Racing perdió y se aleja de la punta del campeonato
Estudiantes le ganó a Racing desde la intensidad. Foto: Racing Club.

Estaba claro que visitar La Plata era una de las paradas más difíciles del campeonato. Así se lo hizo sentir Gimnasia en la fecha 4. Estudiantes no fue la excepción. Los primeros 45´ se presentaron friccionados, con poco fútbol y con una estructura defensiva rival difícil de romper.

La pelota fue de Racing en gran parte del primer tiempo. El problema estuvo en la traducción de esa tenencia generalizada. Los estilos de ambos entrenadores no sorprendieron a nadie. La Academia intentó circular la pelota y encontrar pases que rompan línea para posicionarse frente al arco rival. Fue difícil la búsqueda. Tanto Jorge Rodríguez, como Fernando Zuqui, estuvieron atentos en marcar a Jonathan Gómez y Carlos Alcaraz, los encargados de mover la pelota desde el mediocampo hacía la zona ofensiva.

Edwin Cardona, que arrancó de titular, comenzó tirado en la banda izquierda para luego terminar moviéndose por todo el ancho del campo. Esto habla de su poca trascendencia en el sector que el DT lo había posicionado. Insólito el nivel del ex Boca desde su llegada al club de Avellaneda.

Fue un encuentro disputado de ambas partes, con una presión tras perdida altísima de Estudiantes, aspecto que pareció sorprender a los dirigidos por Fernando Gago. Las situaciones claras de gol fueron apenas dos en todo el primer tiempo. Y esto explicó el resultado parcial. Tras un busca pie de Zapiola y una sublime definición de taco de Boselli, el local se puso arriba 1-0 a los 29´.

Ya es sabido que la eficacia está lejos de ser la cualidad preponderante en el plantel de Racing. Para crear una jugada de peligro La Academia debió circular la pelota incesantemente. Lo difícil fue encontrar distraído a alguno de los once futbolistas pincharratas. Si hablamos de intensidad, hubo un solo equipo en cancha, y este fue Estudiantes

Lo consiguió recién a los 41´, cuando Hauche tuvo en sus manos el empate. No llegó a conectar su cabeza tras un gran centro de Mura. Racing tuvo la suya y no la provechó, el local si. Esto explica básicamente el cierre parcial de la primera mitad con un 1-0. ¿Lo preocupante? Sería la única situación de peligro en todo el partido para el visitante.

Carlos Alcaraz jugó un partido aparte por su conocida historia con Gimnasia. Foto: Racing Club.
Carlos Alcaraz jugó un partido aparte por su conocida historia con Gimnasia. Foto: Racing Club.

Si el primer acto del partido fue lejos de ser vistoso, el segundo tiempo fue directamente una batalla campal. 1 y 57 se convirtió en un potrero. El planteo de ambos equipos fue el mismo, y por el lado visitante Racing continuo con la incomodidad que lo acompañó desde que arrancó el cotejo.

El Pincha, a pesar de la poca posesión, tenía mas claro el plan a ejecutar. Todo parecía estar liquidado a los 14´ del complemento, cuando Zapiola concretó el 2-0 tras un centro. Todo quedó invalidado por el VAR. Racing seguía vivo en La Plata. Su destino no sería mejor.

La entrada de Vecchio y Carbonero no incidió en el desarrollo del juego. ¿La razón? A partir de los 22´ desapareció lo poco de fútbol que había en el encuentro. Pablo Dovalo, el árbitro, se convirtió en el protagonista de la noche por su ineficiente manejo y autoridad del juego. Expulsó a Carbonero de manera equivocada.

El colombiano raspó el cuello de Leonardo Godoy, quien fue a despejar con la cabeza. No hubo intención alguna del jugador de Racing, se topó con el cuerpo del rival. A fin de cuentas, poco importó la interpretación y los de Avellaneda se quedaron con 10 futbolistas.

La expulsión de Carbonero. Foto: Racing Club.
La roja a Carbonero. Foto: Racing Club.

A partir de la tarjeta roja Racing desapareció del campo, quedó totalmente aturdido, desorientado. En definitiva, perdió el foco del partido, que fue más cortado y trabado que nunca. El tiempo neto de juego fue bajísimo. Esto le sirvió al local que se regocijaba con un contrataque que acabe la historia.

Ya con todo por perder y nada por ganar, ingresaron Galván y Romero. Mura y Mena afuera. La Academia quedó con una línea de tres en el fondo. A todo o nada. Gago desarmó la defensa del equipo y esto estuvo a punto de pagarlo demasiado caro. Hubo otro gol de Estudiantes anulado correctamente por offside. Leandro Díaz colocó el balón en el palo derecho de Arias, pero nada era válido.

Dovalo agregó nueve minutos de descuento que parecían pocos respecto al tiempo perdido en las diversas intervenciones del VAR. Pero aún no terminaba la participación del árbitro… Racing se quedó con nueve jugadores debido a una agresión de Alcaraz a Zuqui a falta de cinco minutos para el final. También discutible.

Noche negra para La Academia, que termino perdiendo 1-0 y parece definitivamente salir de la lucha por el campeonato. En el global, dentro del pobrísimo nivel futbolístico que tuvo el cotejo, Estudiantes terminó imponiéndose correctamente con su estrategia. Racing, nervioso, nunca se acercó al arco de Mariano Andujar.

 

Racing dio pena y no quiso subirse al tren para pelear el campeonato. Hace Veintiocho partidos que no logra ganar dos partidos al hilo. Preocupante presente e incierto futuro del equipo de Avellaneda. Aquellos futbolistas que se acostumbraron a ganar en el primer semestre ahora parecen haber olvidado la ambición que supo llevarlos a ser un equipo galardonado.

VAVEL Logo