Joselu, el gallego nacido en Alemania
Joselu celebra un gol en Mendizorroza. Foto: LaLiga Santander

¿Imaginan a un gallego nacido en Alemania? Es el caso de Joselu Mato, delantero del Alavés. José Luis Mato Sanmartin nació un 27 de marzo de 1990 en Stuttgart, donde dio sus primeros pasos y asistió al colegio hasta los cuatro años, cuando su familia decidió volver a Galicia. De vuelta en España, su interés por el fútbol fue creciendo y pronto, se alistó en las categorías inferiores de la S.D. Silleda, club perteneciente a la provincia de Pontevedra, donde dio sus primeras patadas a un balón. Pese a su corta edad, el talento de Joselu comenzaba a deslumbrar entre los demás, lo cual llamó la atención del Celta de Vigo, que no dudó en apostar por el futuro del delantero cuando solo tenía 13 años. Fue escalando por las categorias inferiores del club gallego, siendo año tras año uno de los jugadores más prometedores de la cantera viguesa. Acompañado de jugadores como Hugo Mallo, llevó al equipo juvenil a ser subcampeón de Copa, pero no fue hasta el Europeo sub-19 cuando se dio a conocer al fútbol español. De la mano de Luis Milla, destacó en su debut frente a Turquía anotando el segundo gol en la victoria del conjunto español.

Llegó el debut

En noviembre de 2007, con tan solo 17 años, el por entonces entrenador céltico Hristo Stoichkov, le brindó la oportunidad de debutar con el primer equipo en un partido amistoso frente al Porriño Industrial, club de la provincia de Pontevedra. Sin embargo, su debut en partido oficial con el Celta tendría que esperar hasta el año 2009, ya con Eusebio Sacristán en el banquillo celeste. Joselu pasaba así en una misma temporada de jugar en el juvenil División de Honor, a debutar con el primer equipo del club de su vida. Cierto es que su debut no fue el soñado, pues el Celta caía derrotado y el abismo de la Segunda División B se veía cada vez más cerca. Pese a la derrota, a partir de aquel nueve de mayo, Eusebio seguiría contando con el futbolista en los últimos partidos de la Liga, entrando en varias convocatorias, pero con escasos minutos en los partidos. El salvador aquella temporada sería otro jugador del filial, un tal Iago Aspas que le endosó un doblete al Alavés para sellar la permanencia de su equipo.

Joselu durante su etapa en el Celta de Vigo.
Joselu durante su etapa en el Celta de Vigo.

Joselu parecía afianzarse en el primer equipo, por lo que cuando Eusebio decidió llevárselo ese mismo verano a la concentración del equipo en Melgaço, el club no dudo a la hora de hacerle un contrato profesional que lo vinculara al Celta hasta el año 2013. Ni más ni menos que diez millones de euros, esa fue la cantidad que le asignaron de cláusula a, por entonces, una de las perlas de la cantera gallega. El de Stuttgart había logrado su objetivo, firmar un contrato profesional con el club de sus amores, pero ahora llegaba lo más difícil, mantenerse y hacerse un hueco en el once inicial. Pues bien, para sorpresa de todos, aquel joven de 19 años comenzaba a estar presente en la alineación inicial del Celta, llegando a ser la gran esperanza de unos aficionados que soñaban con volver a ver a su equipo en primera.

Cambio de aires

Joselu crecía como futbolista, y con él, su fama y el interés de grandes clubes como Real Madrid o Barcelona, que no tardaron en acercarse a la sede viguesa para interesarse por la situación del delantero. También se oían rumores procedentes desde Italia, en especial sobre el Inter de Milán. Sin embargo, parecía que había un hombre mejor posicionado que nadie: Ramón Martínez. El que fuera director de la cantera del Real Madrid, apostó fuerte por la compra de Joselu. El propio jugador hacía unas declaraciones a los medios desmintiendo que hubiese ningún tipo de contacto con el club de la capital, pero tan solo una semana después de aquellas declaraciones, se hizo oficial la venta del delantero al conjunto merengue. El propio Joselu,catalogó su fichaje como “el cumplimiento de un gran sueño”. El fichaje se cerró a cambio de 1’5 millones de euros, además de una serie de cláusulas por las que el Celta se llevaría cierto porcentaje por una posible venta posterior del jugador. Joselu ya era oficialmente jugador del Real Madrid, pero debido a su corta edad y su escasa experiencia en el fútbol profesional, el club blanco decidió acordar con el Celta que seguiría vistiendo un año más la camiseta celeste en calidad de cedido. 

Sin duda alguna, ese último año en Vigo fue uno de los peores para la carrera de Joselu. La afición ya no le apoyaba, ya no era el ídolo ni el orgullo de una ciudad que había dado la espalda a una de sus perlas de la cantera, y por si esto fuera poco, al poco de comenzar la temporada, sufrió una dura lesión que le dejó fuera de los terrenos de juego durante algo más de un mes, lo cual le impidió acudir al Mundial Sub-20, donde se le esperaba como una de las estrellas de la selección española. Cuatro goles en 24 partidos fue todo lo que aportó a su equipo en su última temporada en Vigo. Su rendimiento había caído en picado y a pesar de la continuidad de la que disponía debido a la falta de competencia, no se avistó ni pizca de la calidad que había demostrado previa a su fichaje por el Real Madrid. De hecho, a final de temporada Joselu estaba muy lejos de contar con la confianza de Eusebio, quien dejó de convocarle para los partidos.

Ya en el verano de 2010, emprende su camino hacia Madrid, donde realizó varias sesiones de pretemporada con el Stage del portugués José Mourinho, pero el propio entrenador anunció que no se lo llevaría con el resto del equipo a su gira por los Estados Unidos.El jugador, declaró que su adaptación no estaba siendo nada fácil, principalmente por el cambio de ciudad y los primeros meses fueron bastante duros para él. La temporada 2010-2011 la disputa como miembro del Real Madrid Castilla en la Segunda División B, ayudando a que su equipo se clasificara para la promoción de ascenso a segunda división, pero no lograron su objetivo al caer frente al CD Alcoyano. Pese a tener ese frustrado final de temporada, el propio Joselu recuerda aquel año con gran cariño, ya que significó su debut en Primera División con la camiseta del Real Madrid. El 21 de mayo de 2011, José Mourinho le dio la oportunidad de disputar los últimos cinco minutos del encuentro frente a UD Almería, en los que sustituiría a Karim Benzema y lograría anotar el octavo gol de la victoria blanca.

Vuelta a los orígenes 

En la temporada 2011-2012, Joselu disputa la Segunda División B con el Real Madrid Castilla al tiempo que alterna partidos de Copa del Rey e incluso, algunos de Liga en el último tramo de temporada con el primer equipo. El gallego no acaba de hacerse un hueco en los planes de José Mourinho y a finales de esa misma campaña, se desvincula del club blanco y vuelve al país en el que nació y en el que residió durante sus primeros cuatro años de vida, Alemania. Fue el Hoffenheim quien confió en un joven delantero de 22 años proveniente del filial del Real Madrid a cambio de seis millones de euros.

De vuelta ya en Alemania, no tardó mucho en hacerse un hueco en el once inicial del Hoffenheim; sin embargo, sus números no fueron tan buenos como se esperaban. En 25 partidos disputados en la Bundesliga, Joselu anotó la escasa cifra de cinco goles y tan solo contribuyó con dos asistencias a los tantos de sus compañeros. El bajo rendimiento de su flamante fichaje, conllevó a que el conjunto germano aceptara una oferta de cesión presentada por un rival directo: el Eintracht de Frankfurt. Su promedio goleador con ‘Die Adler’ no fue mucho mejor, 9 goles en 24 partidos no bastaron para que el club presentase una oferta de compra por Joselu. El gallego seguía sin entrar tampoco en los planes del Hoffenheim, pues la presencia de Kevin Volland y un joven Roberto Firmino en la punta del ataque, revocaron en segundo plano a un Joselu que no dejó escapar la llamada del Hannover 96, de nuevo un club alemán que puso sobre la mesa 5 millones de euros para hacerse con sus servicios.

Joselu celebrando un gol con la camiseta del Hannover 96.
Joselu celebrando un gol con la camiseta del Hannover 96.

En Hannover disputó solamente la temporada 2014-2015, y aunque su año no fue del todo malo, con la llamada del Stoke City consideró que su periplo por Alemania había terminado y se lanzó a una nueva aventura: la Premier League. El cambio no fue fácil, distinto país, una liga diferente con un ritmo y un estilo de juego completamente distinto a lo que él estaba acostumbrado y por supuesto… otro idioma. La desesperación consumía poco a poco a un Joselu que veía que no encajaba en el estilo de juego de los ‘Potters’, hasta el punto que acepto una oferta de cesión del eterno rival de su equipo de toda la vida, el RC Deportivo, donde disputó una temporada sin pena ni gloria.

Los años pasaban y la perla que deslumbró en la cantera del Celta ,y posteriormente, en el Real Madrid Castilla se iba apagando, por eso el Stoke City no desaprovechó la oferta de casi 6 millones de euros que el Newcastle realizó por él. El por entonces entrenador de las urracas, Steve Bruce, confió en él y le brindó esa continuidad que necesitaba. En su primer año en el nordeste de Inglaterra disputó 30 de los 38 partidos de la Premier League dejando grandes actuaciones en St Jame’s Park. Todo lo contrario sucedería un año más tarde, cuando el fichaje del ex de nuestra liga, Salomón Rondón apartó del once inicial al canterano vigués, que se vio obligado a buscar una salida.

Una gloriosa decisión 

Dicha salida la encontró en el Deportivo Alavés. A pesar de que en un principio Joselu no veía con buenos ojos su fichaje por el conjunto vitoriano, los babazorros lograron convencerle gracias a su nuevo proyecto. Y es que en ese nuevo proyecto estaban nombres como los de John Guidetti, Aleix Vidal, Oliver Burke, y por supuesto, Lucas Pérez. Junto con este último, los dos gallegos forman una de las parejas de moda de nuestra liga, sumando a día de hoy la espectacular cifra de 20 goles entre los dos. Asier Garitano confía plenamente en su delantera, y sin duda, Joselu junto a Lucas Pérez ha recuperado este año su mejor nivel. Fruto de ello es la cómoda posición de la que goza un Deportivo Alavés, equipo que se encuentra a siete puntos por encima del descenso y que tiene a su afición ansiosa por volver a celebrar los goles de esta dupla letal en Mendizorroza.

Joselu y Lucas celebran un gol frente al Eibar. Foto: LaLiga Santander
Joselu y Lucas celebran un gol frente al Eibar. Foto: LaLiga Santander

 

VAVEL Logo