Anuario VAVEL NBA 2017: presente y futuro se unen para forjar un año mágico
Anuario Vavel 2017: un presente incierto y un futuro que se vislumbra

El año 2017 ha demostrado una vez más que la mejor liga de baloncesto del planeta goza de una salud impecable. Los mejores equipos de la liga siguen mejorando debido a feroz competencia entre ellos, y los más rezagados se nutren, vía Draft, de un talento poco visto hasta ahora. 

El efecto Durant

2017 será recordado por todos como el año de consagración en la élite de Kevin Durant. Tras una decisión arriesgada y catalogada de cobarde por muchos, KD demostró que tenía capacidad para tomar las riendas de un superequipo y se erigió como el elemento diferencial en una rivalidad ya histórica en la NBA.

Su primer anillo, el MVP de las Finales 2017 y el reconocimiento del gran público...¿Qué más podría pedir KD? Los Warriors han crecido junto a él y han recuperado un trono que el rey les había arrebatado. Durant le ha dado una vuelta de tuerca más al quinteto de la muerte, y ha conseguido que sea más efectivo a ambos lados de la cancha.

Sin poner especial énfasis en el récord de Regular Season y con la vista puesta en interiorizar automatismos, Golden State Warriors crearon una rotación sólida que contaba con nuevas piezas como McGee o David West. 

Este curso baloncestístico 2017/18 ha comenzado con la misma dinámica. La incorporación de Nick Young, Omir Casspi y Jordan Bell han aportado más consistencia, si cabe, para un equipo de leyenda. Una vez más, el próximo año se plantea ilusionante en la Bahía de San Francisco.

Kyrie se independiza

Llegó la hora, Irving salió en busca de su crear propia historia. Tras una dolorosa derrota en la Finales 2017, Irving quería probar suerte y ser el dueño de su propio equipo. 

Los Celtics se armaron de valor y apostaron todo lo que tenían para formar un "Big Three" liderado por Kyrie. Pilares como Thomas, Bradley, Crowder y Ollynyk tuvieron que dejar su sitio para que Danny Ainge trazara su plan maestro. 

Otro que se unió al proyecto fue Gordon Hayward. Motivado por volver a jugar para Brad Stevens y formar parte así de una franquicia históricamente ganadora, Hayward decidió hacer las maletas rumbo a Masachussets. Una gravísima lesión de tobillo impedirá que pueda ayudar a sus compañeros esta temporada. Tras ser operado con éxito, a Gordon Hayward le quedan muchos años de buen baloncesto en Boston.

Nueva corte para el Rey

La salida de Kyrie Irving ha motivado un cambio en la guardia del Rey. Cleveland Cavaliers ha sabido reponerse a la petición de traspaso de Irving, y ha renovado una plantilla que parece más completa. Desde la Agencia Libre han llegado su fiel escudero Dwayne "Flash" Wade y el MVP más jóven de la historia, un tal Derrick Rose. Junto a ellos y como parte del traspaso de Irving, llegaron Isaiah Thomas y Jae Crowder desde Boston.

De este modo, LeBron James goza de una de las mejores plantillas que se recuerdan para hacer frente al Imperio de la Bahía. Hasta el momento, "The Chosen" está firmando, a sus 33 años, la mejor temporada a nivel individual de su carrera deportiva. Casi nada. 

Fin de una era en Los Ángeles y el inicio de una nueva en Houston

La temporada 2016/17 de Los Angeles Clippers terminó llena de sin sabores frente a unos sólidos Jazz en primera ronda de Playoffs. Una vez más, las inoportunas lesiones debilitaron un proyecto que no terminó de convencer. En contra de lo que se podía prever, las mejoras anuales de la plantilla y la confianza depositada en Doc Rivers no fueron suficientes para alcanzar la Final de Conferencia.

Por ello, Chris Paul se cansó de su etapa en Los Ángeles y solicitó el traspaso con destino Houston. A cambio, los Clippers han construido una plantilla en torno a su otro buque insignia, Blake Griffin. Las llegadas de Gallinari, Beverley, Williams o Teodosic prometen una transición dulce desde la clase media del Wild West. 

La llegada de CP3 a Houston no ha estado exenta de crítica, pero el rendimiento del equipo con él en cancha ha convencido a los detractores. Bajo la dirección de D'Antoni y con el núcleo del equipo intacto, Houston Rockets quieren postularse como el rival a batir para Golden State Warriors.

El MVP ya no está solo

"Mr. Triple-Double" consiguió en 2017 lo que sólo Oscar Robertson había logrado. Russell Westrbook cerró la temporada 2016/17 promediando un triple-doble por encuentro y cosechó su primer MVP de Liga Regular. El rendimiento individual del astro estadounidense fue encomiable e indudable, pese a que su equipo no pudo superar en Semifinazles de Conferencia a los Rockets de James Harden.

Y es por ello que Sam Presti, el mejor GM de la Liga, reclutó a dos estrellas de la competición. En primer lugar, convenció a Indiana Pacers para hacerse con Paul George. A cambio, Indiana recibiría un pack con Oladipo y Sabonis, quiénes han rendido por encima de lo esperado en Indianápolis. En segundo lugar, Presti acabó con el "Melodrama" y consiguió hacerse con los servicios de Carmelo Anthony, a cambio de Kanter y McDermott. De este modo, Russ no volvería a estar solo.

De momento, Billy Donovan está haciendo encajar las piezas y conformando una rotación de cara a los Playoffs. Veremos si el experimento de juntar a estas tres superestrellas surte efecto y OKC da un salto de calidad con ellos. 

Trust The Process

Desde finales del curso pasado, se respira, después de mucho tiempo, baloncesto de competición en el ciudad del amor fraterno. El debut de Ben Simmons, el impacto de Joel Embiid y los fichajes de Redick, Amir Johnson o Trevor Booker han hecho que el proyecto iniciado por Sam Hinkie tome forma.

Los 76ers ya han madurado y están preparados para competir. El núcleo joven del equipo formado por Embiid, Simmons o Saric empiezan a conformar una roster a tener en cuenta.  La mala noticia de los 76ers en este año 2017 ha sido la mala gestión del caso Okafor, quién fue traspasado a Brooklyn a principios de este mes.

Draft 2017: una generación que ha revolucionado la liga.

Hacía años, quizás décadas, que una generación no tenía un impacto real en su primer curso baloncestístico como la actual. Simmons, Kuzma, Mitchell, Ball, Tatum, Markkanen...Muchos son los nombres que copan las portadas de los medios más reconocidos y que tienen un papel importante en sus respectivos equipos.

La nota negativa, en forma de lesión, ha sido precisamente el número uno de este Draft 2017. Fultz, elegido por Philadelphia 76ers, se ha visto obligado a parar debido a una lesión de hombro. Sin embargo, parece el complemento perfecto para el trío Embiid-Saric-Simmons.

Y es precisamente Ben Simmons, quién es considerado la joya de esta generación. Pese a estar un año en el dique seco, el playmaker australiano domina toda las facetas del juego y  es, de momento, el principal candidato al premio de rookie del año.

En Los Ángeles, están disfrutando de dos de las principales figura de esta generación: Lonzo Ball y Kyle Kuzma. Este último considerado el gran robo del pasado Draft. En el otro lado del país, Markkanen maravilla a Chicago y Tatum sustituye con garantías el vacío dejado por Gordon Hayward.

Por último, la sensación en este último mes de competición está siendo Donovan Mitchell. El escolta de primer año solo conjuga el verbo enchufar, y se presenta como gran competidor de Kuzma y Simmons para el ROY 2017/18.

Detroit Pistons, el salto del año

La franquicia de Michigan ha retomado por fin el rumbo perdido. Un pabellón nuevo, el acierto en la agencia libre y la batuta de Van Gundy han propiciado que los aficionados de Detroit Pistons tengan  ilusiones renovadas de cara al próximo año. Drummond, Jackson, Harris y Bradley están llamados a liderar un proyecto que va tomando forma. 

Atlanta Hawks, caída del año

Si bien los Pistons se merecen todos los elogios del mundo por su gran revolución, también existe la cruz de la moneda. Atlanta Hawks ha pasado de vivir algunas de sus temporadas más ilusionantes y copetitivas a encontrarse en lo más bajo de la clasificación.

La caducidad de su proyecto llegó demasiado pronto para un equipo que maravilló a la liga con su juego y del que ya no queda prácticamente nada. Ahora, los halcones caen en picado.

Un año para el recuerdo

Anuarios

Conferencia Este Conferencia Oeste

Atlanta Hawks, de liderar el Este a la reconstrucción

Dallas Mavericks, en ‘stand-by’ hasta la retirada de Nowitzki

Boston Celtics, llegó su momento

Denver Nuggets, la lucha por Playoffs

Brooklyn Nets, nuevo proyecto frustrado

Golden State Warriors, la corona se queda en la Bahía

Charlotte Hornets: en marea baja

Houston Rockets, cohete con destino a Larry O'Brien

Chicago Bulls, un año de altibajos

Los Angeles Clippers, adiós a CP3 y las dudas de la era Griffin

Cleveland Cavaliers, ¿el último año de LeBron James en la franquicia?

Los Angeles Lakers, el camino hacia la cima

Detroit Pistons, buenas sensaciones de cara al futuro

Memphis Grizzlies, chocarse de morros con la dura realidad

Indiana Pacers, tendencia ascendente 

Minnesota Timberwolves, escalada a la cima

Miami Heat, un año inesperadamente bueno

New Orleans Pelicans, construir alrededor de las torres

Milwaukee Bucks, juventud y talento al servicio de Antetokounmpo

Oklahoma City Thunder, MVP Westbrook y el nuevo 'OK3'

New York Knicks, Porzingis coge el timón y Carmelo abandona el barco

Phoenix Suns, atardece en Arizona

Orlando Magic, no consiguen deshacer el conjuro

Portland Trail Blazers, el progreso en la sombra

Philadelphia 76ers, 'the Process is here'

Sacramento Kings, ¿franquicia sin timón?

Toronto Raptors, enésima oportunidad para triunfar

San Antonio Spurs, competir hasta el final

Washington Wizards, la consolidación de un gran equipo

Utah Jazz, proyecto congelado

 

VAVEL Logo