Wenger se aprovecha de la situación y por fin gana a Mourinho
Jose Mourinho y Arsène Wenger se saludan antes del encuentro | Foto: Premier League

Con José Mourinho pensando en su eliminatoria de Europa League se presentó el Manchester United en el Emirates Stadium a disputar su encuentro frente al Arsenal. Un encuentro entre rivales directos por la cuarta plaza de la Premier League, la última que da acceso a los puestos de Champions, pero que no parece importar ahora mismo demasiado a los Red Devils, ya que se la juegan todo a la clasificación directa a través de conquistar la segunda máxima competición continental. De eso se aprovechó Arsène Wenger para saldar cuentas con su viejo enemigo y dar vida a su equipo que sigue teniendo opciones para alcanzar ese tan anhelado puesto de Champions.

Mourinho no quiere riesgos

Sorprendentemente, el United no quiso especular de inicio y se fue al ataque. Habiéndose disputado tan solo un minuto de encuentro, Juan Mata conseguía encontrar en el área por arriba a Wayne Rooney, pero su disparo fue demasiado flojo como para perturbar a Petr Cech. Los locales darían pronto la réplica, cuando Alexis Sánchez cogió un rebote en las inmediaciones del área para internarse, pero su disparo también fue demasiado flojo y De Gea atajó sin problemas. El ida y vuelta iba a seguir con solo cinco minutos de partido y Rooney dejó solo en el área con un magnífico pase a Anthony Martial, pero el disparo del francés fue desviado por el portero checo del Arsenal evitando el primero de los Red Devils.

Matteo Darmian se pasó el encuentro persiguiendo y secando a un Mesut Özil que no pasa por su mejor momento | Foto: Premier League
Matteo Darmian se pasó el encuentro persiguiendo y secando a un Mesut Özil que no pasa por su mejor momento | Foto: Premier League

El encuentro había comenzado de forma trepidante, con un ritmo muy intenso, y haciendo palpable las debilidades defensivas del conjunto Gunner. Aun así, el conjunto de Arsène Wenger no se iba a achicar y volvería a tener otra ocasión clara para dar continuidad a ese gran inicio de partido que brindaron los dos conjuntos. Alexis Sánchez puso un gran balón entre líneas hacia Aaron Ramsey, que ejecutó un gran disparo cruzado al que David de Gea respondió de manera formidable, como acostumbra esta temporada. Los de Wenger consiguieron frenar el empuje del United con una buena presión y moviendo bien el balón en el campo del equipo de José Mourinho. Así también bajó el ritmo del partido.

Cabe destacar el planteamiento del entrenador portugués, poniendo a Mateo Darmian a perseguir por todo el campo a Mesut Özil. Pocos balones pudo tocar el alemán en los primeros quince minutos ,y es que el preparador del Manchester United sabe que, aunque el germano no pasa por su mejor momento, es el principal generador de juego. Además, la alineación de Alex Tuanzebe sorprendió a propios y extraños, ya que debutar en el Emirates Stadium no es pecata minuta. El joven inglés de origen camerunés se dejó ver en los primeros minutos con su gran zancada tanto en defensa como en ataque, descarado para ser su debut. Sin embargo, el Arsenal se hizo dueño del partido y las llegadas al área de De Gea se repetían con asiduidad. Otro gran balón entre Alexis y Ramsey volvió a servir para dejar al galés solo en el área que decidió ponérsela rasa a Welbeck, pero Jones consiguió llegar para despejar. Después Oxlade-Chamberlain lo intentó con un disparo desde la frontal pero el portero español volvió a responder.

Wayne Rooney lo intentó en varias ocasiones pero se encontró a un gran Petr Cech | Foto: Premier League
Wayne Rooney lo intentó en varias ocasiones pero se encontró a un gran Petr Cech | Foto: Premier League

Una pifia entre Holding y Koscielny estuvo a punto de costar el gol del United después de que Rooney recuperase el balón en el área Gunner, pero no supo resolver ante Cech. A pesar del dominio Gunner, tampoco podía despistarse el equipo de Wenger. Y es que parecía que el Manchester United no iba a correr riesgos en el encuentro después de todos los avisos que le había dado el equipo de Wenger. Los de Mourinho, con un repliegue bajo, se situaban en su campo haciendo casi impenetrable para los locales llegar a la portería de De Gea. Así los visitantes neutralizaron el encuentro para llegar al descanso con el mismo marcador con el que se iniciaba el encuentro.

Los Gunners derriban el muro en tres minutos

Y el dominio del Arsenal se tradució en gol en los primeros instantes de la segunda mitad. Granit Xhaka puso confianza en su zurda y, con suerte, su disparo golpeó en Ander Herrera de forma que el balón hizo una parábola imposible para De Gea y entró en la portería. Los Gunners se ponían por delante con fortuna, pero también es cierto que habían hecho más que su rival por tomar la delantera en el marcador. El partido cambiaba para el United y le obligó a irse hacia arriba. No obstante, los de Wenger iban a volver a sorprender a los visitantes con un gran centro de Oxlade-Chamberlain, precedido de una gran recuperación de Rob Holding, que remató a placer Danny Welbeck. En tres minutos los Gunners ponían el partido muy de cara derribando el muro que Mourinho había construido a lo largo del partido.

Danny Welbeck volvió a reencontrarse con el gol para sentenciar el encuentro | Foto: Premier League
Danny Welbeck volvió a reencontrarse con el gol para sentenciar el encuentro | Foto: Premier League

El portugués tenía que cambiar el partido y confió en Marcus Rashford y Jesse Lingard para intentarlo. Muchos hombres en ataque pero no demasiadas ideas en un principio. El mayor peligro que consiguió en los siguientes diez minutos fue una falta de Rooney que desvió con una gran estirada Cech. La realidad no terminó de virar en los siguientes minutos. De hecho el Arsenal seguía acercándose al área de De Gea. Mesut Özil pudo liberarse por fin de Darmian y con una jugada con mucha clase se plantó dentro del área rival sirviendo un buen balón hacia un Welbeck que no llegó a rematar. Granit Xhaka recibió un golpe durante el encuentro y tuvo que retirarse dejando su puesto a Francis Coquelin. El suizo completó un buen partido con el gol que mostraba el camino de la victoria a sus compañeros.

La cabeza de los de Manchester parecía estar en el mismo lugar que demostró su entrenador durante la semana: en la Europa League. El equipo no terminaba de trenzar jugadas siendo el Arsenal el dominador del partido a pesar de los dos goles a favor. Tan solo a través de jugadas individuales de Rashford seguidas de centros al área trataba de buscar la portería de Cech, pero siempre sin demasiada fortuna. Wenger reforzó el equipo dando entrada a Héctor Bellerín y a Olivier Giroud en busca de más aire y seguir inquietando a los de Mourinho. El portugués seguía pensando en la competición europea y cambió a Juan Mata para darle minutos al canterano McTominay.

Granit Xhaka contó con la suerte de su lado para anotar un gran gol | Foto: Premier League
Granit Xhaka contó con la suerte de su lado para anotar un gran gol | Foto: Premier League

El partido no tendría mucha más historia. Arsène Wenger conseguía ganar así a José Mourinho después de 17 batallas entre ambos en la liga inglesa y acababa con la gran racha del United de 25 partidos invictos en la Premier. Si bien es cierto que el entrenador portugués puso un once con muchos suplentes priorizando sus intereses europeos, ha devuelto la vida a un Arsenal que sigue optando a la cuarta plaza. Los Red Devils se lo juegan todo a una carta, habrá que esperar a ver lo que les depara su aventura en la Europa League.

VAVEL Logo