(4) Vegas Golden Knights 9-3 Florida Panthers (1)

Los Vegas Golden Knights han logrado llegar a la cúspide de la NHL. En apenas su sexta campaña en la liga, el equipo dorado y gris pudo hacerse con su primera Stanley Cup. Bruce Cassidy fue el tercer head coach en seis años de la franquicia y al final fue el que pudo dar ese elusivo siguiente paso. El GM Kelly McCrimmon armó un equipo profundo donde las cuatro líneas de ataque y las tres de defensa podían hacer daño al rival. Jonathan Marchessault ganó el Conn Smythe Trophy siendo el ejemplo perfecto del proyecto de Vegas. Vegas goleó 9-3 a Florida sin piedad en el Game 5 para finiquitar la Cup Final 2023. 

 Adin Hill fue estelar desde que suplió a Brossoit. El capitán Mark Stone sano pudo ser ese jugador two way perfecto en un esquema de playmakers como Jack Eichel o Ivan Barbashev que encajó perfecto desde el trade deadline. Encima de todo, el equipo tuvo contribuciones de jugadores de rol que elevaron su nivel (Amadio, Howden). Alex Pietrangelo llegó al equipo en 2020 y fue ese defensa líder en primera línea para complementar a otra estrella como Shea Theodore y a un joven de gran potencial como Whitecloud. Algunos Original Misfits como Reilly Smith y William Karlsson siguieron siendo sólidos en el equipo. 

  La paliza de 9-3 ejemplifica lo que fue la Cup Final. Vegas siempre tuvo más profundidad y además Adin Hill jugó como muchos esperaban que lo hiciera Sergei Bobrovsky. Matthew Tkachuk no jugó por lesión el Game 5. Florida nunca entendió como jugar la Cup Final. La agresividad de más y bravuconerías no funcionaron como ante Bruins, Maple Leafs y Hurricanes. El exceso de penalidades perjudicó aún más a Florida y el PK no fue bueno que hasta revivió el power play de Vegas (que había sido incosistente toda la campaña y playoffs). 

 Mark Stone tuvo tres goles en el Game 5 y Jack Eichel tres asistencias. Reilly Smith se sumó al festival de goles al igual que los defensas Nicholas Hague y el veterano Alec Martínez. Después del gol de Ekblad en el 2do periodo, Vegas tuvo dos shifts legendarios de presión , forecheck y cycling para meter dos goles. Allí se acabó la Cup Final y el cuento de cenicienta de los Florida Panthers. El dueño de los Golden Knights, Bill Foley, dio los seis años como plazo para ganar la Cup Final y no se equivocó. 

Vegas se quitó los nervios con el shorthanded goal de Stone y el de Hague en el primer periodo 

  Los Golden Knights comenzaron muy nerviosos el Game 5. El equipo tuvo muchas pérdidas en la salida del puck. Los Panthers aprovecharon para tener muy buenas oportunidades de gol. Uno de los turnovers fue un mano a mano de Lundell ante Adin Hill. El ex goalie de los Sharks salvó al equipo temprano en el partido. Florida fue brutal en el forecheck para generar tiros peligrosos. 

  El punto de inflexión del partifo fue el shorthanded goal de Mark Stone. Stone se escapó por el ala en un mal turnover de los Cats en la blue line. El capitán ex de Ottawa, tuvo la paciencia para detenerse en el crease y tirar a placer por encima del guante de Bobrovsky. Florida había metido un gol en inferioridad en el Game 1. Los Golden Knights no tuvieron tiempo en zona rival en el primer periodo, pero fueron peligrosos en los odd man rushes

  En el contraataque, Eichel se escapó por el ala y tras una lucha en el crease, el defensa Nicholas Hague empujó el puck. Vegas sin ser mejor que Florida ganaba 2-0 rumbo al primer intermedio. Adin Hill también hizo una gran parada a Barkov en un pase cruzado al crease. Hill detuvo de gran manera el tiro con uno de sus pads. 

Stone, Martínez, Smith y Amadio rubricaron el segundo periodo de cuatro goles para los Golden Knights 

  Los Panthers tuvieron su recompensa en el comienzo del segundo periodo con el gol de Aaron Ekblad. El defensa franquicia, metió un buen slap shot arriba del guante de Hill que no vio el puck por varias screens. Florida se metió al partido hasta que vino la avalancha de goles. Vegas hiló casi siete minutos de relevos asfixiantes sobre Florida sin que pudieran hacer muchos cambios de líneas. 

  Alex Pietrangelo (que es uno de los mejores en pases largos) asistió desde su zona a Jack Eichel. El ex Sabre,  aprovechó el mal cambio de líneas de Florida y enseguida asistió a Alec Martínez. El defensa veterano fue top shelf arriba del blocker de Bobrovsky para el 3-1. Will Carrier jaló bien la marca hacia el slot y al mismo tiempo hizo una pantalla a Bobrovsky. Vegas jugó un hockey total en esos shifts. El 4-1 llegó enseguida con un slap shot donde Karlsson recogió el rebote en el slot. El centro sueco (Original Misfit) metió una asistencia de videjouego entre las piernas para Reilly Smith (otro Original Misfit). Smith venció a un descolocado Bobrovsky para el 4-1. 

 El 5-1 fue con Stephenson pasando atrás a Brett Howden ya en zona rival. El alero izquierdo metió un gran rápido pase cruzado a Stone en uno de los círculos de faceoff. Bobrovsky se comió ese gol al tocarle en el blocker. El gol fue un 3 vs 3 tras otro pase largo a Stephenson. La diferencia fue otra vez lo cansado de Florida y sus defensas al no presionar cerca del puck. El 6-1 fue a segundos del final del segundo periodo con un mal turnover de Gudas en propia zona. Reilly Smith tomó el puck y metió un pase backhand al slot. Amadio hizo el tip y en el rebote de Bobrovsky en el crease, metió el biscuit. Smith tuvo su mejor partido en toda la serie. 

  El tercer periodo fue de trámite pero Vegas metió tres goles más. Mark Stone metió un empty net goal y Barbashev metió otro en un rebote en el crease de Bobrovsky. Al final el partido acabó con un 9-3 de escándalo. Jonathan Marchessault ganó el Conn Smythe Trophy al tener 13 goles (ninguno en la primera ronda). Marchessault tuvo 25 puntos en los playoff. Para añadir más sal a la herida de los Panthers, Marchessault fue un jugador que dejaron ir a Vegas en el draft de expansión en 2018 (igual que Reilly Smith). Marchessault no tiene gran tamaño pero siempre ha sido decisivo en goles importantes. Marchy es el primer undrafted player en ganar el Conn Smythe desde que lo hiciera el gran Wayne Gretzky. Diez de los 13 goles de Marchessault fueron para empatar o poner arriba a Vegas. 

 Al final Vegas demuestra que un equipo bien dirigido desde oficinas, puede lograr ser campeón en apenas un proyecto de seis años. Un equipo equilibrado de jugadores que nadie quería en el draft de 2018 y otros que se fueron sumando debido al buen trabajo del equipo. Ningún equipo (además del Lightning) ha ganado más partidos de playoff y de campaña regular. Este puede ser el comienzo de una dinastía dorada en la NHL. 

VAVEL Logo
Sobre el autor