo en Balaídos.

El choque estuvo muy igualado y tuvo mucho protagonismo de los dos porteros, cuajando ambos un partido espectacular. Al término del enfrentamiento el marcador señalaba 2-2 pero fue Messi, siempre decisivo, que a través de una contra remató a los merengues en el minuto 92 para asaltar el liderato.

Messi celebrando el gol de la victoria en el Santiago Bernabéu. | Foto: Agencia EFE
Messi celebrando el gol de la victoria en el Santiago Bernabéu. | Foto: Agencia EFE

El Clásico quedó marcado por la celebración del argentino, que se quitó la camiseta para mostrarla al Bernabéu, a modo de reivindicación personal. A pesar de la victoria, aquel partido sirvió de poco para las aspiraciones azulgranas puesto que la liga se la terminó llevando el Madrid.

La despedida del Vicente Calderón

La Copa del Rey fue la salvación a una temporada escasa a nivel de títulos. El Barça es el 'rey' de esta competición por ser el equipo que más veces la ha ganado con un total de 29. En la anterior edición los azulgrana tuvieron un camino más que complicado hasta llegar a la final ante un sorprendente Deportivo Alavés.

En octavos de final el rival fue el Athletic Club, dirigido por Ernesto Valverde. En San Mamés los culés perdieron por 2-1 pero en el Camp Nou se deshicieron de los leones (3-1) a través de un gran Leo Messi. Los cuartos de final fueron contra la Real Sociedad. La eliminatoria no fue tan intensa puesto que el Barça se llevó un resultado positivo de Anoeta (0-1). No obstante, en Barcelona se vivió un partido 'loco' que terminó con un 5-2 en el electrónico.

Las semifinales fueron ante el Atlético de Madrid. La ida, que se jugó en el Vicente Calderón, terminó con un 1-2 en el marcador favorable a los azulgrana que se adelantaron con goles de Messi y Suárez. En la vuelta los de Luis Enrique sufrieron pero acabaron sacando un empate (1-1). El Barça volvía a estar en la final de copa por tercer año consecutivo.

Juanfran y Neymar en un Atlético de Madrid - FC Barcelona | Foto: Daniel Nieto, VAVEL
Juanfran y Neymar en un Atlético de Madrid - FC Barcelona | Foto: Daniel Nieto, VAVEL

La final de la Copa del Rey se disputó en el Estadio Vicente Calderón, que acogió su último partido oficial. El Atlético de Madrid se mudaba al Wanda Metropolitano la siguiente campaña y que fueran dos rivales los que cerraban la trayectoria del mítico estadio creó mucha polémica en la afición colchonera. El encuentro medía al mejor equipo de la competición por historia al equipo revelación ya que el Deportivo Alavés se plantó en la final contra todo pronóstico. El Barça tiró de oficio y terminó llevándose la copa.

Remontada histórica y tropiezo garrafal

La fase de grupos de la UEFA Champions League supuso un halo de esperanza. El FC Barcelona consiguió 15 de los 18 puntos en juego. La única derrota fue a manos del Manchester City de Pep Guardiola, que derrotó a los barcelonistas en el Etihad Stadium por 3-1. Pese a las buenas sensaciones, la fase eliminatoria fue desastrosa para un equipo que no terminó de encontrar la identidad de campeón.

Imagen de los jugadores del Barça en el Parc des Princes. | Foto: UEFA
Imagen de los jugadores del Barça en el Parc des Princes. | Foto: UEFA

Los octavos de final comenzaron en el Parc des Princes. El París Saint-Germain, crecido ante su afición, humilló al Barça con un 4-0 en el marcador. La prensa dio por muerto al conjunto de Luis Enrique, que hizo saltar todas las expectativas en el encuentro de vuelta. El Camp Nou fue partícipe de otra noche histórica en la que su equipo le endosó un 6-1 al PSG para voltear la eliminatoria y dejar a los franceses fuera del campeonato.

Sergi Roberto celebrando tras marcar el 6-1 que daba el pase al Barça | Foto: UEFA
Sergi Roberto celebrando tras marcar el 6-1 que daba el pase al Barça | Foto: UEFA

Las buenas sensaciones volvieron tan rápido como se diluyeron. En el Juventus Stadium el Barcelona vio como Paulo Dybala rompía el sueño de la Champions con una actuación estelar, comandando a su equipo hacia el 3-0 final. En esta ocasión no hubo vuelta a la tortilla y en el feudo barcelonista los italianos pasaron a las semifinales tras empatar (0-0). Allegri plantó una defensa muy sólida que imposibilitó cualquier acción de peligro culé.

El mercado de fichajes: falta de planificación y rídiculo

El verano no fue el deseado en Barcelona. Junto al calor y la humedad tan típicos de la Ciudad Condal estuvo la mala gestión de una directiva desprevenida y falta de planificación. El socio del Barça terminó muy quemado esta improvisación constante, llegando a demandar en más de una ocasión la dimisión de Bartomeu.

La primera mala noticia fue la marcha de Neymar al París Saint-Germain. El brasileño, pese a haber renovado con el club meses atrás, terminó aceptando la oferta de los parisinos, que desembolsaron un total de 222 millones de euros para hacerse con los servicios del hasta entonces ‘11’ culé. El fichaje se produjo tras un verano lleno de especulaciones y afirmaciones no contrastadas. Sin embargo, Neymar prefirió probar fortuna en la capital francesa con el objetivo de convertirse en el próximo ídolo y referente futbolístico mundial.

Con los 222 millones en el bolsillo, el Barça se lanzó al mercado con el objetivo claro de encontrar un sustituto natural para una baja más que sensible en ataque. La primera opción fue siempre Coutinho pero por diferencias con el Liverpool no se terminó concretando su fichaje. Como segunda opción Di Maria ganaba enteros pero finalmente se fichó a Paulinho, otro brasileño que levantó las críticas y las mofas hacia el club azulgrana. Además de Paulinho se incorporó a Semedo y a Ousmane Dembélé, este último con la tarea de devolver la ilusión al Camp Nou.

Ernesto Valverde: suma la pretemporada, resta la Supercopa de España

Ernesto Valverde llegó al banquillo del Camp Nou tras una temporada más bien floja para lo que ha visto el público barcelonista en las últimas campañas. Con Luis Enrique se ganaron muchos títulos, esa afirmación es innegable. Sin embargo, el Barça perdió por completo el estilo de fútbol que lo hizo grande y que se llevaba practicando desde la llegada de Johan Cruyff. El tridente formado por Luis Suárez, Neymar y Leo Messi pesó mucho en el planteamiento de los partidos. Todo el poder ofensivo azulgrana se basaba en estas tres piezas, que se veían incapaces de sacar algunos choques adelante. Cuando eso pasaba, Luis Enrique no encontró alternativas. Se perdió además el centro del campo tan potente en años anteriores, como en la época Guardiola, y que fue la fórmula del éxito en Can Barça. Por último, no confiar en la cantera para realizar fichajes multimillonarios terminaron con el público demandando un cambio.

Luis Enrique en el banquillo del FC Barcelona | Foto: Laia Cervelló, VAVEL
Luis Enrique en el banquillo del FC Barcelona | Foto: Laia Cervelló, VAVEL

La primera tarea del ex del Athletic pasaba por devolver la magia del fútbol a Barcelona. Procedente de Lezama, Ernesto Valverde llevaba temporadas trabajando con el único estilo posible en Bilbao, la cantera. Por lo tanto, confiar en él fue una garantía de éxito para los aficionados del Camp Nou. La pretemporada fue perfecta, se ganaron todos los partidos, incluso El Clásico que se disputó en Miami. Sin embargo en pocas semanas todo cambió. La Supercopa de España puso en evidencia las carencias de un Barça que tuvo que ver como su máximo rival le pasaba la mano por la cara y les arrebataba el primer trofeo de la campaña.

Ernesto Valverde en rueda de prensa previa a Champions League | Foto: Noelia Déniz, VAVEL
Ernesto Valverde en rueda de prensa previa a Champions League | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

El pánico sucumbió, y de que manera, en las arcas del club azulgrana. Los había que pedían la dimisión de Bartomeu hasta los que reclamaban la cabeza de Valverde a tan sólo dos semanas de haber comenzado la campaña.

Gran final de año con la guinda del pastel

El traspié de la Supercopa no sentó nada bien en la capital catalana. Lo que muchos catalogaban como ‘fin de ciclo’ terminó siendo el resurgimiento. El inicio en Liga Santander fue meteórico, asumiendo enseguida el liderato de la competición. En la UEFA Champions League el conjunto culé ganó con solvencia a la Juventus, posicionándose primeros de grupo sin perder ningún partido y en la Copa del Rey ganó al Real Murcia con los menos habituales siendo destacados. El FC Barcelona se ha sabido adaptar a las circunstancias que tiene y Valverde ha dado con la tecla de un equipo que no brilla por un fútbol espectacular pero que es resolutivo en ataque además de ser una auténtica muralla en defensa.

Ni Valencia ni Atlético de Madrid pudieron con el FC Barcelona. Pese a la gran temporada que Marcelino está realizando al frente del conjunto ché el Barça impuso su ley en Mestalla aunque terminara empatando. Tres cuartos de lo mismo sucedió en el Wanda Metropolitano donde un gran Barcelona se vio impedido por un sólido Atlético de Madrid.

El buen rendimiento de los fichajes y la lesión de Dembélé

Semedo y Paulinho empezaron siendo dos claros suplentes porque Valverde no se veía aún con la confianza necesaria para darles minutos de calidad. Sin embargo, poco tardaron portugués y brasileño en demostrarle al Txingurri que podían ser titulares sin ningún tipo de problema.

Nelson Semedo en el Camp Nou | Foto: Ernesto Ardilla, VAVEL
Nelson Semedo en el Camp Nou | Foto: Ernesto Aradilla, VAVEL

El potencial de Semedo se comenzó a hacer latente en el partido de la ida de fase de grupos de la Champions League entre FC Barcelona y Juventus en el Camp Nou. La culerada pudo asistir a un auténtico recital tanto defensivo como ofensivo del ex lateral del Benfica. A partir de entonces, Nelson se ha adueñado de la banda en Can Barça y sólo la deja libre cuando necesita descansar, que es entonces cuando le sustituye Sergi Roberto.

Paulinho con el FC Barcelona | Foto: Noelia Déniz, VAVEL
Paulinho con el FC Barcelona | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Paulinho fue un caso a parte. El brasileño llegaba al Barça tras previo desembolso de 40 millones de euros, mucho dinero por un futbolista de 29 años y que venía de jugar en la liga China. Paulinho había sido años antes considerado el peor futbolista de la historia del Tottenham. Sin embargo, con trabajo y sacrificio, el brasileño se ganó el respeto de toda la afición. Con sus goles y su buena asociación con Messi, en Can Barça se empezaron a frotar las manos viendo la capacidad creativa de los dos genios. En Inglaterra se disculparon con el ex de los Spurs por el trato injusto que le habían propiciado durante todos estos años.

La lesión de Umtiti y el 'fichaje' de Vermaelen

Samuel Umtiti es el central titular junto con Gerard Piqué. Desde la llegada del francés, la búsqueda de otro defensa ha dejado de ser un quebradero de cabeza. Ante el Celta de Vigo, único equipo capaz de puntuar en el Camp Nou esta temporada, el '23' sufrió un desgarro en el muslo derecho y los médicos le pronosticaron 8 semanas de baja por lo que se perdía lo que restaba de año, Clásico incluido.

Umtiti en el partido ante el Celta de Vigo en el Camp Nou | Foto: Noelia Déniz, VAVEL
Umtiti en el partido ante el Celta de Vigo en el Camp Nou | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

La baja hizo saltar todas las alarmas puesto que Mascherano no se había recuperado tampoco de su lesión. El Barça se quedó en cuadro justo antes de partidos vitales. Ernesto Valverde, con la calma que le caracteriza, confió en Thomas Vermaelen. El belga vio recompensada su espera y ha jugado ya 6 partidos con el primer equipo, en los que ha demostrado su nivel. El defensa azulgrana se ha visto lastrado por las lesiones pero de no haber sido así, el Barça podría haber contado con un central de garantías para competir con Samuel Umtiti.

Thomas Vermaelen en el Clásico despejando un balón a Ramos | Foto: Daniel Nieto, VAVEL
Thomas Vermaelen en el Clásico despejando un balón a Ramos | Foto: Daniel Nieto, VAVEL

La confianza en la cantera

Ernesto Valverde ha devuelto algo que forma parte del 'ADN' del culé: la cantera. Hasta la fecha, ya son cuatro los componentes del Barça B que han debutado de la mano del Txingurri, algo que la afición venía demandando desde hace temporadas, pero que con anteriores entrenadores no terminaba de llegar.

Marc Cucurella en el Miniestadi con el FC Barcelona B | Foto: Noelia Déniz, VAVEL
Marc Cucurella en el Miniestadi con el FC Barcelona B | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Marc Cucurella y José Arnaiz debutaron en el partido de ida ante el Real Murcia en la Copa del Rey. El primero salió en el minuto 86 para disputar minutos de calidad mientras que el segundo consiguió anotar su primer gol con la elástica azulgrana. En el partido de vuelta, el de Talavera de la Reina 'mojó' otra vez consiguiendo también su primer tanto oficial en el Camp Nou. Otro que debutó en el estadio culé ante los murcianos fue Oriol Busquets, el mediocentro defensivo de 18 años, que dejó muy buenas sensaciones en el verde.

Oriol Busquets en su debut ante el Real Murcia | Foto: Noelia Déniz, VAVEL
Oriol Busquets en su debut ante el Real Murcia | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

David Costas es un caso aparte. El central entró en la convocatoria ante el Valencia pero no disputó ni un minuto en Mestalla. Ante el Murcia saltó en el minuto 56 al terreno de juego para realizar su debut con el primer equipo.

José Arnaiz y David Costas en el banquillo del Camp Nou contra el Murcia | Foto: Noelia Déniz, VAVEL
José Arnaiz y David Costas en el banquillo del Camp Nou contra el Murcia | Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Expectativas para el 2018

La afición del FC Barcelona es conocida por ser una de las más exigentes del mundo. Se puede comprobar en cada fichaje, cada partido e incluso en cada jugada. En el Camp Nou se valora el sacrificio y el esfuerzo, el trabajo de dejarse la piel por los colores del club en cada entrenamiento o partido.

Las exigencias son las mismas cada año y lo saben desde Bartomeu hasta Messi. En Can Barça el objetivo es luchar por todos los títulos en juego. Si puede ser además con buen fútbol, mucho mejor. La temporada ha comenzado muy bien para Ernesto Valverde: líderes en Liga Santander, octavos de Champions League y octavos también de la Copa del Rey. El Txingurri tiene hambre de títulos, e intentará conseguir los máximos posibles. Todo se reanudará con el partido copero ante el Celta de Vigo en Balaídos el día 4 de enero.

Uno por uno: así ha sido el 2017 para el FC Barcelona

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Ernesto Valverde: vini, vidi, vinci

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Dembélé, a por un 2018 mejor

 

 

Anuario VAVEL 2017: Nélson Semedo, la velocidad portuguesa

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Mascherano y la pérdida de protagonismo

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Sergi Roberto, diamante en bruto

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Andrés Iniesta, el capitán va abriendo paso

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Paco Alcácer, el premio a la constancia

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Arda Turan, acomodado en el olvido

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Lucas Digne, a la sombra de Jordi Alba

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Aleix Vidal, el renacido

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Rafinha, a la sombra de las lesiones

 

 

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Leo Messi, el rey que no necesita corona

 

 

Anuario VAVEL 2017 FC Barcelona: Samuel Umtiti, la muralla gala

 

 

Anuario VAVEL 2017 FC Barcelona: Thomas Vermaelen vuelve a sentirse futbolista

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Ter Stegen, el portero del futuro en el presente

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Luis Suárez, llamado a la irregularidad

 

 

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Sergio Busquets, el timón del equipo

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Ivan Rakitic, un año más siendo indiscutible

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: la vuelta invisible de Deulofeu

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona: Gerard Piqué, capitán sin brazalete

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Cillessen y el año de la confirmación

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Jordi Alba, el guerrero invencible

 

 

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: Paulinho, la potencia personificada

 

 

Anuario VAVEL 2017: Denis Suarez, a medio camino entre éxito y fracaso

 

 

 

 

Anuario VAVEL FC Barcelona 2017: André Gomes, vagando en la mediocridad

 

VAVEL Logo