Anuario VAVEL Arsenal 2017: un año marcado por la incertidumbre y la irregularidad
Fotomontaje: Aitor Sánchez-Rey Larrea (VAVEL.com)

365 días dan para mucho, y más en un equipo de fútbol. El 2017 para el Arsenal se puede definir con dos palabras: incertidumbre e irregularidad. Desde luego, no son los términos más optimistas del diccionario, pero es que este año tampoco ha sido para sacar pecho por parte del conjunto Gunner. Una eliminación sonrojante en la UEFA Champions League y una competición liguera en la que no llegaron a clasificar para el máximo torneo continental tienen su contrapunto en las victorias en FA Cup y Community Shield para levantar, eso sí, dos títulos ante el Chelsea. En el apartado de fichajes, la historia ha sido la que se ha dado cita. Mientras que Lacazette ha sido la compra más cara, la salida de Oxlade ha supuesto la segunda venta que mayor beneficio ha dejado al equipo londinense. Wenger, discutido y emplazando la renovación semana tras semana, dio paso a esa incertidumbre e irregularidad tan característica de un año que vive sus últimos compases.

De nuevo, un comienzo de año irregular

La andadura del Arsenal en este 2017 comenzó el mismo día de Año Nuevo con un encuentro en el Emirates Stadium contra el Crystal Palace. No pudieron comenzar mejor el año los pupilos de Arsène Wenger, pues el gol de ‘escorpión’ de Olivier Giroud, que más tarde le permitió conseguir el premio Puskás, y el de Iwobi con la cabeza fueron suficientes para lograr la victoria. Solo dos días más tarde, el Arsenal viajaba al sur de Inglaterra para verse las caras con el Bournemouth. Así llegó el primer tropiezo del año para el cuadro de Londres, en un partido en el que de nuevo volvió a mostrar sus dos caras. En la primera parte y en los primeros minutos de la segunda mitad, los Gunners se vieron superados por tres goles a cero. Sin embargo, estos reaccionaron y con los goles de Alexis Sánchez, Lucas Pérez y Giroud, ya en el tiempo añadido, acabaron empatando y llevando de vuelta a Londres un punto.

El torneo de fútbol más antiguo del mundo, la FA Cup echó a rodar con la llegada del nuevo año para el Arsenal, que en la tercera ronda de la competición viajaba al campo del Preston North End, equipo que por aquel entonces militaba en la Segunda División inglesa. Frente al conjunto de Deepdale, de nuevo el Arsenal se mostró frágil en defensa, y en consecuencia, a los pocos minutos de juego, ya iba por detrás en el marcador. En la segunda parte, un gol de Ramsey y, de nuevo, otro de Giroud en los minutos finales, le dieron al Arsenal el pase a la siguiente ronda.

Tras imponerse en la eliminatoria, volvió la máxima competición del fútbol inglés. Con la mente puesta en recobrar la senda de la victoria, el Arsenal viajó a Gales para medirse al Swansea, el único equipo no inglés que juega actualmente en la Premier League. Los de Wenger terminaron con muy buenas sensaciones este partido, en el que vencieron por un contundente resultado de cuatro goles a cero para seguir en la zona alta de la tabla.

La suerte les acompañó todavía una semana más en el recibimiento en el Emirates Stadium del Burnley. Tras una primera parte sin goles, en la segunda mitad, Mustafi puso por delante al Arsenal en el electrónico con su primer gol para el club. A pesar de que la situación se fue volviendo en contra para los londinenses tras la expulsión de Xhaka y el gol de André Gray, en el tiempo de descuento, Alexis Sánchez le devolvió a su equipo los tres puntos con un gol convertido desde el punto de penalti en los últimos minutos de añadido.

El Arsenal se deshizo del Southampton en FA Cup por un contundente 0-5

Apenas había tiempo de descanso, pues solo unos pocos días más tarde llegaba una nueva ronda de FA Cup, esta vez contra un rival de la Premier League como era el Southampton de Claude Puel, que no se lo iba a poner nada fácil al cuadro de Londres. O al menos eso parecía sobre la pintura, luego en el terreno de juego la situación fue muy diferente y el partido solo tuvo un único dominador. El Arsenal acabó venciendo de manera cómoda con un resultado de cinco goles a cero a favor. Danny Welbeck, con dos goles, y Theo Walcott, con tres, le dieron a su equipo el pase a la siguiente ronda.

Sin embargo, de nuevo le duró poco la alegría al Arsenal, tan solo los dos días que pasaron desde el final del partido contra el Southampton, y el regreso de la Premier League. Y es que, dos días más tarde sufrieron su primera derrota, esta vez en un partido contra el Watford, que de nuevo les sirvió para mantener los pies en la tierra.

Sin síntomas de mejoría

Con la llegada del nuevo mes y de nuevos enfrentamientos para el cuadro londinense, no se vio demasiada mejoría respecto a lo que se había observado en el partido contra el Watford. De nuevo contra el Chelsea se vieron superados y acabaron sufriendo una derrota por tres goles a uno. Giroud recortó distancias, pero no fue suficiente para empatar un partido que se les había puesto muy en contra con los goles de Marcos Alonso, Hazard y Fàbregas.

Recuperaron la senda de la victoria tan solo unos días más tarde contra el ascendido Hull City, al que vencieron por tres goles a cero. Esta victoria hacía que el Arsenal llegase con la mente puesta en desempeñar un buen papel en los octavos de final de la Liga de Campeones. La andadura de los Gunners, fue al igual que en años anteriores, breve. De nuevo jugaron lo justo para que uno de los rivales más fuertes del Viejo Continente, el Bayern de Múnich, les eliminase de la competición.

El equipo de Wenger fue eliminado de la UEFA Champions League por un global de 10-2

Al Arsenal, tradicionalmente, nunca se le ha dado bien jugar contra los alemanes, pero en esta ocasión se despidieron de la Liga de Campeones por la puerta de atrás después de perder casi cualquier esperanza en el partido de ida, que finalizaron con un sonrojante resultado de 5-1 a domiclio. En la vuelta cosecharon un resultado igual con el que se terminaron despidiendo de la Liga de Campeones.

Un mes para el olvido

Y esta mala situación se prolongó todavía hasta marzo, un mes negro en el que el conjunto entrenado por Arsène Wenger tan solo logró vencer en un partido. Tras el choque contra los alemanes urgía que el Arsenal recuperase las buenas sensaciones en la competición doméstica. El rival para ello no fue de los más sencillos, pues debían viajar a Anfield y vencer a un Liverpool que frente a los grandes equipos de la competición estaba de dulce y que acabó ganando este partido cómodamente. Welbeck recortó distancias para el Arsenal, pero fue imposible remontar los goles de Firmino, Mané y Wijnaldum en los últimos minutos de juego.

La recuperación del equipo llegó tan solo unos días más tarde en la FA Cup, competición de dominio Gunner en los últimos tiempos. Cabe decir que el rival para ello no fue de los más complicados que les podía tocar, pues les esperaba en el Emirates Stadium el Lincoln City. Un equipo que, aunque había eliminado previamente al Burnley por la mínima, militaba en la Cuarta División del fútbol inglés. El Lincoln City pudo aguantar hasta antes del descanso el empate a cero. Sin embargo, Walcott acabó anotando el primero antes del paso por vestuarios, y ya en la segunda mitad, Giroud, Waterfall en propia puerta, Alexis Sánchez y Ramsey confirmaron el pase a las semifinales donde les esperaba el Manchester City de Pep Guardiola.

Los jugadores del Arsenal celebran uno de los goles ante el Lincoln | Fotografía: Arsenal
Los jugadores del Arsenal celebran uno de los goles ante el Lincoln | Fotografía: Arsenal

Poco le duró la alegría al Arsenal por haber logrado una temporada más situarse entre los cuatro mejores equipos del fútbol inglés. Justo el tiempo que pasó desde que finalizó el encuentro de la competición del KO en Inglaterra hasta el siguiente partido de la Premier League contra el West Bromwich Albion. De nuevo los Gunners sufrieron una derrota, esta vez por tres goles a uno. Dawson, por partida doble, y Kanu le dieron los tres puntos al conjunto de Tony Pulis y volvieron a dejar en crisis a unos Gunners que poco pudieron hacer por darle la vuelta al encuentro, más allá del gol de Alexis Sánchez al cuarto de hora de juego.

Ligera mejoría

La situación del equipo mejoró ligeramente en los siguientes partidos, en los que, a pesar de que se seguía sucediendo alguna derrota, el cuadro londinense volvió a puntuar en la Premier League. Para empezar, el Arsenal recibía en el Emirates Stadium al Manchester City, un rival siempre complicado que tal y como se vio en el encuentro no se lo iba a poner nada fácil a los de Arsène Wenger. Frente a estos consiguió puntuar y sumó un valioso empate, más todavía si se tiene en cuenta que para lograrlo tuvo que remontar hasta en dos ocasiones los goles de los Citizens.

Esto motivó al cuadro del Emirates Stadium, que en su siguiente partido contra el West Ham United venció de manera cómoda por tres a cero, con los goles de Özil, Walcott y Giroud. Sin embargo, de nuevo la racha positiva se truncó en solo unos pocos días, pues en su visita al campo del Crystal Palace apenas mostraron alternativas para vencer, o al menos para empatar, un partido que finalizó con ventaja para los Eagles por tres a cero.

La derrota ante el Crystal Palace supuso un punto de inflexión para el Arsenal

La derrota supuso un punto de inflexión para el Arsenal, que después de esto logró sumar dos victorias consecutivas, a pesar de que esto resultó bastante complicado. La primera de ellas llegó en el campo del Middlesbrough, recién ascendido a la categoría que no se lo puso nada fácil, pues a pesar de que Alexis Sánchez comenzó adelantando al Arsenal, Negredo empató un partido que solo se pudo desequilibrar con un gol de Özil a los setenta minutos de juego. A quien también lograron vencer fue al Leicester City, por aquel entonces vigente campeón de la Premier. Un gol en propia puerta de Huth castigó de manera especial a un Leicester que como poco merecía el empate, y premió en exceso a un Arsenal que no había aprovechado anteriormente las ocasiones con las que contaba.

Los jugadores del Arsenal celebran el gol ante el Leicester City | Fotografía: Arsenal
Los jugadores del Arsenal celebran el gol ante el Leicester City | Fotografía: Arsenal

El mes de abril se despidió de nuevo con una derrota. En un partido de gran rivalidad como es el derbi del norte de Londres entre el Arsenal y el Tottenham, está en juego mucho más que tres puntos. En esta ocasión, fue el equipo entrenado por Mauricio Pochettino el que se hizo con una victoria por dos a cero, en la que los goles los pusieron Dele Alli y Harry Kane, desde los once metros, para dejar los tres puntos en White Hart Lane y una sensación de tristeza en los aficionados Gunners.

Un título como colofón de la temporada

La temporada del Arsenal se podría comparar con una montaña rusa. Ha sido una temporada en la que los buenos y los malos momentos, las subidas y las bajadas de posición, se han sucedido en lo que se podría definir como un año irregular, el último de unos cuantos igual. Y eso que el último tramo de la competición fue todo lo positivo que se podía esperar para un equipo que terminó con un nuevo título en sus vitrinas. Pero esto fue solo el colofón a un buen mes que comenzó con la victoria del Arsenal contra el Manchester United, en un encuentro en el que Xhaka y Welbeck dieron los tres puntos a su equipo con dos goles en menos de tres minutos.

En mayo, el Arsenal ganó todos los partidos que disputó

Fue un mes con pleno de victorias tanto en su campo como a domicilio. El mismo resultado cosechado contra el Manchester United fue el que se vio tan solo una semana más tarde contra el Southampton, aunque esta vez sus goleadores fueron Alexis Sánchez y Giroud. Esto motivó a un equipo que necesitaba cosechar buenos resultados para garantizar su presencia en la Liga de Campeones, y que siguió con un contundente resultado de un gol a cuatro en campo del Stoke, donde vieron puerta Giroud, por partida doble, Özil y Alexis Sánchez para el Arsenal, y Crouch recortó distancias para el Stoke con un gol a veinte minutos del final.

Unos días más tarde, el Arsenal recibía en casa a un recién descendido, el Sunderland, al que logró vencer con un doblete de Alexis Sánchez que, sin embargo, no llegó hasta los últimos minutos de juego. Con la llegada de la última jornada de la temporada frente al Everton llegó el pleno de victorias. Lo lograron a pesar de que en este partido jugaron con un futbolista menos por la expulsión de Koscielny. Esto no les frenó y acabaron venciendo con los goles de Bellerín en los primeros minutos de juego, Alexis Sánchez y Ramsey.

El colofón de una temporada tan irregular acabó siendo positivo, con la final de la FA Cup que disputó a finales de mes el Arsenal frente a un Chelsea que acabó la competición doméstica como campeón. De nuevo, Alexis Sánchez adelantó al conjunto entrenado por Wenger a los cuatro minutos de juego, pero Diego Costa puso el empate a un cuarto de hora del final del partido. El título llegó cuando Aaron Ramsey decantó la balanza a favor del Arsenal tan solo unos minutos más tarde. La temporada se despidió de una manera dulce para un equipo que tuvo momentos positivos y negativos a lo largo del año.

Arsène Wenger con la FA Cup conseguida ante el Chelsea | Fotografía: Arsenal
Arsène Wenger con la FA Cup conseguida ante el Chelsea | Fotografía: Arsenal

Comienza la preparación

El Arsenal realizó parte de su pretemporada en el remoto país de Australia, donde se midió como parte de la preparación para el próximo curso a dos conjuntos de este país, el Sidney FC y el Western Sidney Wanderers. El primero de los partidos se disputó a comienzos de julio, y enfrentó al conjunto entrenado por Arsène Wenger al Sidney FC, en un encuentro que se disputó en el ANZ Stadium y que se solventó a favor del Arsenal con los goles de Mertesacker y Lacazette. Solo unos días más tarde logró la victoria contra el Western Sidney. En esta ocasión vieron puerta Giroud, Ramsey y Elneny para el Arsenal, mientras que Lustica recortó distancias para los locales.

Tras su paso por el territorio australiano, el conjunto londinense viajó a China para medirse con motivo de la International Champions Cup al Bayern de Múnich de Carlo Ancelotti. Un gol de Iwobi en los últimos minutos de partido sirvió para volver a empatar un encuentro que se le había puesto antes muy de cara a los alemanes y que se acabó llevando el Arsenal en la tanda de penaltis. La primera derrota llegó en el siguiente partido, en el que se enfrentaron al Chelsea en otro torneo de verano en Pekín en el que cayeron derrotados frente al otro conjunto de Londres. Tras esto albergaron la Emirates Cup, en la que lograron vencer al Benfica por cinco goles a dos, aunque acabaron perdiendo contra el Sevilla.

La pretemporada finalizó para el Arsenal con un nuevo título para sus vitrinas. Por tercera vez en cuatro temporadas el conjunto londinense se hizo con la Community Shield. Esta fue la primera oportunidad para que jugadores como Alexandre Lacazette o Kolasinac debutasen de manera oficial contra el Chelsea como nuevos refuerzos del conjunto entrenado por Arsène Wenger. A pesar de que el Chelsea se adelantó en la segunda parte con un gol de Víctor Moses tras un error defensivo del Arsenal, el conjunto entrenado por Arsène Wenger empató el partido con un remate de Kolasinac tras un tiro de falta, y en la tanda de penaltis acabó venciendo 4-1 con los goles de Walcott, Monreal, Oxlade-Chamberlain y Giroud.

Celebración por la consecución de la Community Shield ante el Chelsea | Fotografía: Arsenal
Celebración por la consecución de la Community Shield ante el Chelsea | Fotografía: Arsenal

Comienzo titubeante para el Arsenal

Desde su fundación hasta el presente, el Arsenal es uno de los equipos más históricos de Inglaterra, a pesar de sus resultados en los últimos años. Esta temporada, el conjunto londinense comenzaba la vigésimo primera temporada al mando de Wenger, con el objetivo de cerrar un buen año que les garantizase clasificarse para la próxima edición de la Liga de Campeones. Comenzaron la temporada con mejor pie que en anteriores ocasiones, venciendo en su partido inaugural en casa contra el Leicester City, aunque para ello tuvieron que sufrir y solo hasta los últimos minutos de juego, un gol de Giroud permitió romper la igualdad y darle la primera victoria del año al Arsenal.

El Arsenal cayó de manera estrepitosa por 4-0 ante el Liverpool

La primera derrota de la temporada no tardó mucho más en llegar. Fue la semana siguiente en el campo del Stoke City, donde el Arsenal mostró una gran fragilidad defensiva que le hizo acabar perdiendo por la mínima con un gol de Jesé Rodríguez. Esta fragilidad defensiva quedó manifiesta todavía de manera más patente en su encuentro contra el Liverpool, en el que además se vieron tan superados que ni siquiera pudieron realizar ningún disparo a puerta y terminaron cayendo al decimosexto puesto.

Sin embargo, si por algo se ha caracterizado el Arsenal en lo que va de temporada es por lograr buenos resultados en el Emirates Stadium, y un poco peores a domicilio. Contra el Bournemouth recuperaron las buenas sensaciones en un partido en el que un doblete de Danny Welbeck y otro tanto de Lacazette fueron suficientes para que los de Arsène Wenger recuperasen la senda de la victoria.

Los jugadores del Arsenal celebran uno de los goles ante el Bournemouth | Fotografía: Arsenal
Los jugadores del Arsenal celebran uno de los goles ante el Bournemouth | Fotografía: Arsenal

Por primera vez con Wenger en el banquillo, el Arsenal no disputa la UEFA Champions League

Si por algo ha destacado esta temporada para el Arsenal, ha sido porque por primera vez con Wenger al mando de la plantilla, no ha conseguido su objetivo de clasificarse para la Liga de Campeones. En su lugar, este año disputa la Europa League, donde es uno de los favoritos al título. En su debut en la competición europea, el Arsenal recibió al Colonia alemán. Y aunque comenzaron con bastante mal pie después de conceder en un error defensivo un gol desde más de cuarenta metros de distancia, esta situación se revirtió con los tantos de Kolašinac, Alexis Sánchez y Bellerín, que sirvieron para terminar el encuentro con un 3–1 a favor del Arsenal.

El primer derbi londinense en la máxima competición del fútbol inglés finalizó con un empate a nada entre Arsenal y Chelsea que de poco sirvió a ninguno de los dos conjuntos. En esta ocasión, el Arsenal pudo haber vencido al vigente campeón de la Premier League con una ocasión de Ramsey que, sin embargo, dio en el poste. El Chelsea también pudo haberse adelantando de manera previa en el marcador, pero el encuentro terminó tal y como había comenzado, eso sí, con un punto para cada uno.

Solo tres días más tarde, el conjunto londinense recibía en su estadio al Doncaster Rovers, equipo de la Tercera División del fútbol inglés. Frente a estos, el Arsenal tuvo complicación para adelantarse en el electrónico a pesar de las ocasiones con las que contó. Solo un gol de Theo Walcott fue capaz de garantizar el pase del Arsenal a la siguiente ronda de la Copa de la Liga de Inglaterra, tras un partido en el que, de nuevo, volvió a mostrar sus dos caras.

El mes de septiembre en la Premier League se cerró con una nueva victoria por parte del Arsenal. De nuevo en el Emirates Stadium, esta vez contra un West Bromwich Albion que no comenzó con buen pie la temporada. El cuadro de Londres se hizo con los tres puntos tras vencer por dos a cero a su rival. Lacazette fue el encargado de anotar los dos goles y de brindarle al Arsenal una victoria con la que pudo ascender de nuevo a la zona cómoda de la clasificación.

Lacazette celebra el tanto ante el West Bromwich Albion | Fotografía: Arsenal
Lacazette celebra el tanto ante el West Bromwich Albion | Fotografía: Arsenal

El broche al mes de septiembre lo puso la victoria unos días más tarde en el campo del BATE Borisov. El Arsenal llegaba con buenas sensaciones después de sus últimos resultados, y el partido en Bielorrusia se saldó con dos goles de Walcott, uno de Holding, y con el tanto número cien de Giroud con el Arsenal, que contribuyeron a fomentar esas sensaciones y a que estos se llevasen los tres puntos de vuelta a Inglaterra.

La misma historia una temporada más

Tal y como finalizó el mes de septiembre comenzó octubre. El Arsenal sumó una nueva victoria, en el Emirates Stadium y frente a un recién ascendido a la categoría como era el Brighton & Hove Albion. En esta ocasión, el encuentro también concluyó con una victoria por dos goles a cero, de Nacho Monreal y de Iwobi.

Con esta victoria, el Arsenal se marchó a un parón por compromisos internacionales con buenas sensaciones. Sin embargo, a la vuelta estas sensaciones se detuvieron y el cuadro de Gunner sumó su primera derrota en semanas en el campo del Watford. Y eso a pesar de que Mertesacker adelantó en la primera parte a su equipo en el electrónico. Este gol no fue suficiente y ya en la segunda mitad el conjunto de los Hornets le dio la vuelta al partido con los goles de Troy Deeney y de Tom Cleverley, en el tiempo añadido, que le acabaron quitando la posibilidad de puntuar a los londinenses.

El desempeño del Arsenal a lo largo de la UEFA Europa League está siendo muy bueno

Apenas hubo tiempo de pensar en esta derrota, pues tan solo unos días más tarde el conjunto londinense aterrizaba en Serbia para disputar contra el Estrella Roja de Belgrado su tercer partido de la fase de grupos de la Europa League. Un partido que los Gunners lograron vencer por la mínima con un remate de cabeza de Giroud, y con el que recuperaron las buenas sensaciones para las siguientes jornadas de la competición inglesa.

Solo tres días más tarde, el Arsenal viajó a Liverpool para medirse en Goodison Park al Everton, en el que fue el partido más completo de los de Arsène Wenger a domicilio esta temporada tanto por resultado como por juego. Fue el Everton el que por medio de un disparo de Wayne Rooney se adelantó en el electrónico. El Arsenal volvió a empatar el partido antes del descanso, y ya en la segunda parte Özil anotó su primer gol de la temporada a pase de Alexis Sánchez. La expulsión de Idrissa Gueye contribuyó a que en los siguientes minutos el Arsenal se impusiera con los goles de Lacazette y Ramsey. En los últimos minutos de juego, Oumar Niasse aprovechó un error defensivo de los Gunners para recortar distancias, pero Alexis Sánchez sentenció el choque con un quinto gol en el último minuto del tiempo añadido.

Özil celebra su gol ante el Everton | Fotografía: Arsenal
Özil celebra su gol ante el Everton | Fotografía: Arsenal

Con esta victoria, el Arsenal hizo punto y aparte y se dedicó a lograr el pase a la siguiente ronda de la Copa de la Liga de Inglaterra. Ante ellos estaba un Norwich que no se lo iba a poner nada fácil y que hizo peligrar su pase a la quinta ronda de la competición inglesa, pues fue el conjunto de la Segunda División inglesa el que se adelantó en el marcador y solo en los últimos minutos de juego el Arsenal, por medio de Eddie Nketiah, le dio la vuelta al partido.

Octubre concluyó de nuevo con una victoria para el Arsenal con la que se asentaba en la zona alta de la tabla. Lo hacía después de haber vencido tan solo unos días antes en un encuentro muy igualado con un gol de cabeza de Giroud al Estrella Roja de Belgrado. En el partido contra el Swansea, los Gunners le dieron la vuelta a un resultado adverso de un gol a cero con los tantos de Kolašinac y Ramsey para que el Arsenal sumase de nuevo tres puntos de oro para su casillero.

Noviembre dejó de traer mala suerte

Si ha habido un ‘mes negro’ para el Arsenal este ha sido noviembre. En las últimas temporadas este ha sido un mes en el que las derrotas se sucedían, hasta el punto de que los de Arsène Wenger perdían todas sus opciones de ser candidatos al título de la Premier League. El mes comenzó con el empate sin goles contra el Estrella Roja de Belgrado en la jornada de la Europa League.

El Arsenal volvió a caer ante un grande, en esta ocasión, el Manchester City

Solo unos días más tarde el conjunto de Londres viajaba al Etihad Stadium para medirse al Manchester City. En este partido, el equipo que entrena Pep Guardiola superó con creces a un rival que apenas mostró alternativas en el juego y que se acabó imponiendo con los goles de de Bruyne, Agüero y Gabriel Jesús. De poco sirvió que Lacazette recortase distancias, pues apenas mostró opciones con las que empatar el partido.

Si se habla de la principal rivalidad del Arsenal, seguramente venga a la cabeza el Tottenham, y si hay un día de esta temporada que se ha grabado a fuego en la mente de cualquier aficionado Gunner, este es el día en el que el Arsenal venció al Tottenham por dos goles a cero.

Özil y Alexis celebran un gol ante el Tottenham | Fotografía: Premier League
Özil y Alexis celebran un gol ante el Tottenham | Fotografía: Premier League

Y es para recordar, porque desde 2014 el equipo del Emirates Stadium no lograba algo así. Con esta victoria, el Arsenal llegaba con buenas sensaciones a su siguiente encuentro de competición europea. Al estar ya clasificados para la siguiente ronda de la Europa League, Wenger dio descanso a los jugadores con más minutos y alineó a los menos habituales sobre el terreno de juego. En consecuencia, el Arsenal fue derrotado por la mínima frente al por aquel entonces colista de la Bundesliga, y apenas mostró alternativas con las que darle la vuelta al partido.

El Arsenal solo pudo deshacerse del Burnley tras un gol desde el punto de penalti

El hecho de que jugasen los futbolistas con menos minutos en sus piernas se debía a que tan solo unos días más tarde el Arsenal viajaba a Turf Moor para su trascendental partido contra el Burnley. Trascendental porque estos dos conjuntos llegaban muy igualados a este partido, y el vencedor podía dar un paso muy importante en su objetivo de disputar competición europea la próxima temporada. Esta igualdad quedó manifiesta durante todo el partido, y solo se pudo romper a favor del Arsenal en los últimos minutos de juego, de nuevo desde los once metros. Un resultado que sin embargo no hizo justicia a la igualdad que se vio entre ambos.

Noviembre finalizó mejor de lo que se pensaba en un inicio para los de Arsène Wenger. Lo hizo con una contundente victoria frente al recién ascendido Huddersfield Town, en un partido en el que Özil, de nuevo, volvió a ser el futbolista más destacado y en el que vieron puerta Lacazette, Giroud, por partida doble, Alexis Sánchez y el propio Özil. Sumaron así una victoria que les llenaba de moral para su próximo partido, en el que les esperaba ya en diciembre uno de los rivales más en forma de la competición, el Manchester United de José Mourinho.

El último mes del año comenzó con una contundente derrota por 1-3 frente a un Manchester United necesitado de puntos para no perder de vista al líder de la categoría. Sin embargo, esto no hizo que el Arsenal se viniera abajo, y solo unos días más tarde se despidió de la primera ronda de la competición europea con un cómoda victoria de 6-0 contra el BATE Borisov. A pesar de que los buenos resultados han sido frecuentes en Europa League para el cuadro Gunner, esto no ha sucedido de igual modo en la Premier League, donde el Arsenal cosechó dos empates seguidos contra el Southampton, en un encuentro en el que remontaron un gol en contra, y contra el West Ham en un partido sin goles.

Imagen del partido entre el West Ham y el Arsenal | Fotografía: Arsenal
Imagen del partido entre el West Ham y el Arsenal | Fotografía: Arsenal

Recuperó la senda de la victoria, y lo hizo contra el Newcastle de Rafa Benítez con un solitario gol de Özil, en uno de los mejores partidos que se le recuerdan en las últimas fechas. Además, el Arsenal venció en su último partido de la Copa de la Liga de Inglaterra con un único gol frente al West Ham de David Moyes, y ya piensa en el Chelsea, al que se medirá en semifinales a partir del mes de enero.

Durante todo el 2017 el Arsenal ha mostrado dos caras

Todavía quedan partidos para despedir el año, el último de ellos se disputó hace tan solo unos días y fue el que enfrentó al equipo de Wenger contra el Liverpool por algo más que tres puntos en juego. En este partido, al igual que en la temporada, se volvió a ver a un Arsenal con dos caras, capaz de dejarse adelantar con dos goles de ventaja y de remontar el partido para acabar concediendo un gol y empatando frente a los de Klopp. Quedan todavía los partidos contra el Crystal Palace y el West Bromwich Albion a domicilio, pero el partido contra el Liverpool ya dejó patente por enésima vez esta temporada la irregularidad del Arsenal.

¿Y ahora qué?

Es la pregunta que todos los aficionados del Arsenal tienen en la cabeza después de este año. ¿Qué le deparará al equipo el año que viene? ¿Revalidará el título de la FA Cup? ¿Se hará con la Copa de la Liga de Inglaterra? ¿Quizás llegará, y vencerá en la final de la Europa League? Para todo eso todavía habrá que esperar, lo que sí se puede decir ahora a ciencia cierta es que este año ha sido otro más de altibajos para el Arsenal, y que lo que se ha visto en este último mes de competición ha sido un reflejo de lo que ha sido el año.

Wenger y la incertidumbre en un 2017 convulso

Hay algo que ha marcado también el 2017 del Arsenal y que, el propio Wenger, no ha escatimado en confirmarlo. La incertidumbre en torno a su renovación marcó el final del curso 2016/2017 de una manera tan fuerte que ni los resultados se escaparon de lo que podría haber sido un hito histórico. El francés, que ya lleva más de dos décadas en el banquillo Gunner, apuró la firma de su nuevo contrato hasta límites insospechados. De hecho, de no haber conseguido el equipo londinense la FA Cup, habría que ver si el que se sienta en este mes de diciembre en el banquillo del Emirates Stadium no hubiera sido otra persona muy distinta de la de Arsène Wenger.

Con un mes de enero sin pena ni gloria, febrero llegó disfrazado de ladrón. Primero, robó las pocas opciones que tenía el Arsenal de triunfar en una UEFA Champions League de la que se despidieron en dos ocasiones. Primero, tras caer eliminados de forma sonrojante ante el Bayern de Munich por un global de 10-2 y, segundo, tras no conseguir quedar entre los cuatro primeros clasificados de la Premier League por primera vez en más de veinte años. Se juntó todo y, ya a finales de abril, tocó reinventarse.

Wenger cambió el esquema ante la fragilidad defensiva de su equipo

En lo que se consideró un guiño a la directa en una clara apuesta por la modernidad que habían traído otros entrenadores a la liga inglesa como Antonio Conte, Wenger cambió su clásico 4-2-3-1 a un 3-4-2-1 con el que reforzar la línea defensiva. Los últimos resultados, que habían terminado siendo derrotas abultadas ante equipos menores, como la que se produjo ante el Crystal Palace en Selhurst Park, obligaron al alsaciano a modificar un esquema en el que Monreal pasó a acompañar a la defensa de centrales, dejando dos carriles abiertos a los laterales. Desde luego, el invento no le pudo salir mejor, pues de los diez encuentros que restaban hasta el final del curso, el Arsenal logró la victoria en nueve, siendo la excepción una derrota ante el Tottenham en el derbi del norte de Londres. No obstante, para el recuerdo quedará esa victoria ante el Manchester City de Pep Guardiola en las semifinales de FA Cup y el posterior triunfo frente al Chelsea en el torneo copero.

Per Mertesacker levanta la FA Cup | Fotografía: Arsenal
Per Mertesacker levanta la FA Cup | Fotografía: Arsenal

Precisamente, y como se mencionaba anteriormente, este título logrado ante los Blues provocó un cambio de aires en la institución Gunner. Desde luego, es imposible saber qué hubiera sucedido de no haberse logrado la FA Cup, pero lo más seguro es que, una hinchada ya de por sí crítica con su entrenador, no hubiera permitido una derrota ante un rival directo tras una temporada en la que no se logró ni la clasificación para la UEFA Champions League. Que la decisión hubiera podido ser esta se desprende también por la sucesión de los acontecimientos. Si bien la FA Cup se consiguió el 27 de mayo, fueron apenas cuatro los días que esperaron desde la parte noble del conjunto londinense para anunciar la renovación de su entrenador. Un nuevo contrato que prolonga la estancia de Wenger en el Arsenal durante dos temporadas, las que, a buen seguro, serán las últimas del francés al frente del equipo de su vida.

La inestabilidad derivada de la incertidumbre está marcando también el comienzo del nuevo curso. Tras un verano lleno de rumores tanto en la entrada como en la salida de jugadores, lo cierto es que la temporada 2017/2018 no podía comenzar de mejor manera. El Arsenal debía disputar la Community Shield ante el Chelsea para comenzar tal y como acabaron, con un título en sus vitrinas. Todo ocurrió de una forma mucho menos estética que meses antes pero el equipo que celebraba no dejó de ser el mismo, un Arsenal que se impuso en la tanda de penaltis tras el empate a uno del tiempo reglamentario.

El final del mercado de fichajes se vivió con incertidumbre en el Arsenal

Sin embargo, no todo iban a ser flores en el camino de los Gunners en la nueva campaña. Pronto llegaron los problemas y lo hicieron en dos vertientes claramente diferenciadas. Primero, en forma de resultados. La victoria ajustada, con remontada incluida, ante el Leicester en el primer partido de casa, desveló los problemas defensivos de un conjunto que perdió ante Stoke City y Liverpool en sus dos primeras salidas. Tres puntos de nueve posibles, cuatro goles a favor y ocho en contra dejaban al equipo 16º con tan solo tres jornadas disputadas. A esto, y en segundo lugar, hay que añadir la incógnita en un vestuario que vive el final del mercado estival mordiéndose las uñas. Lejos de grandes estrellas como Alexis Sánchez, que llegó a tener casi los dos pies fuera del Emirates Stadium, otros como Mustafi o Bellerín también parecían estar en la rampa de salida cuando no quedaba tiempo de reacción. Con ellos permaneciendo en la institución, el golpe lo recibió Wenger en el corazón, pues uno de sus pupilos, uno de los jugadores en los que más había confiado, se marchaba a un rival directo. Oxlade-Chamberlain hacía las maletas rumbo a Liverpool.

Oxlade-Chamberlain posa con la camiseta del Liverpool | Fotografía: Liverpool
Oxlade-Chamberlain posa con la camiseta del Liverpool | Fotografía: Liverpool

De todas formas, el curso 17/18 viene marcado por una novedad no del todo bien recibida en Londres: la UEFA Europa League. El segundo torneo continental nunca ha gustado en Inglaterra por sus horarios y prestigio y ni mucho menos lo iba a hacer en una institución acostumbrada a la Champions como la del Arsenal. Se tomó como una competición menor y pronto se encargaron de transmitirlo al resto de equipos. Wenger apostó por un once secundario que resultó ser una mezcla de los menos habituales y jugadores jóvenes que, por otro lado, están dejando un rendimiento fuera de toda duda. Líderes de grupo y clasificados con mucha antelación a la siguiente ronda, este descanso de los teóricos titulares no se está aprovechando en la Premier League. Los Alexis, Özil, Xhaka, Bellerín o Monreal, por citar algunos, no están sabiendo gestionar este descanso para mejorar los resultados de una temporada liguera que vuelve a estar en entredicho.

Ante los problemas ofensivos, Wenger ha deshecho el cambio y vuelve al esquema tradicional

Finalmente, y con la llegada de los últimos meses de 2017, Arsène Wenger parece haber vuelto a cambiar de esquema. Si los problemas defensivos le llevaron a alinear a tres centrales y dos carrileros aquel 17 de abril ante el Middlesbrough, ahora la poca efectividad ofensiva y los escasos goles anotados por el conjunto Gunner parecen obligarle a deshacer el cambio para aglutinar más hombres en la zona atacante. Ante el BATE, en el último encuentro de UEFA Europa League, ya se vio una modificación que no dudó en hacerla palpable el 13 de diciembre ante el West Ham en Premier League. Ese fue el primer partido importante en el que el técnico alsaciano volvía a su esquema de siempre. Pensando que aquí no había pasado nada. Deseando que todo fluya con normalidad y que sea, precisamente la normalidad, la que inunde el vestuario en 2018.

Fichajes: beneficio económico y futbolístico

Un equipo como el Arsenal, poco dado a ser el que acapare los focos en el mercado, ha ocupado más portadas de la que le gustaría en este mercado estival. Desde luego, dos han sido los nombres principales, pero bien es cierto que muchos han sido los secundarios que también han puesto en jaque el devenir del equipo londinense. Alexis Sánchez y Mesut Özil han obligado a escribir miles y miles de artículos tanto por sus gestos como por sus declaraciones. Equipos, ya no solo ingleses, sino de gran parte de Europa, han estado interesados en hacerse con los servicios de dos futbolistas que finalizarán su contrato la próxima temporada abandonando, como todo hace prever, la entidad Gunner sin dejar ningún beneficio.

La adquisición de Lacazette es la más cara en la historia del Arsenal

Beneficio que, por otro lado, sí han conseguido recabar esta temporada. Las entradas, menores y más baratas que las salidas, han supuesto un pequeño salto de calidad para el vestuario Gunner. Kolasinac y Lacazette han sido las dos incorporaciones con las que ha contado Wenger para el nuevo curso 2017/2018. El primero llegó libre del Schalke, mientras que el segundo ha protagonizado el único y el mayor desembolso del Arsenal. Los 53 millones en los que se ha cifrado su traspaso le convierten en el fichaje más caro de la historia de un equipo que también ha conseguido contar con otros como Mesut Özil, que llegó del Real Madrid previo pago de 47 millones, Granit Xhaka, del Borussia Mönchengladbach por 45 o Alexis Sánchez, que cambió Barcelona por Londres tras el desembolso de 42 millones y medio de euros.

Lacazette posa el día de su presentación | Fotografía: Arsenal
Lacazette posa el día de su presentación | Fotografía: Arsenal

El francés parece estar, poco a poco, rentabilizando lo que pagaron por él, pues es el máximo goleador del equipo en este medio año de competición y parece que tiene un buen futuro por delante. No se ha adaptado del todo mal al conjunto Gunner y su movilidad aporta algo diferente a un equipo basado en la asociación para romper las líneas defensivas rivales. Por su parte, el bosnio ha resultado ser una de las notas positivas de la temporada. Aunque está finalizando el 2017 con una disputa por la titularidad con Maitland-NIles, ha aportado mucho más en ataque que en defensa, algo que, en definitiva, se le puede pedir a un carrilero de un equipo que domina el encuentro. 18 partidos entre Premier League, UEFA Europa League, Community Shield y Copa de la Liga le han servido para dejar tres goles y cuatro asistencias.

La venta de Oxlade-Chamberlain es la segunda que más dinero deja en el Arsenal

En cuanto a las salidas, una fue la que copó la actualidad ya a finales de agosto. Oxlade-Chamberlain cambió Londres por Liverpool tras el pago de 38 millones de euros por parte de los Reds. Esta cantidad le convierte en la segunda venta más cara de los Gunners, que traspasaron a Overmars al FC Barcelona en el año 2000 por una cantidad que ahora se traduciría a los 40 millones de euros. Justo por detrás de OX otro mítico, Nicolás Anelka, que marchó al Real Madrid tras el pago de unos 35 millones de euros.

Otros que han vivido a la sombra del centrocampista inglés han sido Gabriel Paulista, Wojciech Szczesny y Kieran Gibbs, todos ellos dejando algo de rédito económico en el club londinense. El central partió rumbo a Valencia tras dejar en las arcas once millones de euros, apenas uno menos que el cancerbero que ya estuvo cedido en el Roma un año antes y que volvió, esta vez de forma definitiva, a la Serie A para vivir a la sombra de Buffon en el Juventus. Finalmente, el lateral izquierdo hizo las maletas rumbo a West Bromwich, equipo que pagó por él en torno a siete millones y medio de euros. En otro orden están las salidas de Sanogo al Toulouse, libre, y las cesiones de Emiliano Martínez, Joel Campbell, Carl Jenkinson y Lucas Pérez.

El Arsenal ha tenido una beneficio en el mercado estival de unos 15 millones de euros

En definitiva, el equipo que dirige Wenger se ha desembolsado unos 53 millones de euros en dos jugadores jóvenes que pueden tener bastante futuro en el Arsenal. Además, ha cubierto de manera excelente dos posiciones en las que se han producido bajas. Estas, con un monto total de unos 68 millones, han dejado, además, un beneficio de unos quince millones de euros en las arcas de un club que, sin embargo, sigue más centrado en retener a estrellas como Özil o Alexis que en hacerse con los servicios de otros grandes jugadores.

La incertidumbre, también en la plantilla

Análisis de la plantilla del Arsenal a lo largo de 2017 por posiciones y jugadores.

Fotomontaje: Aitor Sánchez-Rey Larrea (VAVEL.com)
Fotomontaje: Aitor Sánchez-Rey Larrea (VAVEL.com)
VAVEL Logo