Oscuridad
Temperley quedó vigésimo noveno, con 8 unidades. Foto: Prensa Temperley.

Domingo gris y lluvioso. Eso no impidió que la gente se acerque al teatro de Turdera a ver a Temperley (que venía de empatar ante Estudiantes (BA)), ante Atlanta por la 9na fecha de la Primera Nacional en busca de acercarse a puestos de reducido. 

Arrancaría nuevamente el gasolero con un 4-4-2 definido con el regreso de Lucas Pittinari al equipo inicial y un doble 9 entre Toloza y Pumpido. Ya desde el principio Atlanta avisaba con un cabezazo que Matías Castro enviaba al córner y quien nuevamente en minutos después desviaría un remate de Julián Marcioni. A los 34' sale Ezequiel Rodriguez e ingresa Valentín Rodriguez, pero a los 36' un remate de afuera de Juan Galeano (el 10 bohemio y figura del partido), patea de afuera y lo que parecía fácil para Castro termino picando antes y metiéndose en la red. Por si fuera poco, a los 40' Marcioni llega al fondo y tira un centro al 9 intratable Gonzalo Klusener que de cabeza pone el 2-0. Panorama más que complicado para el gasolero, que se iba al entretiempo silbado por varios sectores del estadio.

Para la segunda parte la dupla técnica hizo ingresar a Brian Gómez y Diego Chavez por Ezequiel Gallegos y Facundo Pumpido. Pero nada cambio, todos sabíamos que la situación era muy cuesta arriba y así fue. Temperley no generó ninguna jugada de peligro y pudo perderlo por más si no era por la ineficacia del bohemio, que por ejemplo en los pies de Fabricio Pedrozo tuvo el 3-0 pero la tiro por arriba del travesaño. Salvo un remate de Chavez que estampó en la red y un pelotazo de emboquillada que impacto en el techo del arco de Juan Rago, no hubo nada de nada, y es lo más preocupante.

Lucas Pittinari al momento de ser reemplazado se fue por una lluvia de silbidos e insultos. Es lógico que el 5 de Temperley ya sea más que cuestionado por sus actuaciones. El medio hoy fue un flan, porque Allione no ayudaba a Souto en la marca que sufrió las subidas tanto de Marcioni como del 4 Matías Molina. Gallegos apenas participó y Toto Reinhart fue algo rescatable e incluso no se entendió su salida. Franco Toloza estuvo bien anulado, igual que Pumpido. A ambos la gente tampoco ya le tiene paciencia, y a cada rebote de ellos se suma la chifla recurrente. Todavía nos preguntamos como Agustín Toledo nuevamente, no tuvo minutos en el encuentro de hoy, después de ver lo que se vio en la cancha. 

Duele ver a Temperley así. Los fusibles saltaron y hoy no están ni Fernando Ruiz ni Tiki Tiki Di Lorenzo pero el equipo es exactamente el mismo, y no se explica el porqué no hay modificaciones importantes. Hoy la gente fue, en muchos casos toda empapada a ver a un equipo que no transmite ni genera nada. El único que se llevó algunos aplausos por la garra fue Pedro Souto, que, como siempre se dice, es lo que nunca se entrega. No se notan ganas ni compromiso y por eso en algunos jugadores la situación es terminal. Cristian Quiñoñez y Gastón Aguirre, tienen la banca de la gente, úsenlo en su favor y hagan lo que hay que hacer, que nosotros estaremos allí acompañando al gasolero, aunque gane o aunque pierda, pero con la ilusión de volver a identificarnos y salir del pozo en el que estamos.

VAVEL Logo